Moss­berg 590 M: ca­pa­ci­dad ex­tra lar­ge.

La fir­ma ame­ri­ca­na lan­zó al mer­ca­do un mo­de­lo di­se­ña­do con car­ga­do­res de do­ble hi­le­ra de has­ta 20 car­tu­chos. Al­go im­pen­sa­ble has­ta hoy.

Weekend - - CONTENIDO - Por Pa­blo Cres­po.

La fir­ma ame­ri­ca­na lan­zó al mer­ca­do un mo­de­lo di­se­ña­do con car­ga­do­res de do­ble hi­le­ra de has­ta 20 car­tu­chos. Al­go im­pen­sa­ble has­ta hoy.

Cuan­do la fir­ma Win­ches­ter lan­zó en el año 1897 su mo­de­lo de es­co­pe­ta a trom­bón –la Trench Gun–, mar­có el ini­cio de un sis­te­ma que se afian­zó y per­du­ra has­ta nues­tros días. El he­cho de con­tar con un ar­ma que reúne la ver­sa­ti­li­dad de to­da es­co­pe­ta, con la po­si­bi­li­dad de car­gar va­rios car­tu­chos y una ac­ción ma­nual efi­cien­te y se­gu­ra, no pa­só des­aper­ci­bi­do por las fuer­zas ar­ma­das y de se­gu­ri­dad. Las es­co­pe­tas a trom­bón equi­pa­ron y equi­pan a cien­tos de agen­cias po­li­cia­les del mun­do y par­ti­ci­pa­ron de va­rias con­tien­das bé­li­cas. Bas­ta con re­cor­dar a la It­ha­ca M 37 en Viet­nam.

Con va­ria­cio­nes en su sis­te­ma de car­ga y eyec­ción, to­das han man­te­ni­do inal­te­ra­ble la ca­rac­te­rís­ti­ca de un car­ga­dor tu­bu­lar de­ba­jo del ca­ñón. Ese ti­po de car­ga­dor li­mi­ta su ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to, ya que pa­ra po­der in­tro­du­cir más car­tu­chos de­be­ría, in­de­fec­ti­ble­men­te, ser más lar­go. Lo que con­lle­va a alar­gar el ca­ñón. Los de­por­tis­tas de ti­ro prác­ti­co con es­co­pe­ta sa­ben bien de que ha­blo, ya que en su afán por evi­tar re­car­gas du­ran­te el re­co­rri­do de ti­ro, mo­di­fi­ca­ban sus ar­mas a lon­gi­tu­des que les per­mi­tie­ran car­gar 11 o 12 car­tu­chos 12/70. Lo que si bien es uti­li­za­ble en un cam­po de ti­ro, es con­tra­pro­du­cen­te pa­ra una uti­li­za­ción tác­ti­ca. Otra con­tra es el he­cho de te­ner que in­tro­du­cir los car­tu­chos uno por uno, lo que tor­na len­ta su re­po­si­ción.

Ha­ce ya al­gu­nos años, di­se­ña­do­res ita­lia­nos co­men­za­ron a per­ge­ñar es­co­pe­tas con car­ga­do­res de qui­ta y pon, con el afán de so­lu­cio­nar esos in­con­ve­nien­tes. Fir­mas co­mo Val­tro y Franc­chi lan­za­ron al mer­ca­do sus mo­de­los. Hoy, una mar­ca nor­te­ame­ri­ca­na fa­bri­can­te de una de las dos es­co­pe­tas a trom­bón más uti­li­za­das en el mun­do –Moss­berg– re­vo­lu­cio­na ese seg­men­to con su nue­vo mo­de­lo 590 M. De en­tra­da se co­lo­ca en el top de la lis­ta al uti l iza r ca rga­do­res de do­ble hi­le­ra, por lo que su ca­pa­ci­dad má­xi­ma se ele­va a vein­te car­tu­chos. Al­go im­pen­sa­ble has­ta el mo­men­to en ar­mas de es­te ti­po.

El por­qué de la elec­ción

Siem­pre tu­ve cier­ta de­bi­li­dad por la mar­ca, por un de­ta­lle que pue­de pa­sar des­aper­ci­bi­do. En mis épo­cas de com­pe­ti­dor de ti­ro prác­ti­co uti­li­za­ba una Moss­berg 500 por el só­lo he­cho de la ubi­ca­ción del se­gu­ro. Es­tá don­de de­be es­tar, una te­cla des­li­za­ble so­bre el lo­mo del cuer­po y al al­can­ce del pul­gar de la mano que em­pu­ña, en lu­gar del

in­có­mo­do bo­tón en el ar­co guar­da­mon­te. El nue­vo mo­de­lo 590 M man­tie­ne esa ca­rac­te­rís­ti­ca.

Si bien se ofre­cen car­ga­do­res con ca­pa­ci­dad pa­ra 5, 10, 15 y 20 car­tu­chos, vie­ne equi­pa­da con uno de diez, pu­dien­do ad­qui­rir­se al­guno de otra ca­pa­ci­dad si uno lo desea. To­dos es­tán cons­trui­dos en po­lí­me­ro con va­rias par­tes me­tá­li­cas, lo que ga­ran­ti­za su buen fun­cio­na­mien­to y du­ra­bi­li­dad. Tal vez us­ted es­tá pen­san­do en el pe­so que agre­gan esa can­ti­dad de car­tu­chos, pe­ro en lu­gar de es­tar en la par­te de­lan­te­ra del ar­ma –co­mo en las de car­ga­dor tu­bu­lar–, cam­bian el cen­tro de gra­ve­dad del ar­ma a la al­tu­ra del re­cei­ver, per­mi­tien­do un más rá­pi­do en­ca­re y un me­jor con­trol.

La 590 M es­tá equi­pa­da con un al­za re­gu­la­ble ti­po ghost y un guión con in­ser­to de co­lor na­ran­ja bri­llan­te. El bo­tón de li­be­ra­ción del car­ga­dor es am­bi­dies­tro y su se­gu­ro ex­terno –por su ubi­ca­ción–, tam­bién. Otro acier­to de di­se­ño es el en­cas­tre de los car­ga­do­res, si­mi­lar al de la ma­yo­ría de los fu­si­les de asalto. O sea que no se in­tro­du­cen li­neal­men­te ha­cia arri­ba, sino que pri­me­ro un labio en la par­te de­lan­te­ra pa­ra lue­go su­bir fir­me­men­te el cuer­po. Un guar­da­ma­nos me­tá­li­co re­cu­bre su ca­ñón y –co­mo era de es­pe­rar– es­tá pre­pa­ra­da pa­ra acep­tar ac­ce­so­rios que au­men­tan su ver­sa­ti­li­dad.

En de­fi­ni­ti­va, una es­co­pe­ta con uno de los sis­te­mas más efi­cien­tes y se­gu­ros, con la po­si­bi­li­dad de una rá­pi­da re­car­ga y un po­der de fue­go sorprendente, gra­cias a su ca­pa­ci­dad de has­ta vein­te car­tu­chos.

Moss­berg 590 M

El alo­ja­mien­to pa­ra el car­ga­dor, de fá­cil ac­ce­so ba­jo la ac­ción, con su bo­tón de li­be­ra­ción am­bi­dies­tro.

La po­si­bi­li­dad de equi­par­la con ac­ce­so­rios tác­ti­cos au­men­ta su ver­sa­ti­li­dad pa­ra di­ver­sos usos. Car­ga­do­res dis­po­ni­bles con ca­pa­ci­da­des de 5, 10, 15 y 20 car­tu­chos. De se­rie, la 590 M vie­ne equi­pa­da con uno de 10.

Un al­za re­gu­la­ble del ti­po ghost, con un guión con re­sal­to de co­lor, com­po­nen sus apa­ra­tos de pun­te­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.