Clarín - Zonal Moron

Johanna Mena Tiene parálisis y decían que no podría hablar: entró a la UNLaM con honores

Fue su diagnósitc­o cuando era bebé. Tras terminar la secundaria con el mejor promedio, estudia Nutrición.

- Matías Morales Mmorales@clarin.com

Johanna Belén Mena tiene 20 años, es de La Matanza y entró a la UNLaM con el mejor promedio de su clase. Un muy buen rendimient­o, que se hace extraordin­ario si se tiene en cuenta que cuando tenía seis meses de vida le diagnostic­aron parálisis cerebral, a partir de un cuadro respirator­io, y los médicos le dijeron a sus padres, con crudeza: "Su hija va a ser un vegetal". Con los años, Johanna demostró que estaban equivocado­s.

La joven es fanática de Abel Pintos, se apasiona con la lectura y con el estudio desde muy chica. Pero eso no le evitó dificultad­es en la escuela. Durante su paso por la primaria y la secundaria, soportó bullying de sus compañeros y hasta de sus padres. "Simplement­e por tener una capacidad motora distinta al resto", sintetiza sentada en la silla de ruedas que la acompaña desde muy pequeña.

“Mis compañeros me decían nerda, murmuraban a mis espaldas, me dejaban sola y hacían chistes sobre mi discapacid­ad. Una mamá le decía a su hijo que no se juntara conmigo y hacía lo posible por separarme del grupo, era “' discafóbic­a'”. También mis compañeros se reían de mí cuando les decía que quería estudiar nutrición”, rememora Johana sobre una de las tantas dificultad­es que tuvo que enfrentar en su todavía corta vida.

Johanna iba a la Escuela Media N°6 “José Luis Bogado” de Ramos Mejía, donde en paralelo a las burlas, hizo la carrera de una alumna ejemplar según sus profesores. Pero más allá de su excelente rendimient­o académico, cuenta que muchas veces llegó a dudar en ir a clase, debido a los malos tratos que sufría por parte de sus pares.

La joven recuerda ese periodo de su vida como algo muy doloroso pero también, como un aprendizaj­e que la ayudó a crecer y a ser más fuerte. Y ahora está cumpliendo aquel sueño en la Licenciatu­ra en Nutrición de la Universida­d de la Matanza.

“El día de mañana quiero tatuarme la palabra 'Resilienci­a", dice en referencia a un concepto que alude a la capacidad de sobreponer­se a situacione­s traumática­s y concretar igualmente los proyectos.

"Cuando cuento sobre el bullying que me hacían mis compañeros, me dicen “ya les va a volver” y yo les digo que no, que ojalá que nadie les haga lo que me hicieron a mi. Aunque a la vez, sufrirlo me demostró que podía superar muchas cosas y seguir. Así es la vida, y no sólo para el que tiene una discapacid­ad”, sostiene Johanna, quien no sólo sabe muy bien de lo que habla, sino que luego de tratarse en la niñez con una fonoaudiól­oga, logra hacerse entender perfectame­nte.

A la flamante estudiante universita­ria le diagnostic­aron un cuadro respirator­io de bronquioli­tis cuando tenía seis meses de vida y en ese momento detectaron que en su desarrollo evolutivo no se comportaba como cualquier bebé, ya que su cabeza se inclinaba hacia el costado y no respondía a determinad­os estímulos. no podía correr igual que todos.

dije que iba a poder.

“Cuando cuento sobre el bullying q ue me hacían en la escuela, me dicen: ‘ya les va a volver’. Y yo contesto que no, que ojalá nadie les haga lo que ellos me hicieron a mí”.

 ??  ?? Resilienci­a. Es la palabra que Johanna quiere tatuarse, como un estandarte de su historia de superación
Resilienci­a. Es la palabra que Johanna quiere tatuarse, como un estandarte de su historia de superación
 ??  ?? Futuro. La joven de Ramos Mejía inició su vida universita­ria este 2021.
Futuro. La joven de Ramos Mejía inició su vida universita­ria este 2021.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina