Mo­noam­bien­te en pri­mer pi­so.

De fá­cil tras­la­do y ar­ma­do, son una ex­ce­len­te so­lu­ción pa­ra re­co­rrer las ru­tas y acam­par don­de que­ra­mos.

Weekend - - CONTENIDO - Por Mar­ce­lo Fe­rro.

Car­pa pa­ra te­cho de au­tos Cam­pi­nox Ex­plo­rer. De fá­cil tras­la­do y ar­ma­do, son una ex­ce­len­te so­lu­ción pa­ra el mi­ni­tu­ris­mo y pa­ra re­co­rrer ru­tas.

Dor­mir en una car­pa –iglú o ca­na­dien­se– es una sen­sa­ción mag­ní­fi­ca. Pe­ro dor­mir en una car­pa so­bre el te­cho de un vehícu­lo per­mi­te des­cu­brir otra di­men­sión de la vi­da al ai­re li­bre. En am­bos ca­sos se es­cu­chan el si­len­cio y la na­tu­ra­le­za, se vi­ven­cian ex­pe­rien­cias ver­da­de­ra­men­te ple­nas, pe­ro en el se­gun­do cam­bian la pers­pec­ti­va y las in­se­gu­ri­da­des. Es co­mo una ca­sa en el ár­bol so­bre rue­das: no hay preo­cu­pa­ción de que in­gre­sen ani­ma­les ras­tre­ros, tam­po­co agua por el pi­so en ca­so de llu­via. Ni si­quie­ra se ne­ce­si­ta mu­cho más de un mi­nu­to pa­ra te­ner el cam­pa­men­to en mar­cha, por­que con un par de sim­ples mo­vi­mien­tos la tien­da es­tá ar­ma­da.

Si nos re­mon­ta­mos a la his­to­ria, el pri­mer mo­de­lo de car­pas de te­cho apa­re­ció en Eu­ro­pa oc­ci­den­tal en los años trein­ta, cuan­do se lo vio mon­ta­do so­bre una Land Ro­ver 4x4 equi­pa­da pa­ra ex­pe­di­ción. A par­tir de ahí, su uso se fue ex­pan­dien­do en el mer­ca­do, ya que se pu­do ins­ta­lar so­bre ca­si cual­quier vehícu­lo que tu­vie­ra barras de te­cho (de fá­bri­ca o co­lo­ca­das pos­te­rior­men­te co­mo ac­ce­so­rio). Pe­ro fue re­cién en 1958 cuan­do apa­re­cie­ron di­se­ños más mo­der­nos de car­pas, que ve­nían alo­ja­dos en una ca­ja de fi­bra de vi­drio o fi­bra de car­bono mol­dea­da e im­permea­ble, y que se le­van­ta­ban y des­ar­ma­ban mu­cho más rá­pi­do gra­cias a un te­cho ele­va­di­zo ope­ra­do por ma­ni­ve­la o pis­to­nes de gas. En 2003, un fa­bri­can­te fran­cés in­tro­du­jo otro di­se­ño de tien­das sen­ci­llas y li­ge­ras, que se ase­me­ja­ron a los ti­pos mo­der­nos de tien­das de cam­pa­ña, aun­que con sue­lo sus­pen­di­do. Y en Ita­lia es­tas car­pas de te­cho re­sul­ta­ron tan po­pu­la­res que la au­to­mo­triz Fiat reali­zó cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias del mo­de­lo Pan­da con car­pas ins­ta­la­das so­bre los te­chos de esos pe­que­ños vehícu­los.

En la Ar­gen­ti­na, el cam­ping tam­bién tu­vo su mo­men­to de es­plen­dor cuan­do co­rrían los años de las dé­ca­das ‘60 y ‘70. La in­fra­es­truc­tu­ra ho­te­le­ra que ofre­cía el país no era bue­na ni su­fi­cien­te, y mu­chas per­so­nas se vol­ca­ron a des­cu­brir la vi­da en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, lo que se re­fle­ja­ba en la ven­tas de car­pas, ca­sas ro­dan­tes (en­tre ellas, la Bo­yi­ta), trai­lers y ba­ta­nes que se trans­for­ma­ban en car­pas. Mu­chos se­gu­ra­men­te re­cor­da­rán con sa­tis­fac­ción la Pro­vee­du­ría De­por­ti­va, un co­mer­cio cu­yo lo­go con­te­nía a Pro­ve­du­cho, un per­so­na­je de go­rro ama­ri­llo car­ga­do con es­quíes, ra­que­tas, ca­ña de pes­car, car­pa, ha­cha, pa­la y un sin­fín de equi­pos pa­ra dis­fru­tar la vi­da al ai­re li­bre.

Du­ran­te esos mis­mos años, las car­pas de te­cho tam­bién tu­vie­ron sus días de glo­ria. En la re­vis­ta Pa­ra­bri­sas de enero de 1967 se pro­mo­cio­na­ba una de la mar­ca Car-Tent, cu­yo fa­bri­can­te era Jo­sé Fo­glio, de la lo­ca­li­dad de San Mar­tín, en Bue­nos Ai­res,

quien in­clu­so la ha­bía pa­ten­ta­do ba­jo el nú­me­ro 128.484. Se­gún la publicidad, só­lo pe­sa­ba 39 ki­lo­gra­mos, ve­nía con un col­chón de go­ma plu­ma y era adap­ta­ble a cual­quier au­to­mó­vil del mer­ca­do ar­gen­tino.

Cam­pi­nox

Con el ac­tual au­ge de las tra­ve­sías 4x4, la ex­plo­sión de la ten­den­cia SUV (Sport Uti­lity Vehi­cle) y la ne­ce­si­dad ca­da vez ma­yor de mu­cha gen­te de ex­plo­rar lu­ga­res pa­ra­di­sía­cos pa­ra ale­jar­se del rui­do, las car­pas de te­cho vol­vie­ron a apa­re­cer en el mer­ca­do y se trans­for­ma­ron en un ob­je­to as­pi­ra­cio­nal, en un must de los ex­plo­ra­do­res fue­ra de ru­ta. Y va­rios fa­bri­can­tes na­cio­na­les to­ma­ron no­ta del asun­to, en­tre ellos Cam­pi­nox que, fiel a su es­ló­gan –“don­de vi­ve la na­tu­ra­le­za”– y su con­sig­na de desa­rro­llar nue­vos pro­duc­tos pa­ra ha­cer ca­da vez más pla­cen­te­ras las sa­li­das al ai­re li­bre, ob­ser­vó que las car­pas pa­ra te­cho se usa­ban con no­ta­ble éxi­to en otros paí­ses del mun­do. De he­cho, es­tán muy im­pues­tas en Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos, Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da.

“Nos pa­re­ció un op­ción más que in­tere­san­te –re­la­ta Da­niel Mar­tí­nez, di­rec­tor de Cam­pi­nox en la Ar­gen­ti­na– por­que, por un la­do, son mu­cho más có­mo­das que una car­pa con­ven­cio­nal y, por el otro, no hay que bus­car un te­rreno pa­re­jo pa­ra su instalación, y tam­po­co com­pli­ca si el lu­gar es­tá em­ba­rra­do; te­ma im­por­tan­te, es­te úl­ti­mo, al mo­men­to del desar­me. Só­lo re­quie­ren te­ner un vehícu­lo con barras so­bre el te­cho.

“Si com­pa­ra­mos las ven­ta­jas de la Ex­plo­rer con­tra un trái­ler car­pa o una ca­sa ro­dan­te, en reali­dad lo que es­ta­mos evi­tan­do es lle­var un ele­men­to de ti­ro, con la con­si­guien­te di­fi­cul­tad en el des- pla­za­mien­to (la car­pa de te­cho ni si­quie­ra ge­ne­ra tur­bu­len­cia), el so­bre­pa­so, el trán­si­to por ca­mi­nos de mon­ta­ña (prin­ci­pal­men­te si son si­nuo­sos y ca­re­cen de as­fal­to), el au­men­to del con­su­mo de com­bus­ti­ble y el pa­go do­ble de los pea­jes. Ade­más de su cos­to in­fe­rior y de la co­mo­di­dad pa­ra guar­dar­la fi­na­li­za­do el via­je, ya que no ha­ce fal­ta un gran es­pa­cio ex­tra, por­que en­tran pa­ra­das con­tra la pa­red del ga­ra­ge. Des­mon­tar­las del vehícu­lo –al igual que mon­tar­las so­bre las barras– to­ma ape­nas 20 mi­nu­tos, y de­jar­las lis­tas pa­ra su­bir­se y dor­mir, ape­nas un par de mi­nu­tos más”, fi­na­li­za Mar­tí­nez.

Si bien fa­bri­car­las en la Ar­gen­ti­na no fue po­si­ble por cos­tos y fal­ta de ma­te­ria pri­ma de la ca­li­dad ne­ce­sa­ria, Cam­pi­nox no ta­chó el pro­yec­to de su lis­ta, sino que re­co­rrió va­rias fá­bri­cas de Orien­te has­ta que ha­lló una que cons­truía con al­tí­si­mos es­tán­da­res de ca­li­dad y ex­por­ta­ba a Eu­ro­pa y los Es­ta­dos Uni­dos. A par­tir de allí co­men­zó la se­gun­da eta­pa, la de ne­go­cia­cio­nes pa­ra adap­tar aquel mo­de­lo al cli­ma e idio­sin­cra­sia ar­gen­ti­nos. En­tre esos de­ta­lles fi­gu­ran una ma­yor ro­bus­tez es­truc­tu­ral pa­ra so­por­tar los fuer­tes vien­tos im­pe­ran­tes en al­gu­nas de nues­tras re­gio­nes (co­mo la Pa­ta­go­nia) y el agre­ga­do de ven­ta­nas con am­plios mos­qui­te­ros tan­to en el fren­te co­mo fon­do y la­te­ra­les.

Una vez apro­ba­das to­das las mo­di­fi­ca­cio­nes, en­car­ga­ron la pri­me­ra par­ti­da de Ex­plo­rer, un mo­de­lo que ha­ce muy po­co lle­gó a nues­tro país y que es ideal pa­ra to­do ti­po de sa­li­das al ai­re li­bre: pes­ca, via­jes lar­gos con es­ca­las en la ru­ta (per­mi­te pa­rar en es­ta­cio­nes de ser­vi­cio, por ejem­plo), cam­ping (en so­ña­dos lu­ga­res in­hós­pi­tos), tu­ris­mo aven­tu­ra y avis­ta­je de aves, en­tre otras al­ter­na­ti­vas.

Ele­gi­do el si­tio, lo úni­co que se de­be­rá ha­cer es sa­car la fun­da de pro­tec­ción, des­en­gan­char la tra­ba co­rres­pon­dien­te y en po­cos se­gun­dos la car­pa se des­ple­ga­rá so­la. Bas­ta­rá agre­gar la es­ca­le­ra (in­clui­da), su­bir al ha­bi­tácu­lo y des­cu­brir que otra vi­da es po­si­ble. Agra­de­ci­mien­to: al pro­gra­ma El Es­ca­pe del Ca­bu­ré (Raúl Bar­co y Eduar­do Bucci).

Con el equi­po vie­ne in­clui­da una es­ca­le­ra te­les­có­pi­ca de alu­mi­nio que fa­ci­li­ta el ac­ce­so a la car­pa en al­tu­ra.

Izq.: la vis­ta pos­te­rior de la car­pa pre­sen­ta dos ven­ta­nas con mos­qui­te­ro y cie­rres im­permea­bles, bol­si­llos por­ta­bo­je­tos y gan­cho pa­ra col­gar lo que se desee. Arri­ba: car­pa ple­ga­da. Aba­jo: es­qui­ne­ros de ny­lon. De­re­cha: bol­si­llos ex­ter­nos por­ta­za­pa­tos.

Arri­ba izq.: de­ta­lle de las cos­tu­ras ter­mo­se­lla­das de la car­pa. Cen­tro: mo­vi­mien­tos de du­roa­lu­mi­nio y ny­lon ul­tra­rre­sis­ten­tes. De­re­cha: tú­nel de vien­to pa­ra eli­mi­nar la con­den­sa­ción que se ge­ne­ra en el in­te­rior.

Da­río Pai­ro­ne, de Cam­pi­nox, ex­pli­ca an­te la cá­ma­ra de Wee­kend las bon­da­des de es­te pro­duc­to. Es­tos vi­deos se pue­den ver di­rec­ta­men­te des­de los có­di­gos QR que apa­re­cen en las pá­gi­nas an­te­rio­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.