YO­GA PA­RA DESA­RRO­LLAR LA CAL­MA IN­TE­RIOR

En es­tos tiem­pos ver­ti­gi­no­sos y es­tre­san­tes es fun­da­men­tal te­ner un mo­men­to pa­ra re­com­po­ner­se y car­gar ener­gía. Es­tas asa­nas pue­den ayu­dar­nos a esa re­cu­pe­ra­ción.

Yoga - - En Casa -

• Pos­tu­ra de me­di­ta­ción:

Nos sen­ta­mos en la pos­tu­ra fá­cil de me­di­ta­ción suk­ha­sa­na, fle­xio­na­mos la ro­di­lla iz­quier­da lle­van­do el pie ha­cia el mus­lo de­re­cho y ha­ce­mos lo mis­mo con la pier­na de­re­cha, de ser ne­ce­sa­rio co­lo­ca­mos un al­moha­dón de­ba­jo de los glú­teos pa­ra que la lí­nea de la ca­de­ra es­té por arri­ba de la lí­nea de las ro­di­llas, la es­pal­da lo más de­re­cha que po­da­mos es­tar (de ser ne­ce­sa­rio nos apo­ya­mos so­bre la pa­red), de­ja­mos que los bra­zos re­po­sen so­bre las ro­di­llas, las palmas de las ma­nos ha­cia arri­ba, en un ges­to de dar y de re­ci­bir, de co­no­cer, uti­li­za­mos un mu­dra con los de­dos pul­ga­res e ín­di­ce.

Du­ran­te to­da la prác­ti­ca de Yo­ga res­pi­ra­mos por la na­riz. Sin­cro­ni­za­mos la res­pi­ra­ción con el mo­vi­mien­to. Ce­rra­mos sua­ve­men­te los ojos, de­jan­do que in­gre­se un haz de luz. Nos con­cen­tra­mos en la res­pi­ra­ción, en es­te ac­to rít­mi­co de in­ha­lar y ex­ha­lar co­lo­can­do la mano de­re­cha so­bre el om­bli­go. Sin con­tro­lar la res­pi­ra­ción, ob­ser­va­mos có­mo in­gre­sa el ai­re fres­co y egre­sa el ai­re ti­bio, có­mo se ex­pan­de y se con­trae la ca­ja to­rá­ci­ca, sin­tien­do en la in­ha­la­ción có­mo se ex­pan­de el ab­do­men y có­mo en la ex­ha­la­ción se con­trae sua­ve­men­te. Sen­ti­mos el so­ni­do que rea­li­za el ai­re cuan­do ro­za lo cos­ta­dos de la na­riz. De­ja­mos pa­sar de ma­ne­ra amo­ro­sa las fluc­tua­cio­nes de la men­te: pen­sa­mien­tos que nos ge­ne­ran emo­cio­nes, imá­ge­nes, mo­men­tos ya vi­vi­dos y nos trae­mos al mo­men­to pre­sen­te, al aquí y aho­ra, a tra­vés de la res­pi­ra­ción.

• Re­la­ja­ción.

Nos acos­ta­mos bo­ca arri­ba co­lo­can­do las pier­nas so­bre una si­lla, de­ja­mos la mano iz­quier­da so­bre el ab­do­men, per­ci­bi­mos la res­pi­ra­ción y el apo­yo de la es­pal­da, de­ja­mos que el cuer­po se re­la­je en ca­da ex­ha­la­ción en­tre­gan­do to­do su pe­so a la tie­rra.

Be­ne­fi­cios de es­ta prác­ti­ca

Me­jo­ra la oxi­ge­na­ción de la san­gre, am­plía la ca­pa­ci­dad pul­mo­nar, be­ne­fi­cia la irri­ga­ción san­guí­nea, pro­pi­cia la in­tros­pec­ción y el au­to­co­no­ci­mien­to.

• Es­ta prác­ti­ca con­sis­te en per­ma­ne­cer sen­ta­do y ob­ser­var las co­sas tal y co­mo ocu­rren, así es co­mo se em­pie­za a ex­pe­ri­men­tar la paz. Sin reac­cio­nar a los es­tí­mu­los ex­ter­nos con irri­ta­ción, ni a los pen­sa­mien­tos; en vez de in­ten­tar con­tro­lar­lo to­do o res­pon­der a to­do, ob­ser­var las co­sas y de­jar­las pa­sar sin aver­sión ni ape­go. En­con­trar el es­pa­cio, la tran­qui­li­dad; nues­tro sin­gu­lar ca­mino ha­cia la paz in­te­rior es el re­ga­lo del YO­GA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.