Se­ña­les de la ra­dio.

No im­por­ta el ta­ma­ño de la em­bar­ca­ción, acor­de con la nue­va re­gla­men­ta­ción to­das de­be te­ner a bor­do un VHF. Dón­de ins­ta­lar­lo. Ata­jos de uso.

Weekend - - CONTENIDO - Por Mar­tín D’Elía.

No im­por­ta el ta­ma­ño de la em­bar­ca­ción, acor­de con la nue­va re­gla­men­ta­ción to­das de­ben te­ner a bor­do un VHF. Dón­de ins­ta­lar­lo.

Una es­ta­ción de ra­dio es un con­jun­to de com­po­nen­tes que, uni­dos y co­rrec­ta­men­te inst a la­dos, per mi­ten co­mu­ni­car­se, trans­mi­tir y re­ci­bir so­ni­dos. Pe­ro es ade­más y, so­bre to­do, es uno de los ins­tru­men­tos más úti­les a bor­do, uno de los más po­de­ro­sos ele­men­tos de se­gu­ri­dad y, tam­bién, uno de los que más fa­ci­li­tan la na­ve­ga­ción. Por lo tan­to, re­sul­ta fun­da­men­tal co­no­cer­lo a fon­do y cui­dar que su fun­cio­na­mien­to sea im­pe­ca­ble en to­do mo­men­to. Im­por­tan­te: te­ner en cuen­ta que si el ca­ble de trans­mi­sión, los co­nec­to­res y la an­te­na es­tán co­rrec­ta­men­te ins­ta­la­dos, y la es­ta­ción se encuentra en óp­ti­mas con­di­cio­nes de tra­ba­jo, só­lo que­da un por­cen­ta­je de error me­nor a car­go de las ca­pa­ci­da­des pro­pias del tri­pu­lan­te.

Los equi­pos

En el mer­ca­do ar­gen­tino to­dos los equi­pos son bue­nos y la re­gla­men­ta­ción in­ter­na­cio­nal vi­gen­te im­po­ne las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas a to­dos ellos. Es acon­se­ja­ble te­ner o ges­tio­nar la li­cen­cia de Ope­ra­dor de Ra­dio Res­trin­gi­do an­te el ENACOM, lla­ma­da ge­ne­ral­men­te li­cen­cia de ORR, ya que uno allí po­drá co­no­cer al má­xi­mo los al­can­ces y las for­mas de co­mu­ni­ca­ción en ca­so de emer- gen­cia. La di­fe­ren­cia prin­ci­pal de una ra­dio de uso náu­ti­co es que in­clu­ye la to­ta­li­dad de los ca­na­les ma­ri­nos, tan­to pa­ra la trans­mi­sión co­mo la re­cep­ción, en po­ten­cias de sa­li­da de uno (ba­ja) y 25 watts (al­ta). Po­see, ade­más, un bo­tón es­pe­cial pa­ra ac­ce­der rá­pi­da­men­te a los ca­na­les de emer­gen­cias 16 y 9. Y tam­bién por lo ge­ne­ral tie­ne un pul­sa­dor ro­jo del DSC Dis­tress –pa­ra la lla­ma­da de emergencia–, y otro de WX/UIC pa­ra ac­ce­so a ca­na­les de re­por­te me­teo­ro­ló­gi­co.

Por otro la­do, su­man la ca­pa­ci­dad pa­ra ope­rar en am­bien­tes hú­me­dos, por lo que en­tre las di­fe­ren­tes mar­cas y equi­pos só­lo pue­den di­fe­rir la can­ti­dad y ti­po de ac­ce­so­rios. Al­gu­nos de ellos úti­les só­lo pa­ra la co­mo­di­dad del ope­ra­dor: scan­ner, me­mo­ria de ca­na­les, mo­do dual, con­tro­les en el mi­cró­fono, etc.

An­te­na

Es el com­po­nen­te más im­por­tan­te de la es­ta­ción, por don­de sa­len s y en­tran to­das las mo­du­la­cio­nes. Por lo tan­to, pa­ra tra­ba­jar en la fre­cuen­cia apro­pia­da de­be es­tar muy bien ins­ta­la­da y per­fec­ta­men­te ca­li­bra­da. To­da an­te­na de­be ser cor­ta­da pa­ra la fre­cuen­cia ma­ri­na a la que va a tra­ba­jar. Las náu­ti­cas, ade­más, tie­nen ca­pa­ci­da­des me­cá­ni­cas es­pe­cí­fi­cas pa­ra es­te am­bien­te na­val, por lo que son di­fe­ren­tes a las te­rres­tres.

En ve­le­ros, el me­jor lu­gar pa­ra ins­ta­lar­la es el to­pe del más­til. La con­fi­gu­ra­ción más usual es 5/8 de on­da, lo cual reduce su lon­gi­tud. Ade­más, A la al­tu­ra evi­ta la ne­ce­si­dad de un mo­de­lo con mu­cha ga­nan­cia. Las más usua­les son las ti­po lá­ti­go, con un ele­men­to irra­dian­te de ace­ro inoxi­da­ble, de muy bue­na re­sis­ten­cia mecánica y con una bo­bi­na de car­ga en la ba­se. Tie-

nen ga­nan­cia de 3 dB (de­ci­be­les).

En cru­ce­ros y lan­chas se re­quie­re ins­ta­lar an­te­nas con más ga­nan­cia pa­ra com­pen­sar la ba­ja al­tu­ra. Por lo tan­to, se ne­ce­si­ta un mo­de­lo de por lo me­nos 6 a 9 dB (de­ci­be­les), lo cual sue­le lo­grar­se con con­fi­gu­ra­cio­nes co­mo una do­ble 5/8 de on­da o 7/8 de on­da. Es por eso que son más lar­gas. En es­te ti­po de an­te­na, el ele­men­to irra­dian­te es­tá pro­te­gi­do por una cor­te­za ex­te­rior de fi­bra de vi­drio y en la ba­se hay un he­rra­je pa­ra dis­tin­tos ti­pos de su­je­ción.

To­das las an­te­nas son de po­la­ri­za­ción ver­ti­cal. Es­to quie­re de­cir que siem­pre de­ben es­tar per­pen­di­cu­la­res a la su­per­fi­cie del agua, ade­más se en­cuen­tran cor­ta­das y ca­li­bra­das en fá­bri­ca. Por eso se de­ben cui­dar y ja­más trans­mi­tir con una an­te­na ro­ta o da­ña­da. El ca­ble de trans­mi­sión es un coaxial es­pe­cial pa­ra co­mu­ni­ca­cio­nes, uno de los com­po­nen­tes cla­ve jun­to con la an­te­na. Los ter­mi­na­les de­ben es­tar bien sol­da­dos, lim­pios, li­bres de óxi­do y sul­fa­to, y el tra­mo de ca­ble ser lo más cor­to po­si­ble. Pe­ro a la vez no hay que ol­vi­dar que, a ma­yor al­tu­ra, ma­yor al­can­ce. Es de­cir, hay que ins­ta­lar la an­te­na en el pun­to más al­to po­si­ble pe­ro el ca­ble de­be ha­cer el ca­mino más cor­to, pues a ma­yor lon­gi­tud, ma­yor pér­di­da. Em­bar­ca­cio­nes me­no­res uti­li­zan ca­ble fino (RG 58) pe­ro, a me­di­da que au­men­ta el ta­ma­ño de la em­bar­ca­ción, el equi­po se ubi­ca más le­jos de la an­te­na, por lo tan­to, el ca­ble tam­bién se de­be ir en­gro­san­do. Un RG 213, por ejem­plo, tie­ne me­nos pér­di­da en el to­tal de la lon­gi­tud. En el ca­so de un ve­le­ro, el ca­ble sue­le cor­tar­se pa­ra po­der re­ti­rar el más­til si fue­ra ne­ce­sa­rio, y se co­nec­ta un em­pal­me, aun­que no es téc­ni­ca­men­te lo más re­co­men­da­ble. Lo ha­bi­tual es que la unión que­de en cu­bier­ta, por lo que hay que pres­tar­le es­pe­cial aten­ción e ins­pec­cio­nar­la pe­rió­di­ca­men­te, bus­can­do se­ña­les de de­te­rio­ro y, en ese ca­so, re­em­pla­zar­la pa­ra no per­der ga­nan­cia o, lo que es peor, la po­si­bi­li­dad de trans­mi­tir.

A par­tir de 2018 to­da em­bar­ca­ción de­be lle­var a bor­do una ra­dio VHF. Si bien mo­du­lar sue­le ge­ne­rar cier­ta ver­güen­za en al­gu­nas per­so­nas, es fun­da­men­tal com­ba­tir es­te te­mor pa­ra co­mu­ni­car­se con la Pre­fec­tu­ra a fin de ob­te­ner re­por­tes cli­má­ti­cos y ac­ce­sos a puer­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.