Ca­te­dra­les ba­jo tie­rra, una aven­tu­ra de pro­fun­di­dad.

Una aven­tu­ra de pro­fun­di­dad

Weekend - - CONTENIDO - Por Nancy Edith Zu­nino.

El Par­que Es­ta­tal Tu­rís­ti­co Al­to Ri­bei­ra de San Pa­blo, Bra­sil, ofre­ce la opor­tu­ni­dad de re­co­rrer por den­tro un sis­te­ma de im­po­nen­tes y des­co­no­ci­das ca­ver­nas. Una pro­pues­ta lle­na de emo­ción y desafíos di­fí­ci­les de ol­vi­dar, re­la­ta­da por un lec­tor de re­vis­ta Wee­kend.

El Par­que Es­ta­tal Tu­rís­ti­co Al­to Ri­bei­ra de San Pa­blo, Bra­sil, ofre­ce la opor­tu­ni­dad de re­co­rrer por den­tro un sis­te­ma de im­po­nen­tes ca­ver­nas. Una pro­pues­ta lle­na de emo­ción y desafíos di­fí­ci­les de ol­vi­dar.

Des­pués de lo vi­vi­do en las ca­ver nas de Ta ila ndia , en las que 12 chi­cos y su en­tre­na­dor que­da­ron atra­pa­dos du­ran­te 17 días y lue­go fue­ron res­ta­ca­dos con un ope­ra­ti­vo de pe­lí­cu­la, ima­gino que a más de uno se le de­be ha­ber des­per­ta­do la cu­rio­si­dad por es­tos es­pa­cios ocul­tos y to­do lo que con­lle­van: aven­tu­ra, mis­te­rio, desafío, adre­na­li­na, be­lle­za, leyendas.

Pa­ra to­dos aque­llos que el te­ma ya los po­ne in­quie­tos, les ten­go una bue­na no­ti­cia. Sin te­ner que ir tan le­jos, co­mo Tai­lan­dia, po­de­mos dis­fru­tar de un pa­ra­je re­la­ti­va­men­te cer­cano que nos ofre­ce to­do eso. En el país ve­cino de Bra­sil exis­te el Par­que Es­ta­tal Tu­rís­ti­co Al­to Ri­bei­ra, me­jor co­no­ci­do co­mo PE­TAR , que com­pren­de más de 300 ca­ver­nas, to­das de una be­lle­za inima­gi­na­ble. A es­to se su­ma un da­to pa­ra na­da me­nor: en 1992 la UNES­CO re­co­no­ció a es­ta re­gión co­mo re­ser­va de bios­fe­ra de la ma­ta atlán­ti­ca.

El par­que se en­cuen­tra ubi­ca­do en­tre mon­ta­ñas y va­lles, en el sur del es­ta­do de San Pa­blo. Desde la ciu­dad del mis­mo nom­bre, por la BR 116, hay que ir a la lo­ca­li­dad de El­do­ra­do y, desde allí, se­guir unos 70 km más has­ta el pue­blo de Ipo­ran­ga. Du­ran­te el tra­yec­to no hay que de­jar pa­sar la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar la Ca­ver­na del Dia­blo, la cas­ca­da La Mano de Dios y los cir­cui­tos Qui­lom­bo­las, que per­mi­ten fa­mi­lia­ri­zar­se con una im­por­tan­te co­mu­ni­dad afro­bra­si­le­ña.

El pue­blo de Ipo­ran­ga fue fun­da­do en 1576 y es la puer­ta de en­tra­da a PE­TAR, ubi­ca­do a tan so­lo seis ki­ló­me­tros. Es­ta pe­que­ña lo­ca­li­dad es inusual­men­te tran­qui­la, co­mo de­te­ni­da en el tiem­po. Aún así uno se pue­de hos­pe­dar allí, no hay es­ta­ble­ci­mien­tos lu­jo­sos pe­ro sí lo mí­ni­mo y ne­ce­sa­rio. To­do es muy bá­si­co, prác­ti­ca­men­te no hay res­tau­ran­tes ni su­per­mer­ca­dos.

Los ma­yo­res atrac­ti­vos de la re­gión son las ca­ver­nas, pro­duc­to del sue­lo ri­co en pie­dra cal­cá­rea. El par­que abri­ga una gran can­ti­dad de ellas pe­ro só­lo 12 es­tán ha­bi­li­ta­das pa­ra el tu­ris­mo. Una tie­ne una

en­tra­da de 215 me­tros de al­tu­ra, con­si­de­ra­da una de las ma­yo­res del mun­do. A su vez, se di­vi­den en nú­cleos o gru­pos lla­ma­dos San­ta­na, Ca­bo­clos, Ou­ro Gros­so y Ca­sa de Pe­dra. To­da es­ta red de cue­vas es­tá ro­dea­da de una den­sa ve­ge­ta­ción de ma­ta atlán­ti­ca.

A la ho­ra de aden­trar­nos la ves­ti­men­ta es muy im­por­tan­te, so­bre to­do con­tar con un pan­ta­lón lar­go, mien­tras más có­mo­do me­jor. Las lin­ter­nas y cas­cos son im­pres­cin­di­bles pe­ro se al­qui­lan ahí aden­tro. Ade­más, es obli­ga­to­rio ir con un guía ha­bi­li­ta­do, cu- yos ser­vi­cios cues­tan al­re­de­dor de los R$ 100 pa­ra dos per­so­nas, si el gru­po es ma­yor el pre­cio se pue­de re­du­cir. Su asis­ten­cia es in­dis­pen­sa­ble, ya que las ca­ver­nas son enor­mes y muy si­nuo­sas, in­clu­so, en al­gu­nos ca­so, pue­den lle­gar a ser mor­ta­les.

To­das las cue­vas ofre­cen dis­tin­tos gra­dos de di­fi­cul­tad, en su in­te­rior al­gu­nas tie­nen enor­mes ríos, zo­nas de es­ca­la­da, pa­sa­re­las, rap­pel y has­ta brin­dan la opor­tu­ni­dad de rea­li­zar bu­ceo. Hay desafíos muy en­tre­te­ni­dos pa­ra to­dos los gus­tos, só­lo que- da en el vi­si­tan­te de­ci­dir có­mo se pon­drá a prue­ba a sí mis­mo.

Pa­re­des aden­tro

En­trar a una de es­tas ca­ver­nas re­quie­re de un mí­ni­mo de es­ta­do fí­si­co, sen­ti­do del equi­li­brio y, fun­da­men­tal­men­te, no su­frir de claus­tro­fo­bia. Aún así, la ex­pe­rien­cia es in­creí­ble­men­te fas­ci­nan­te.

Hay que es­tar dis­pues­to a mu­chas co­sas. P ri­me­ro que na­da, a ca­mi­nar du­ran­te ho­ras en subidas in­ter­mi­na­bles en­tre ro­cas, raí­ces y ba­rro. En más de una oca­sión uno se en­con­tra­rá con lu­ga­res por los que no sa­be si po­drá pa­sar, co­mo tam­bién cru­zar puen­tes col­gan­tes y ríos to­rren­to­sos, a ve­ces con el agua has­ta el cue­llo. Una ver­da­de­ra aven­tu­ra sub­te­rrá­nea.

Es una ex­pe­rien­cia ex­tre­ma­da­men­te emo­cio­nan­te desde el pri­mer mo­men­to ya que, an­tes que na­da, de­be­re­mos acos­tum­brar la vis­ta a una os­cu­ri­dad muy pro­fun­da. Ade­más, te­ne­mos que asu­mir que pro­ba­ble­men­te ter-

mi­ne­mos em­ba­rra­dos de pies a ca­be­za, e in­clu­so po­dre­mos lle­gar a que­dar atas­ca­dos en al­gún pa­so; en ese ca­so hay que ser pa­cien­tes y man­te­ner la cal­ma, siem­pre ha- brá una for­ma de sa­lir del apu­ro.

Si na­da de es­to lo es­pan­ta y man­tie­ne las ga­nas de se­guir ade­lan­te, se­gu­ra­men­te ten­drá al­gu­nos de los mo­men­tos más ex­ci­tan­tes, ma­ra­vi­llo­sos e inol­vi­da­bles de su vi­da. Des­cu­brir los her­mo­sos ca­pri­chos ocul­tos de la na­tu­ra­le­za y fun­dir­se en sus se­cre­tos es al­go que no tie­ne pre­cio.

Por úl­ti­mo, va­le la pe­na des­ta­car que PE­TAR no es só­lo su red de ca­ver­nas, sino que tam­bién tie­ne mu­cho pa­ra ofre­cer: una her­mo­sa fau­na y flo­ra, con cas­ca­das e im­po­nen­tes ár­bo­les; una ri­ca cul­tu­ra y mucha di­ver­sión, en es­pe­cial si se le da una opor­tu­ni­dad al boia cross, una es­pe­cie de raf­ting so­bre go­mo­nes.

Así que ya sa­be, no es ne­ce­sa­rio ir­se le­jos pa­ra vi­vir una ex­pe­rien­cia tan emo­cio­nan­te y úni­ca en el mun­do, a ve­ces la aven­tu­ra de nues­tras vi­das es­tá más cer­ca de lo que pen­sa­mos.

Las ca­ver­nas son un de­lei­te pa­ra los ojos, co­mo tam­bién una ver­da­de­ra aven­tu­ra pa­ra los que quie­ran aden­trar­se en sus pro­fun­di­da­des.

Boia cross, cas­ca­das, ríos y la más pro­fun­da os­cu­ri­dad de las ca­ver­nas. PE­TAR es un des­tino ideal pa­ra los que bus­can aden­trar­se en la na­tu­ra­le­za y ex­pe­ri­men­tar emo­cio­nes in­ten­sas.

Du­ran­te el via­je se pue­de dis­fru­tar de los her­mo­sos pai­sa­jes na­tu­ra­les y la cul­tu­ra que el país ve­cino tie­ne pa­ra ofre­cer, co­mo los in­tere­san­tes cir­cui­tos Qui­lom­bo­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.