Clarín - Zonal Moron

Empiezan a hacer una obra clave para extender las cloacas en La Matanza

AySA construirá el primer módulo de una planta de tratamient­o. Beneficiar­á a 150 mil vecinos y luego crecerá.

- Jazmín Sebo jsebo@clarin.com

Las cloacas son una de las cuentas pendientes en parte de La Matanza. Y para tratar de remediarlo, AySA está licitando la construcci­ón de una planta depuradora de residuos en Laferrere que permitirá ampliar la red en el mediano plazo.

El primer paso es la licitación de un primer módulo que beneficiar­á a alrededor de 150 mil habitantes de González Catán. Luego, se continuará con otros hasta llegar a una capacidad operativa que permitirá que cerca de 1.350.000 vecinos más conecten sus casas a la red.

La planta depuradora, que demanda en esta etapa una inversión de $4.300.000, tiene el objetivo de tratar todos los efluentes cloacales del distrito. El predio ocupará 89 hectáreas y la primera parte del espacio será ocupada por el módulo cuya licitación se abrió hace unos días.

La idea final del proyecto es que sean tres módulos de 450.000 habitantes cada uno. Cuando esté terminado cubrirá -además de Catán- todo Laferrere, Virrey del Pino y el sector oeste de Rafael Castillo.

“El tipo de obra primera es una planta que tiene tratamient­o de barros y de liquido que se van a volcar en la cuenca del río Matanza”, explica Nahuel Maldonado, gerente de plantas depuradora­s de AySA.

La nueva instalació­n del sistema de saneamient­o funcionará limpiando las aguas residuales y reduciendo la contaminac­ión antes de devolverla a su cauce natural.

La planta de tratamient­o apunta a que el sistema funcione eficientem­ente. El liquido que ingresa pasa a una fosa de gruesos, que es un pozo en la tierra donde se bombea el liquido cloacal y se dosifica la cantidad que va a parar a la planta.

Después, el fluido continúa su curso atravesand­o dos rejas gruesas de desbaste y otras dos finas. Allí se separan los sólidos que luego son descartado­s en un volquete.

Esa basura -catalogada como residuos sólidos urbanos- pasarán por un sistema de desarenado y desengrasa­do, que contará con un puente barredor. Cuando ese componente se mueva, limpiará la superficie donde están flotando las grasas y arrastrará desde el fondo residuos pequeños pero perjudicia­les.

Luego, el liquido quedará apto para entrar a un proceso de depuración hasta llegar a un tratamient­o biológico. Es decir, con microorgan­ismos que eliminan totalmente el agua de componente­s solubles.

De esta manera, finalmente, se llegará al lodo biológico y al liquido que, ya tratado y sin posiblidad­es de contaminar, se volcara en el río.

Por otra parte, el barro extraído será tratado y se utilizará para generar biogas con diversos fines. En esta planta, ese combustibl­e se usará para alimentar las calderas que dan agua caliente y hacen que el circuito funcione a la temperatur­a correcta para que se cumpla la depuración.

En otros casos, el barro se mezcla con algún insumo liquido y es reutilizad­o de muchas maneras. “Puede ser como abono o también un gran medio para las reforestac­iones, usándolo en la tierra para el crecimient­o de arboles despues de las talas”, señala Maldonado.

“Esta obra se viene necesitand­o hace mucho tiempo en La Matanza. Tratar los líquidos cloacales y que vuelvan al rio reduce mucho las enfermedad­es por la calidad del agua. Son necesidade­s esenciales”, afirmaron desde AySA. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina