YO­GA PA­RA LI­BE­RAR LAS TEN­SIO­NES DEL CUE­LLO

El cue­llo y los hom­bros son vul­ne­ra­bles a la acu­mu­la­ción de ten­sión. es­ta sim­ple se­cuen­cia te ayu­da­rá a eli­mi­nar contractur­as y es­trés, brin­dan­do ali­vio a la zo­na afec­ta­da.

Yoga - - En Casa -

• Pos­tu­ra 1:

Pa­ra­dos con los pies pa­ra­le­los se­pa­ra­dos al an­cho de la ca­de­ra, rea­li­za­mos unas res­pi­ra­cio­nes na­sa­les, sin con­tro­lar, ob­ser­van­do es­te ac­to rít­mi­co de ex­pan­sión y con­trac­ción. En la pró­xi­ma ex­ha­la­ción de­ja­mos que la ca­be­za des­cien­da y lle­ve el tron­co a que se fle­xio­ne ha­cia ade­lan­te des­de la ca­de­ra, ro­di­llas es­ti­ra­das, re­la­jan­do la ca­be­za ha­cia el sue­lo, la mi­ra­da ha­cia el om­bli­go, los bra­zos a los cos­ta­dos del cuer­po. Rea­li­za­mos unas in­ha­la­cio­nes y ex­ha­la­cio­nes en esa pos­tu­ra.

• Pos­tu­ra 2:

Des­de la pos­tu­ra an­te­rior apo­ya­mos las ma­nos en el pi­so y ca­mi­na­mos ha­cia ade­lan­te fle­xio­nan­do las ro­di­llas has­ta apo­yar­las en el sue­lo (pos­tu­ra del ga­to con­ten­to -ga­to enoja­do). Re­pe­ti­mos 5 ve­ces.

• Pos­tu­ra 3:

(ver fo­to) Nos acos­ta­mos bo­ca arri­ba, sin­tien­do có­mo la res­pi­ra­ción y los pun­tos de apo­yo de la es­pal­da se ha­cen con­cien­tes, jun­ta­mos las pier­nas que es­tán es­ti­ra­das, des­li­za­mos las ma­nos de­ba­jo de los mus­los, con las palmas ha­cia aba­jo y los de­dos ha­cia las ro­di­llas. In­ha­lan­do ele­va­mos el tron­co y co­lo­ca­mos los an­te­bra­zos y co­dos por de­trás de la es­pal­da pa­ra que nos sos­ten­gan en la pos­tu­ra, pre­sio­nan­do los co­dos con­tra el sue­lo, in­ha­la­mos ele­va­mos el pe­cho, ex­ten­dien­do el cue­llo ha­cia atrás de­po­si­tan­do la ta­pa de la ca­be­za ( par­te su­pe­rior) so­bre el sue­lo, la ex­ten­sión del cue­llo es has­ta don­de lle­ga­mos hoy (no vio­len­ta­mos el cuer­po).

No con­te­ne­mos la en­tra­da y sa­li­da de ai­re, des­de el ab­do­men has­ta las cla­ví­cu­las el ai­re flu­ye en la pos­tu­ra por nues­tro cuer­po, man­te­ne­mos las pier­nas jun­tas, el pe­so del cuer­po des­can­sa so­bre co­dos –an­te­bra­zos y ma­nos, ob­ser­va­mos de no ge­ne­rar ten­sión en las pier­nas y pies.

Des­ar­ma­do de la pos­tu­ra del pez:

le­van­ta­mos li­ge­ra­men­te la ca­be­za, ex­ha­lan­do des­cien­de len­ta­men­te la es­pal­da, lle­va­mos las ma­nos en­tre­la­za­das por de­trás de la ca­be­za, con los an­te­bra­zos con­tra las ore­jas, al ex­ha­lar le­van­ta­mos la bar­bi­lla ha­cia el pe­cho, es­ti­ran­do la zo­na cer­vi­cal, rea­li­za­mos una res­pi­ra­ción en la pos­tu­ra y en la pró­xi­ma in­ha­la­ción de­ja­mos que des­cien­da la ca­be­za, nos que­da­mos bo­ca arri­ba con las ar­ti­cu­la­cio­nes es­ti­ra­das.

Be­ne­fi­cios de es­ta se­rie

Aper­tu­ra de pe­cho, lo que ge­ne­ra ali­vio fí­si­co en los pul­mo­nes; me­jo­ra en la cir­cu­la­ción san­guí­nea de las par­tes su­pe­rio­res del cuer­po; estira y relaja to­da la co­lum­na ver­te­bral; pro­du­ce un efec­to tran­qui­li­zan­te so­bre el sis­te­ma ner­vio­so.

Con­train­di­ca­da es­ta se­rie: úl­ce­ra pép­ti­ca, her­nia y do­len­cias im­por­tan­tes de la co­lum­na ver­te­bral.

Su­ge­ri­mos: Una ac­ti­tud de aper­tu­ra ha­cia la vi­da.

Pos­tu­ra del pez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.