La Rio­ja ver­de y des­co­no­ci­da.

En­tre Ol­ta, Ta­ma y Cha­mi­cal, la Que­bra­da de los Cón­do­res pro­po­ne pai­sa­jes fér­ti­les his­to­ria, ca­bal­ga­tas y el en­cuen­tro con las gran­des aves.

Weekend - - CONTENIDO - Por Pa­blo Do­na­dío.

En­tre Ol­ta, Ta­ma y Cha­mi­cal, la Que­bra­da de los Cón­do­res pro­po­ne pai­sa­jes fér­ti­les, his­to­ria, ca­bal­ga­tas y el en­cuen­tro con las gran­des aves.

Lle­gar a Ol­ta des­de las siem­pres con­cu­rri­das Bue­nos A ires o Cór­do­ba, im­pli­ca tras­cen­der una barrera geo­grá­fi­ca, his­tó­ri­ca y cul­tu­ral, pe­ro so­bre to­do, una con­cep­ción dis­tin­ta de los tiem­pos, la ve­lo­ci­dad, las ne­ce­si­da­des de es­tos pue­bli­tos au­sen­tes del ima­gi­na­rio ci­ta­dino. En la es­ta­ción, ro­ja del pol­vo in­me­dia­to y del que do­mi­na el ho­ri­zon­te, nos es­pe­ra Jor­ge ( W hat­sapp: +549 3826 405981), guía de la que­bra­da. “An­tes de su­bir po­de­mos dar una vuel­ta por El Cha­cho”, di­ce sin más. Ha­bla del mu­seo ubi­ca­do en Lo­ma Blan­ca en ho­nor a Án­gel Vi­cen­te Pe­ña­lo­za, aca­so el cau­di­llo na­cio­nal más em­ble­má­ti­co, sím­bo­lo mis­mo de La Rio­ja jun­to a Facundo Qui­ro­ga y Fe­li­pe Va­re­la. Y di­ce su­bir, por­que nues­tra tra­ve­sía ocu­rri­rá en gran par­te so­bre aque­lla ex­tra­ña y fér­til mon­ta­ña que aho­ra ve­mos des­de le­jos, pe­ro que irrum­pe en me­dio de es­tos pai­sa­jes con cu­rio­sa sin­gu­la­ri­dad: la tem­pe­ra­tu­ra ba­ja 10 gra­dos, to­do es ver­de y fér­til, y arro­yos y ver­tien­tes de aguas cris­ta­li­nas le otor­gan vi­ta­li­dad. En me­dio de ese uni­ver­so, co­bi­ja­da por sus ce­rros, la es­tan­cia de la Que­bra­da de los Cón­do­res (www.postalos­con­do­res.com.ar / FB: postalos­con­do­res) es el re­fu­gio de las co­lo­sa­les aves an­di­nas.

Ca­mi­nos y ca­mi­ni­tos

“Hay a lbo­ro­to hoy por­que es­tán pre­pa­ran­do los des­fi­les gau­ches­cos y el fo­gón pa­ra un nue­vo aniver­sa­rio del ase­si­na­to”, cuen­ta el guía so­bre la mo­vi­da que hay en Ol­ta, pe­ro tam­bién en

Ta­ma y Cha­mi­cal, pa­ra ho­me­na­jear a El Cha­cho. Allí cer­ca, otro Pe­ña­lo­za es pro­ta­go­nis­ta: se tra­ta de Ga­bino Co­ria Pe­ña­lo­za que, inspirado en un sen­de­ro lo­cal com­pu­so la poe­sía del tan­go “Ca­mi­ni­to”, a la que Juan de Dios Fi­li­ber­to pu­so mú­si­ca en 1926.

La pos­ta si­gue, aho­ra sí, a la es­tan­cia de los Ve­ga, se­de de la que­bra­da. La tra­ve­sía, pie­dro­nes, cur­vas y al­gu­nos pre­ci­pi­cios de por me­dio, du­ra po­co más de una ho­ra, tiem­po per­fec­to pa­ra sa­ber so­bre el ca­mino, los pa­ra­jes y sus cos­tum­bres, has­ta que la cha­ta se apa­ga. Juan y Jo­sé ( Jo­yo), nos s re­ci­ben allí con el ma­te de bien­ve­ni­da en­ve­ni­da y las lla­ves de una ha­bi­ta­ción con más de 200 años de his­to­ria. Son los her­ma­nos he­re­de­ros del lu­gar, tan dis­tin­tos en­tre ellos que se com­ple­men­tan mag­ní­fi­ca­men­te. Mu­cho ha cam­bia­do des­de nues­tra úl­ti­ma vi­si­ta: ya hay 36 pla­zas (ha­bi­ta­cio­nes con fa­cha­das ori­gi­na­les, pa­re­des de 70 cm y al­gu­nas con co­ci­na), una pis­ci­na es­pec­ta­cu­lar, ca­ble y otros ser­vi­cios. Lo que no ha va­ria­do es la hos­pi­ta­li­dad. “¿Quie­ren un ma­te rio­jano?”, di­ce Jo­yo ad­vir­tien­do la por­te­ñi­dad de los vi­si­tan­tes, mien­tras echa cu­cha­ra­das de azú­car y yer­ba sin res­tric­ción. El qque que a av is a no trai­ciion trai­cio­na. Al ra­to, Juan yy ya a es­tá afei­taa afei­ta­do pa­rap pa­ra sa­lir a ddar dar c cla­ses a nue­ve cchic chi­cos de dis­tin­tas eda­de eda­des de la es­cue­li­ta que es­tá a 10 km. ToT­do To­do aquí ha­bla del ca­mino, cam­mino y las dis­tan­cias se mi­den en es­fu es­fuer­zo y no ya en ki­ló­me­tros ki­ló­me­tros. No No­más pen­sar cuan­do des­de Ta­ma se traía to­do tras cin­co ho­ras a lo­mo de bu­rro, in­clui­da la he­la­de­ra Siam que fue en­sam­bla­da por un téc­ni­co pa­ra ha­cer­la fun­cio­nar a que­ro­sén. Si has­ta hu­bo una ima­gen pu­bli­ci­ta­ria de la mar­ca don­de de­cía: “Has­ta acá lle­ga­mos”, jun­to a una fo­to­gra­fía de la he­la­de­ra en ple­na mon­ta­ña, se­gún cuen­ta Jo­yo.

Guía de ca­mi­na­ta Mig‘ uel Ro­me­ro “Los abue­los di­cen que en el pa­sa­do es­tas pie­dras que ve­mos en el ca­mino eran blan­das, y de allí los mol­des que el hom­bre ge­ne­ró, co­mo los mor­te­ros. Con el tiem­po se en­du­re­cie­ron, de­jan­do es­tas for­mas”, cuen­ta. Con él com­par­ti­mos lar­ga char­la con la ex­cu­sa de al­gu­na pa­ra­da, al pun­to de ter­mi­nar sa­bien­do de nues­tras fa­mi­lias y qué desea­mos de nues­tras vi­das. Pla­ce­res que es­tos via­jes per­mi­ten.

El sen­de­ri­to de Ol­ta que dio vi­da al

A la iz­quier­da, la ca­bal­ga­ta re­co­rre arro­yos y ce­rros ha­cia el fi­lo del mi­ra­dor. En el me­dio, el bal­cón de Las Pir­qui­tas en Las Hi­gue­ras. Al la­do, una vis­ta de la es­tan­cia de los Ve­ga, en la Que­bra­da de los Cón­do­res.

fa­mo­so tan­go “Ca­mi­ni­to”, pro­duc­to de un n gran amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.