Dor­mir col­ga­dos.

Quie­nes via­jan en so­li­ta­rio bus­can lle­var lo mí­ni­mo, in­dis­pen­sa­ble, más liviano y que ocu­pe po­co es­pa­cio. En ese te­rreno, los coys se van im­po­nien­do. Pros, con­tras y có­mo ins­ta­lar­los pa­ra sen­tir­se ver­da­de­ra­men­te có­mo­do.

Weekend - - CONTENIDO - Por Mar­ce­lo Fe­rro.

Quie­nes via­jan en so­li­ta­rio bus­can lle­var lo mí­ni­mo, in­dis­pen­sa­ble, más liviano y que ocu­pe po­co es­pa­cio. En ese te­rreno, los coys se van im­po­nien­do co­mo una nue­va ten­den­cia en ha­ma­cas. Pros, con­tras y có­mo ins­ta­lar­los pa­ra sen­tir­se ver­da­de­ra­men­te có­mo­do.

Sin du­da, la car­pa es el sím­bo­lo universal del cam­ping. Trek­kers, aven­tu­re­ros y va­rias fa­mi­lias que via­jan en au­to las pre­fie­ren al mo­men­to de co­nec­tar­se con la na­tu­ra­le­za. Una ca­ba­ña en el bos­que o la mon­ta­ña tam­bién re­pre­sen­ta ese con­tac­to na­tu­ral pe­ro una tien­da de cam­pa­ña le apor­ta con­di­men­tos esen­cia­les: vi­ven­cias, aro­mas y sen­sa­cio­nes que no se lo­gran de otra ma­ne­ra. Quie­nes sa­len de cam­pa­men­to en­ten­de­rán per­fec­ta­men­te el ar­gu­men­to, más aún si son de los que eli­gen esos lu­ga­res don­de no hay na­da (ni na­die).

Tam­bién es cier­to que en el mun­do se es­tá im­po­nien­do en­tre los via­jan­tes so­li­ta­rios la fi­lo­so­fía del via­jar liviano – go light, en in­glés– y prue­ba de ello son los di­fe­ren­tes mo­de­los de car­pa que han sa­li­do al mer­ca­do en los úl­ti­mos años pa­ra quie­nes se mue­ven a pie, bike o ka­yak. Sin em­bar­go, la co­sa no ter­mi­na acá por­que, en al­gu­nos paí­ses, es­tá sur­gien­do otra ten­den­cia: la de las ha­ma­cas de cam­ping, cu­yos pre­cur­so­res fue­ron los coys que uti­li­za­ba la tri­pu­la­ción en los na­víos si­glos ha y que, años más tar­de, el co­lec­ti­vo po­pu­lar trans­for­mó en ha­ma­cas pa­ra­gua­yas, una suer­te de ícono del re­lax más pleno.

Ven­ta­jas

¿Qué ca­rac­te­rís­ti­cas ofre­cen las ha­ma­cas de cam­ping so­bre las car­pas de uso in­di­vi­dual? Me­nor tiem­po de des/ar­ma­do. Me­nor pe­so. Más fa­ci­li­dad de elec­ción del lu­gar pa­ra ins­ta­lar­se: nun­ca im­por­ta­rá có­mo se vea el sue­lo de­ba­jo de uno (cues­tión que sí es cen­tral en una car­pa: raí­ces, pie­dras, agua, de­cli­ves...).

Tam­po­co se­rá re­le­van­te, a prio­ri, si el cau­ce de un río pue­de cre­cer e inun­dar­nos.

Es ma­yor el flu­jo de ai­re que co­rre (fun­da­men­tal en ve­rano).

Se apre­cia me­jor el pai­sa­je que nos ro­dea.

Pue­de uti­li­zar­se co­mo si­lla o re­po­se­ra pa­ra co­ci­nar, leer, es­cu­char mú­si­ca...

Des­ven­ta­jas

La ma­yo­ría de los pun­tos ne­ga­ti­vos –siem­pre com­pa­ran­do con­tra una car­pa de uso in­di­vi­dual– se presenta en ca­so de mal clima:

El vien­to y la llu­via pe­ne­tran con ma­yor fa­ci­li­dad en la ha­ma­ca. Y, si bien exis­ten co­ber­to­res que pue­den co­lo­car­se por en­ci­ma, no lo­gran la es­tan­quei­dad que sí se ob­tie­ne con las car­pas.

In­co­mo­di­dad de mo­vi­mien­tos (pa­ra cam­biar­se de ro­pa o co­mer si llue­ve o ha­ce mu­cho frío).

Di­fi­cul­tad pa­ra so­cia­li­zar an­te va­rias jor­na­das de tiem­po ad­ver­so (jue­gos, mú­si­ca...).

Do­lo­res por in­co­rrec­ta po-

si­ción de la ha­ma­ca o de nues­tro cuer­po so­bre ella.

Si de­ja­mos de la­do el te­ma del clima, es­te úl­ti­mo pun­to men­cio­na­do –la po­si­ción– es el de­ter­mi­nan­te pa­ra es­tar ver­da­de­ra­men­te có­mo­dos –o no– a bor­do de una ha­ma­ca. ¿Có­mo se lo­gra?

Evi­tan­do ten­sar de­ma­sia­do las cuer­das co­mo pa­ra que la ha ma­ca que­de l isa y pl a na. Su cur­va­tu­ra es fun­da­men­tal pa­ra re­la­jar­se y des­can­sar de ma­ne­ra sa­lu­da­ble.

En ca­so de es­ti­rar­la por de- más, al acos­tar­nos se ce­rra­rán so­bre no­so­tros las pa­re­des la­te­ra­les, pu­dien­do cau­sar claus­tro­fo­bia y obli­gán­do­nos a que­dar ubi­ca­dos en el me­dio, lo que di­fi­cul­ta­rá el cam­bio de po­si­ción.

Si que­da más bien suel­ta, con las cuer­das a 30º desde el pun­to de unión con los ár­bo­les, se pue­de apro­ve­char me­jor el an­cho de la te­la pa­ra ubi­car­nos en dia­go­nal (la ca­be­za so­bre un la­te­ral y los pies a 30º de la­do opues­to; ver gráfico). ¡Esa es la po­si­ción co­rrec­ta! Si se hi­zo bien, el

cuer­po es­ta­rá ca­si plano.

En ca­so de frío, y pa­ra es­tar más có­mo­dos aún, es con­ve­nien­te co­lo­car so­bre la ha­ma­ca un ais­lan­te rí­gi­do (co­mo los que se usan en el pi­so de la car­pa) y una bol­sa de dor­mir ti­po mo­mia (por la for­ma se adap­ta me­jor que una rec­tan­gu­lar). Es con­ve­nien­te ele­gir un mo­de­lo pa­ra tem­pe­ra­tu­ras más ex tre­mas que si se dur­mie­ra en una car­pa, por­que en la ha­ma­ca el ai­re pa­sa por arri­ba y por aba­jo.

Pa­ra col­gar­la, bus­car ár­bo­les fuer tes se­pa ra­dos unos 3,6 / 4,6 m en­tre sí (ve­ri­fi­car que no ten­gan ra­mas se­cas que pue­dan caer­nos en­ci­ma ni pa­na­les de abe­jas /av is­pas cer­ca nos). L a al­tu­ra apro­xi­ma­da pa­ra an­clar­la al ár­bol es de 1,80 m. Y de la par­te cen­tral al sue­lo de­be­ría ha­ber en­tre 35 y 50 cm.

Un de­ta­lle im­por­tan­te

Por úl­ti­mo, con­si­de­ra r un mos­qui­te­ro y un co­ber­tor im­permea­ble pa­ra vien­to/llu­via. Ca­da uno se­rá de 3 x 3 m, y se co­lo­ca­rá so­bre una cuer­da au­xi­liar se­gún la ne­ce­si­dad de uso. En el ca­so del co­ber­tor, re­sul­ta f u nd a ment a l est aquea rlo a l sue­lo por sus ex tre­mos pa­ra que no fla­mee con el vien­to.

Aca mpa r en ha ma­cas es una ex pe­rien­cia que de­be­ría pro­ba r se si se v i aja en sol ita­rio o en gru­po. Aun­que no sus­ti­tu­ye a la car­pa en va­rios asp ec t os, en ot ros, su est i lo mi­ni­ma­lis­ta da mues­tra de so­bra­dos re­sul­ta­dos.

Un co­ber­tor im­permea­ble (arri­ba) trans­for­ma la ha­ma­ca en una car­pa col­gan­te. Y una red mos­qui­te­ro (der.) nos pro­te­ge de los in­sec­tos. Izq.: la bol­sa de dor­mir ti­po mo­mia es la que me­jor se adap­ta al for­ma­to.

Por su fa­ci­li­dad de ins­ta­la­ción y mí­ni­mo pe­so, mu­chos via­je­ros so­li­ta­rios eli­gen la ha­ma­ca co­mo for­ma de acam­par. Allí com­pen­dian cama, asien­to, re­fu­gio y un con­tac­to más pri­vi­le­gia­do con la na­tu­ra­le­za. Aba­jo: for­ma co­rrec­ta de acos­tar­se: cru­za­do 30º. De esa ma­ne­ra el cuer­po que­da es­ti­ra­do, sin co­piar la cur­va de la ha­ma­ca.

Ya se ven­den ha­ma­cas pa­ra co­lo­car en el in­te­rior del vehícu­lo. Bas­ta re­cli­nar los asien­tos y su­je­tar­la a la ca­rro­ce­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.