La cédula de las ca­ñas.

Un pe­que­ño de­ta­lle en el cuer­po de una va­ra de pes­ca nos des­cri­be pa­ra qué ha si­do di­se­ña­da. En­ten­der­lo es fun­da­men­tal pa­ra una com­pra acer­ta­da.

Weekend - - CONTENIDO - Por Nés­tor Saa­ve­dra.

Un pe­que­ño de­ta­lle en el cuer­po de una va­ra de pes­ca nos des­cri­be pa­ra qué ha si­do di­se­ña­da. En­ten­der­lo es fun­da­men­tal pa­ra una com­pra acer­ta­da.

Cuan­do en­tra­mos a una ca­sa de pes­ca o a una pá­gi­na web a com­prar una ca­ña, lo pri­me­ro que mi­ra­mos es su es­té­ti­ca. Si es lin­da, si en­tra por los ojos, hay mu­chas chan­ces de que la ad­qui­ra­mos. Lo mis­mo ha­ce­mos, por ejem­plo, con un au­to, aun­que en es­te ca­so, qui­zá por una cues­tión de pre­cio más al­to, con­si­de­ra­mos otros ele­men­tos, co­mo las pres­ta­cio­nes. En ver­dad, con las ca­ñas tam­bién de­be­ría­mos bus­car sus ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra de­ci­dir si va­le la pe­na in­ver­tir di­ne­ro en ellas. ¿Adón­de con­se­guir es­tos da­tos?

Las bue­nas ca­ñas, es­pe­cial­men­te pa­ra pes­ca con ar­ti­fi­cia­les, tie­nen una eti­que­ta pe­ga­da en el cuer­po, ca­si siem­pre un po­co arri­ba del man­go pe­ro, en al­gu­nos ca­sos, en la par­te in­fe­rior, cuan­do és­te no la en­vuel­ve to­tal­men­te. Allí se en­cuen­tran to­dos los da­tos que pre­ci­sa­mos co­no­cer, una es­pe­cie de cédula de iden­ti­dad de esa uni­dad. Va­mos a re­pa­sar los que ata­ñen a las ca­ñas de spin­ning y de bait­cast. Es­cri­bien­do en es­ta re­vis­ta Die­go Flo­res, de­jo en sus ma­nos los da­tos de las ca­ñas de mos­ca.

Pri­mer có­di­go

Nor­mal­men­te, el pri­mer ítem que apa­re­ce y el que es­tá es­cri­to con ca­rac­te­res más gran­des es el có­di­go de esa ca­ña, ca­si siem­pre com­pues­to de una o más le­tras y al­gu­nos nú­me­ros. Es ha­bi­tual que se las iden­ti­fi­que con el nom­bre de la fá­bri­ca y el del mo­de­lo. Co­mo los au­tos: IKA fa­bri­ca­ba la Es­tan­cie­ra, el Ba­queano, etc. Sin em­bar­go, exis­te tam­bién un có­di­go al­fa­nu­mé­ri­co que nos in­di­ca, ca­si siem­pre, el lar­go de la ca­ña en pies y pul­ga­das (1 pie: 0,3048 cm; 1 pul­ga­da: 2,54 cm) más la can­ti­dad de tra­mos. Por ejem­plo, EA86MMFS-2 es una ca­ña de 8 pies y 6 pul­ga­das, de dos tra­mos. A ve­ces, las úl­ti­mas le­tras nos re­mi­ten a la po­ten­cia­po­ten­cia y la ac­ción, ac­ci asun­tos que ve­re­mos más ade ade­lan­te. Un ca­so: TSS54ULF es una un ca­ña de 5 pies y 4 pul­ga­das, ultr ul­tra­light (UL) y de ac­ción rá­pi­da (F, d de fast). Las le­tras C (cas­ting o bait­ca bait­cast) y S (spin­ning) sue­len in­di­car par pa­ra qué mo­da­li­dad de pes­ca ha si­do di­se­ña­da. d Pe­ro, no nos apre­su­re­mos y per­mí­ta­me que lo acom­pa­ñe en es es­ta com­pra, co­mo si am­bos es­tu­vié es­tu­vié­se­mos com­par­tien­do el pla­cer de ele­gir una ca­ña en una ca­sa de pes­ca. pe Más pla­cent te­ro se­rá á si ih ha­ce la l com­pra que más lo sa­tis­fa­rá en el agua. Si­ga­mos mi­ran­do la eti­que­ta. Aun­que el lar­go se en­cuen­tre es­con­di­do en el có­di­go del nom­bre, siem­pre apa­re­ce en un apar­ta­do es­pe­cial don­de los gua­ris­mos pre­ce­den a los sím­bo­los o pri­mas: ’ sig­ni­fi­ca pie y ” pul­ga­da. Así, por ejem­plo, 5’ 4’’.

En otro sec­tor de la eti­que­ta es­tá la me­di­da de la lí­nea re­co­men­da­da, ex­pre­sa­da con dos nú­me­ros se­pa­ra­dos por un guión y en li­bras. En nues­tro país, tra­di­cio­nal­men-

te se mi­dió el nai­lon, an­te­ce­sor le­jano del mul­ti­fi­la­men­to, en mi­lí­me­tros de su diá­me­tro (0,20, 0,50, etc.). Sin em­bar­go, es­te da­to ha ido per­dien­do pre­ci­sión, ya que, con las nue­vas tec­no­lo­gías, se lo­gran lí­neas muy fi­nas con mu­cha ca­pa­ci­dad de trac­ción y, por tan­to, ele­gir por el diá­me­tro pue­de ser en­ga­ño­so. Por ejem­plo, un mul­ti­fi­la­men­to de 0,30 mm no equi­va­le pa­ra na­da a un nai­lon del mis­mo diá­me­tro y mu­chas ve­ces hay va­ria­cio­nes en­tre dis­tin­tas mar­cas de lí­neas. De­bi­do a es­ta ra­zón siem­pre es mu­cho más pre­ci­sa la me­di­ción en li­bras (1 li­bra: 450 g), que se usa en otros paí­ses. Un ejem­plo de lo an­te­di­cho: Nai­lon Má­xi­ma de 20 li­bras o 10 ki­los tie­ne 0,42 mm de diá­me­tro.

Nai­lon Sun­li­ne de igual li­bra­je tie­ne 0,37 mm de diá­me­tro.

Cuan­do una ca­ña es­tá re­co­men- da­da, por ejem­plo, pa­ra lí­neas de 12 a 20 li­bras, sig­ni­fi­ca que, den­tro de es­tos lí­mi­tes, al­can­za su me­jor ren­di­mien­to. Usar una lí­nea me­nor de 12 li­bras ha­rá que no tra­ba­je bien la ca­ña. Usar una lí­nea ma­yor de 20 li­bras ha­rá que la ca­ña, en ca­so de ex­ce­si­vo es­fuer­zo, se trans­for­me en el fu­si­ble, o sea que se rom­pa ella an­tes de que se cor­te la lí­nea. De to­das ma­ne­ras, aten­ción a es­te da­to: una ca­ña de 20 li­bras (9 ki­los) no im­pli­ca que no sir­va pa­ra pe­ces ma­yo­res ni que no la rom­pa un pez chi­co si se la usa mal. Es una re­fe­ren­cia vin­cu­la­da con la trac­ción en el agua, sin opo­si­ción de co­rren­ta­da ni yu­yos ni na­da. Pa­ra la me­jor efi­ca­cia en el uso de la lí­nea hay que ha­blar del reel y sus fre­nos, te­ma que ex­ce­de a es­ta no­ta, ya que só­lo es­ta­mos eli­gien­do ca­ñas.

Otra in­di­ca­ción es el pe­so del se­ñue­lo pa­ra el que ha si­do di­se­ña­da. Se lo ex­pre­sa en on­zas (1 on­za: 28 g) y, al igual que la re­sis­ten­cia

de la lí­nea, se in­di­ca una can­ti­dad mí­ni­ma y una má­xi­ma, se­pa­ra­das por un guión. Usar un se­ñue­lo o una car­na­da na­tu­ral me­nor que ese pe­so, di­fi­cul­ta­rá el lan­za­mien­to y la ca­ña no res­pon­de­rá. Uti­li­zar un pe­so ma­yor da la po­si­bi­li­dad de que, en la ma­nio­bra de car­gar la ca­ña en el ai­re, se rom­pa en el lu­gar de fle­xión. Con un par de le­tras o una le­tra ma­yús­cu­la se in­di­ca la po­ten­cia de la ca­ña, es de­cir, la pre­sión que hay que ejer­cer pa­ra do­blar­la. El es­pec­tro con­ven­cio­nal va de UL (ul­tra­light o ul­tra­li­via­na) a XH (ex- tra heavy o ex­tra­pe­sa­da) pa­san­do por L (light o li­via­na), ML (me­dium light o me­dio li­via­na), M (me­dium o me­dia), MH (me­dium heavy o me­dio pe­sa­da) y H (heavy o pe­sa­da).

Tiem­po es ac­ción

La ac­ción de una ca­ña se in­di­ca con una o dos pa­la­bras. Por ac­ción se en­tien­de el tiem­po que tar­da una ca­ña pa­ra re­cu­pe­rar su rec­ti­tud una vez que se la de­ja de fle­xio­nar. Co­mo es tiem­po, se mi­de con pa­la­bras vin­cu­la­das con el pa­so de las mi­lé­si­mas de se­gun­do: S (slow o len­ta), M (mo­de­ra­da), MF (mo­de­ra­da rá­pi­da), F (rá­pi­da) y XF (ex­tra rá­pi­da). Las dos úl­ti­mas se do­blan prác­ti­ca­men­te só­lo en el úl­ti­mo tra­mo más cer­cano al pun­te­ro, por lo que tam­bién se las lla­ma ca­ñas de ac­ción de pun­ta. Co­mo se do­blan po­co, di­ga­mos no más de un 25 por cien­to de la ca­ña, vuel­ven rá­pi­da­men­te a su po­si­ción rec­ta. Por el con­tra­rio, una ca­ña len­ta se do­bla des­de muy cer­ca del man­go, de un 60 a un 80 por cien­to del lar­go de la va­ra. Así se con­vier­te en un gran ar­co y, por eso, en la jer­ga de los pes­ca­do­res se la lla­ma pa­ra­bó­li­ca.

Por su­pues­to que hay otros ele­men­tos que tie­nen que ver con las ca­ñas: pa­sahí­los (pa­tas, pas­ti­lla, ata­do), pun­te­ro (si­mi­la­res al an­te­rior, pues es un pa­sahí­lo es­pe­cia­li­za­do), por­ta­rreel (a cre­ma­lle­ra o ros­ca), man­go (ta­ma­ño, com­po­si­ción, dis­tan­cia has­ta el re­ga­tón, dis­tan­cia has­ta que em­pie­za la ca­ña des­nu­da) y cuer­po (com­po­si­ción, co­ni­ci­dad, an­cho de la pa­red, etc.). Sin em­bar­go, bá­si­ca­men­te los da­tos de la eti­que­ta pe­ga­dos en el cuer­po son lo que ne­ce­si­ta­mos pa­ra sa­ber si esa ca­ña se ajus­ta a lo que pre­ten­de­mos. Ob­via­men­te, con to­da la in­for­ma­ción agru­pa­da ten­dre­mos una vi­sión com­ple­ta, aun­que siem­pre, siem­pre, los pin­gos se ven en la can­cha. La fle­cha es muy im­por­tan­te pe­ro el que da en el blan­co, o no, es el in­dio.

A la iz­quier­da, la po­ten­cia de las ca­ñas, de me­nor a ma­yor. A la de­re­cha, la ac­ción, con pa­la­bras que in­di­can ve­lo­ci­dad. De­ja­mos los tér­mi­nos en in­glés, pues es el idio­ma en que, nor­mal­men­te, se ve­rán.

En Cór­do­ba, Gas­tón Fo­glia, usan­do ca­ña de ac­ción rá­pi­da y, mí­ni­ma­men­te, de po­ten­cia me­dia, pa­ra cla­var en una bo­ca du­ra, ca­rac­te­rís­ti­ca de la ta­ra­ri­ra. Ade­más, las pie­dras no per­mi­ten re­ga­lar me­tros al pez.

Co­no­cer la ca­ña que va­mos a com­prar nos ayu­da­rá pa­ra to­das las fa­ses de su uso: lan­za­mien­to, te­nen­cia en la mano mien­tras re­co­ge­mos, cla­va­da y arri­me del pez. Es im­por­tan­te com­prar con in­te­li­gen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.