YO­GA PA­RA DES­CO­NEC­TAR­SE… Y CO­NEC­TAR­SE CON UNO MIS­MO.

Es­tos sen­ci­llos ejer­ci­cios ayu­dan a re­cu­pe­rar la cal­ma in­te­rior me­dian­te la res­pi­ra­ción.

Yoga - - En Casa -

El yo­ga es la unión del cuer­po y la men­te. Cuan­do se rea­li­za co­rrec­ta­men­te una pos­tu­ra-asa­na, des­apa­re­cen las dua­li­da­des cuer­po/men­te y men­te/es­pí­ri­tu. El cuer­po se con­vier­te en vehícu­lo es­pi­ri­tual. El yo­ga se tra­ta de la vo­lun­tad. La prác­ti­ca de yo­ga es­tá he­cha a la me­di­da de la per­so­na, so­lo se ne­ce­si­ta vo­lun­tad, pa­cien­cia y cons­tan­cia.

• Pos­tu­ra 1:

Pa­ra­dos, pies pa­ra­le­los se­pa­ra­dos al an­cho de la ca­de­ra, sin con­tro­lar ob­ser­va­mos el ac­to rít­mi­co de ex­pan­sión y con­trac­ción que es la res­pi­ra­ción. En la ex­ha­la­ción sol­ta­mos la ca­be­za ha­cia aba­jo y en la in­ha­la­ción lle­va­mos la man­dí­bu­la ha­cia arri­ba lo re­pe­ti­mos 5 ve­ces, vol­ve­mos al cen­tro y al ex­ha­lar mi­ra­mos por arri­ba del hom­bro de­re­cho in­ha­lan­do vol­ve­mos al cen­tro, al ex­ha­lar mi­ra­mos por arri­ba del hom­bro iz­quier­do, lo re­pe­ti­mos 5 ve­ces y lo rea­li­za­mos lle­van­do la ca­be­za de cos­ta­do, la ore­ja se acer­ca al hom­bro, 5 ve­ces de ca­da la­do.

• Pos­tu­ra 2:

Pa­ra­dos con los pies se­pa­ra­dos el do­ble an­cho de la ca­de­ra, ex­ha­lan­do de­ja­mos que la ca­be­za des­cien­da, el tron­co se fle­xio­ne ha­cia ade­lan­te des­de la ca­de­ra, re­la­jan­do la ca­be­za, la mi­ra­da ha­cia el om­bli­go, las ma­nos des­li­zan por las pier­nas (pra­sa­ri­ta pa­dott­ta­na­sa­na) y lue­go las ma­nos apo­ya­das so­bre la tie­rra, en el cen­tro en­tre la dis­tan­cia que hay en­tre los pies. Res­pi­ra­mos man­te­nién­do­nos en la pos­tu­ra.

• Pos­tu­ra 3:

Des­de la pos­tu­ra an­te­rior apo­ya­mos las ma­nos en el pi­so y ca­mi­na­mos ha­cia ade­lan­te fle­xio­nan­do las ro­di­llas has­ta apo­yar­las en el sue­lo (pos­tu­ra del ga­to con­ten­to­ga­to enoja­do) in­ha­la­mos ar­quean­do la es­pal­da lle­van­do le­ve­men­te la ca­be­za ha­cia atrás (de ser ne­ce­sa­rio abrir la bo­ca pa­ra no vio­len­tar cer­vi­ca­les) y al ex­ha­lar lle­va­mos la ca­be­za ha­cia aden­tro cur­van­do la es­pal­da. Re­pe­ti­mos 5 ve­ces.

• Re­la­ja­ción fi­nal.

La pa­la­bra Yo­ga sig­ni­fi­ca en sáns­cri­to, el an­ti­guo idio­ma de la In­dia, unión. En su ori­gen se bus­ca­ba es­ta­ble­cer con las pos­tu­ras del yo­ga una unión de las per­so­nas con el dios en el que creían y tam­bién unión con uno mis­mo. En la prác­ti­ca de yo­ga se tra­ta de con­cen­trar­nos, de ob­ser­var en qué mo­men­to los pen­sa­mien­tos nos sa­can del mo­men­to pre­sen­te y de traer­nos amo­ro­sa­men­te al aquí y aho­ra a tra­vés de la res­pi­ra­ción.

Be­ne­fi­cios de es­ta prác­ti­ca:

Fle­xi­bi­li­za la co­lum­na ver­te­bral, ha­ce to­mar con­cien­cia de la res­pi­ra­ción, fa­vo­re­ce el re­torno ve­no­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.