4x4

Ja­más des­ta­lo­nar.

Weekend - - CONTENIDO - Por Jo­sé Mu­ji­ca.

Se vie­ne el ve­rano y, se­gu­ra­men­te, mu­chos usua­rios de vehícu­los 4x4 es­ta­rán pen­san­do sus va­ca­cio­nes en la cos­ta ar­gen­ti­na. Es­to su­po­ne que si es­tán en zo­nas de pla­yas van a que­rer in­gre­sar a ellas o a los mé­da­nos que las cir­cun­da n. Pa­ra ha­cer­lo con seguridad hay cier­tos fac­to­res cla­ve que de­be­mos te­ner en c uent a , sobr e to­do si pen­sa­mos in­cur­sio­nar con nues­tras fa­mi­lias a bor­do.

Seguridad. Es lo pri­me­ro que de­be­mos te­ner en cuen­ta. Nun­ca de­be­mos ol­vi­dar que el 4x4 es una ac­ti­vi­dad muy di­ver­ti­da, que nos per­mi­te ac­ce­der a lu­ga­res don­de se­ría im­po­si­ble ha­cer­lo sin un vehícu­lo así pe­ro, al mis­mo tiem­po, es una ac­ti­vi­dad que pre­su­me un ries­go. La are­na y los mé­da­nos tal vez sean una de las su­per­fi­cies más di­ver­ti­das pe­ro tam­bién las más ries­go­sas, por eso nun­ca hay que fal­tar­le el res­pe­to. La ma­yo­ría de los ac­ci­den­tes ocu­rren por ex­ce­so de con­fian­za y por fal­ta de co­no­ci­mien­to, es muy im­por­tan­te ca­pa­ci­tar­se pre­via­men­te so­bre téc­ni­cas de seguridad y de con­duc­ción to­do te­rreno (en las edi­cio­nes 482, 535 y 536 de Wee­kend es­cri­bi­mos so­bre es­tas téc­ni­cas). Si el con­duc­tor es de esas per­so­nas cen­tra­das, tran­qui­las y pen­san­tes, aun­que no ten­ga gran ex­pe­rien­cia con cual­quier vehícu­lo con trac­ción en las cua­tro rue­das po­drá cir­cu­lar por es­ta su­per­fi­cie. No es ne­ce­sa­rio una sú­per ca­mio­ne­ta ni equi­pa­mien­to ni ser ex­per­to en con­duc­ción, só­lo te­ner en cuen­ta los con­se­jos que apor­ta­mos a con­ti­nua­ción.

Lo pri­me­ro. An­tes­deen­tra­ren la are­na de­be­mos ba­jar la pre­sión de los neu­má­ti­cos, por­que es una su­per­fi­cie res­ba­la­di­za y blan­da y, al des­in­flar­los, los en­san­cha­mos y ablan­da­mos, ofre­cien­do me­nos re­sis­ten­cia al ti­po de sue­lo y una me­jor pi­sa­da. De es­ta ma­ne­ra cir­cu­la­re­mos so­bre la are­na y no por de­ba­jo de ella. Si in­gre­sa­mos con la mis­ma pre­sión que uti­li­za­mos en la ru­ta, es­car­ba­re­mos de­ma­sia­do y nos en­te­rra­re­mos con fa­ci­li­dad. Es­te es el pri­mer man­da­mien­to, y al cum­plir­lo nos es­ta­re­mos pre­vi­nien­do de po­si­bles en­ca­ja­das, ade­más de cui­dar pie­zas vi­ta­les de la 4x4 co­mo, por ejem­plo, el em­bra­gue.

El te­ma del ta­lón. La pre­sión de in­fla­do tam­bién de­pen­de de lo que va­ya­mos a ha­cer y la ex­pe- rien­cia que ten­ga­mos en con­duc­ción en es­te ti­po de su­per­fi­cies. Cuan­to más ba­je­mos la pre­sión, me­jor va­mos a an­dar en es­te sue­lo pe­ro, al mis­mo tiem­po, va­mos a au­men­tar el ries­go de des­ta­lo­nar el neu­má­ti­co. Ba­jar la pre­sión es un sano equi­li­brio: po­de­mos ba­jar, pe­ro no tan­to co­mo pa­ra no des­ta­lo­nar. Si ello pa­sa­ra, el ta­lón de cau­cho se sa­le del bor­de de la llan­ta y se desinfla abrup­ta­men­te. Es­to pa­sa cuan­do es­tá muy des­in­fla­do y en­tra are­na por la unión del cau­cho con la llan­ta, per­mi­tien­do la sa­li­da del ai­re o en una cur­va, por ejem­plo, cuan­do el pe­so del vehícu­lo des­pla­za tan­to al ta­lón ha­cia un cos­ta­do que lo ha­ce ce­der y per­der el ai­re. Ge­ne­ral­men­te, cuan­do des­ta­lo­na­mos, si lim­pia­mos un po­co los bor­des y le da­mos ai­re nue­va­men­te, po­de­mos en­ta­lo­nar. Pe­ro, si ro­da­mos con el neu­má­ti­co des­in­fla­do, pro­ba­ble­men­te lo des­tru­ya­mos te­nien­do que re­em­pla­zar­lo por uno nue­vo.

Au­xi­lio. Si des­ta­lo­na­mos y no po­de­mos en­ta­lo­nar, hay que cam­biar y co­lo­car el au­xi­lio, al­go muy en­go­rro­so en la are­na y que nos lle­va a otro in­te­rro­gan­te: ¿qué pa­sa si des­ta­lo­na­mos otra vez? No ten­dría­mos más re­pues­to pa­ra po­ner, sal­vo que lle­ve­mos un se­gun­do au­xi­lio, co­sa que no es muy usual, so­bre to­do en gen­te que no prac­ti­ca es­ta ac­ti­vi­dad con fre­cuen­cia y só­lo es­tá ahí por­que son sus va­ca­cio­nes. Pe­ro el te­ma más im­por­tan­te por el cual no po­de­mos des­ta­lo­nar es por­que si des­ta­lo­na­mos en mo­vi­mien­to, po­de­mos su­frir un ac­ci­den­te. Al sa­lir­se el neu­má­ti­co, la llan­ta se cla­va en la are­na y no des­li­za más. Si eso pa­sa en una cur­va y la llan­ta se cla­va abrup­ta­men­te, es pro­ba­ble que nos ac­ci­den­te­mos y eso en 4x4 no lo po­de­mos per­mi­tir.

*Es­pe­cia­lis­ta en con­duc­ción 4x4.

Si el neu­má­ti­co in­gre­sa en la are­na con mucha pre­sión, es­car­ba­rá y se en­te­rra­rá, por eso hay que ba­jar­le el ai­re. Pe­ro al ha­cer­lo se de­ben evi­tar las ma­nio­bras brus­cas, pa­ra no des­ta­lo­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.