Qué iro­nía: el pe­lu­que­ro de Ma­ra­do­na jue­ga al rugby

Ru­bén Ros­si tie­ne 42 años. En su lo­cal de Hur­ling­ham se en­car­ga del ca­be­llo y la bar­ba del Diez . Y se cal­za los cor­tos pa­ra ju­gar en el club El Re­ti­ro. “Die­go siem­pre tu­vo un tra­to sen­ci­llo con­mi­go”, di­ce.

Clarín - Zonal Moron - - PORTADA - Juan Pa­blo Es­té­vez jes­te­[email protected]­rin.com

Ru­bén Ros­si (42) tie­ne su lo­cal en Hur­ling­ham. Por su amis­tad con Ro­cío Oli­va em­pe­zó a cor­tar­le el pe­lo al Diez. “Die­go me car­ga por­que de fút­bol sé po­co”, afir­ma el me­dio scrum del equi­po de Prein­ter­me­dia del club El Re­ti­ro.

Si se mi­ran los dis­tin­tos looks que ha te­ni­do Die­go Ma­ra­do­na en los úl­ti­mos ocho años, to­dos tie­nen un co­mún de­no­mi­dor: fue­ron rea­li­za­dos por Ru­bén Ros­si (42), un pe­lu­que­ro y es­ti­lis­ta de Hur­ling­ham que em­pe­zó a cui­dar la ca­be­lle­ra del “10” por la amis­tad que lo une a él y a su mu­jer Va­ne­sa con Ro­cío Oli­va.

La pa­re­ja de Ma­ra­do­na es de Be­lla Vis­ta y des­de ha­ce tiem­po es clien­ta de “Pe­lu­que­ría Coif­feur Es­té­ti­ca Va­ne­sa y Ru­bén”, el lo­cal que tie­ne Ros­si jun­to a su mu­jer en Hur­ling­ham.

En un prin­ci­pio, Ru­bén le cor­ta­ba el pe­lo a Ro­cío. Una vez que fue a su ca­sa es­ta­ba Ma­ra­do­na, quien le pre­gun­tó si po­día cor­tar­le a él tam­bién.

“De mo­vi­da, Die­go siem­pre tu­vo un tra­to muy sen­ci­llo con­mi­go: me in­vi­tó a to­mar unos ma­tes, le cor­té el pe­lo y lue­go me ter­mi­né que­dan­do a co­mer”, re­cuer­da Ros­si acer­ca de su pri­mer en­cuen­tro con el Diez.

Los su­ce­si­vos siem­pre fue­ron en su ca­sa, sal­vo una vez cuan­do lo re­ci­bió en su pe­lu­que­ría de Hur­ling­ham: “Yo es­ta­ba tra­ba­jan­do y me lla­mó Ro­cío, di­cién­do­me que Die­go ven­dría por­que se que­ría cor­tar el pe­lo. Le ex­pli­qué que no ha­bía pro­ble­ma, que más tar­de po­día pa­sar por su ca­sa pe­ro igual ter­mi­nó vi­nien­do al lo­cal”, apun­ta el es­ti­lis­ta. Y agre­ga: “Cuan­do lle­gó, se sen­tó al la­do mío y qui­so es­pe­rar su turno. En to­tal es­tu­vo dos ho­ras y me­dia y se que­dó char­lan­do con la gen­te de ma­ne­ra muy na­tu­ral”.

Se­gún de­ta­lla Ros­si, Ma­ra­do­na no le pi­de na­da en par­ti­cu­lar y lo de­ja im­pro­vi­sar di­rec­ta­men­te so­bre su ca­be­lle­ra: “Die­go no me pi­de que le ha­ga nin­gún cor­te en es­pe­cial y acep­ta mis su­ge­ren­cias. Es una per­so­na muy tran­qui­la con res­pec­to a es­to, ha­ce po­co tam­bién em­pe­cé a tra­ba­jar so­bre su bar­ba”.

A pe­sar de que Ros­si le cor­ta el pe­lo

al ex fut­bo­lis­ta más co­no­ci­do del mun­do, no es un fa­ná­ti­co del de­por­te: “A mí me gus­ta mu­cho más el

rugby, jue­go en la Prein­ter­me­dia de El Re­ti­ro y no me pier­do nin­gún par­ti­do del Mun­dial de Ja­pón. De fút­bol sé po­co”, re­co­no­ce el es­ti­lis­ta.

Esa si­tua­ción es uti­li­za­da por Ma­ra­do­na pa­ra car­gar­lo: “Die­go me ha­ce bro­mas di­cién­do­me que hay mu­chos pe­lu­que­ros ma­ra­do­nia­nos por ahí que se mo­ri­rían por cor­ta­le el pe­lo, pe­ro siem­pre ter­mi­na que­dán­do­se con­mi­go”, ase­gu­ra Ru­bén en tono jo­co­so.

El he­cho de cor­tar­le el pe­lo a Ma­ra­dao­na pro­vo­có un sal­to en la ca­rre­ra de Ros­si, quien em­pe­zó a re­ci­bir ofer­tas de tra­ba­jo: “Creo que a ni­vel pro­fe­sio­nal lo me­jor que me pa­só, y lo más im­por­tan­te, fue cor­tar­le el pe­lo a Die­go: el sal­to que te ha­ce aten­der a una per­so­na así no te lo da na­die. Es un em­pu­jón gran­dí­si­mo: te­nés más la­bu­ro, te ha­cés más co­no­ci­do. Uno por ahí as­pi­ra a te­ner cier­tos con­tac­tos, a es­tar más en la te­le y yo eso lo lo­gré es­tan­do con Die­go”, ex­pli­ca el es­ti­lis­ta que tra­ba­jó pa­ra pro­duc­cio­nes de la re­vis­ta Gen­te y el Fas­hion Week de Bue­nos Ai­res, en­tre otros even­tos.

“Me ha to­ca­do pei­nar a Ni­co­le Neu­mann, In­grid Grud­ke, Lau­ri­ta Fer­nán­dez y a la Ni­ña Loly, en­tre otras ce­le­bri­da­des”, apun­ta el es­tils­ta.

Fue­ra de lo que es el mun­do de las ti­je­ras, los se­ca­do­res y las tin­tu­ras a

“Cuan­do lle­gó, Die­go es­pe­ró su turno. Es­tu­vo dos ho­ras y me­dia y se que­dó char­lan­do con la gen­te.”

Ru­bén -que es egre­sa­do de la se­cun­da­ria del co­le­gio Car­de­nal Ste­pi­nac- le gus­ta mu­cho es­tar en su ciu­dad, Hur­ling­ham: pa­sear en bi­ci­cle­ta por el ba­rrio e ir a en­tre­nar al club El Re­ti­ro. “Me en­can­ta es­tar con mis com­pa­ñe­ros y es una for­ma de des­can­sar la ca­be­za”, acla­ra. Al­gu­nas ve­ces tam­bién ayu­da a su pa­pá, que se lla­ma Ru­bén co­mo él, a do­mar ca­ba­llos de ra­za por la zo­na Oes­te.

“Mi vie­jo tra­ba­ja en un cam­po en­fren­te del Ca­mino del Buen Ay­re y ahí es don­de se rea­li­za la do­ma bá­si­ca de los ca­ba­llos gau­chos. Yo he com­pe­ti­do en los con­cur­sos na­cio­na­les de Ca­ba­llos de Tra­ba­jo, en los que se ha­ce una pre­sen­ta­ción de 12 prue­bas: del ter­cer pues­to pa­ra aba­jo ten­go to­dos los pre­mios, pe­ro es im­po­si­ble ga­nar, hay un gran ni­vel”, ex­pli­ca.

En cuan­to a su re­la­ción con Ma­ra­do­na, el en­tre­na­dor de Gim­na­sia lo in­vi­tó a ver su de­but an­te Ra­cing en La Pla­ta, pe­ro no pu­do con­cu­rrir: “Te­nía un com­pro­mi­so con las di­vi­sio­nes in­fe­rio­res de El Re­ti­ro ese día, pe­ro es­toy es­pe­ran­do la oca­sión par ir a ver­lo, se­gu­ra­men­te en breve se va a dar”, avi­sa Ru­bén.

Mien­tras tan­to, se de­di­ca a cui­dar la ca­be­lle­ra de un mi­to vi­vien­te co­mo Ma­ra­do­na y a me­ter bue­nos tac­kles en el club que tan­to ama: El Re­ti­ro.w

Fren­te al espejo. Ru­bén atien­de a Die­go. “La vez que vino al lo­cal fue un clien­te más. Es­pe­ró su turno y char­ló con to­dos”, re­cuer­da.

Con el 10. Ru­bén po­sa con Die­go Ma­ra­do­na, que lo in­vi­tó a ver al­gún par­ti­do de Gim­na­sia, club que di­ri­ge.

Con la fren­te en al­to. Ros­si, ju­gan­do de me­dio scrum en El Re­ti­ro.

Cor­te a do­mi­ci­lio. Ru­bén, en una de las tan­tas ve­ces que le cor­tó el pe­lo a Die­go en la ca­sa del Diez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.