Clarín - Zonal Moron

Recibió un tiro en la pierna y lleva dos meses esperando que la operen

Michelle Lencinas consiguió una prótesis gracias a la ayuda de la gente, pero la cirugía continúa sin fecha.

- Jazmín Sebo jsebo@clarin.com

Una historia de incertidum­bre y solidarida­d infinita vivieron una joven y su familia, en Moreno. Lo que le ocurrió a Michelle Lencinas parece irreal: quedó en el medio de una persecució­n policial y recibió un balazo en la pierna. Su familia y amigos tuvieron que iniciar campañas para recaudar $95.000, lo que les permitió comprarle una prótesis.

La vida de la vecina de 26 años tuvo un antes y un después desde el pasado 9 de marzo, cuando recibió un tiro a la altura de la rodilla mientras cargaba la tarjeta SUBE en un kiosco ubicado entre las calles Ecuador y Lisandro De La Torre.

La joven comenzó a escuchar gritos y, mientras la gente corría, llegó a ver cómo un policia sostenía un arma de fuego en una de sus manos. Estaba persiguien­do a dos delincuent­es que intentaron robar un auto. Michelle quiso esconderse pero no tuvo tiempo y el disparo que efectuó el efectivo impactó en su cuerpo.

“Estaba a metros de mi casa. Pensé en correr, pero el miedo me paralizó”, cuenta la profesora de inglés, que hace dos meses habia comenzado a dar clases en un instituto privado de la zona.

Lencinas le pidió a una señora que fuera a buscar a su familia, pero no hacía falta. Los gritos y los disparos habían alertado a sus hermanas y su papa, que llegaron corriendo a asistirla. También se acercó el policia, que -recuerda- le preguntaba desesperad­amente si podía pararse.

“Intentó levantarme, pero le pedí que por favor no me tocara. Estaba con dolor y confusión. No podía comprender lo que me acababa de hacer”, cuenta la joven desde la cama del Hospital Mariano y Luciano de la Vega, donde casi dos meses después aún permanece internada.

Los médicos le dijeron que se iba a recuperar, pero como la bala fracturó varios huesos, la unica solución es una intervenci­ón quirúrgica. Su rócano y, especialme­nte, a su familia, quienes además de movilizars­e por la joven pasaron más momentos de preocupaci­ón ya que la madre de Michelle sufrió un preinfarto a raíz de la situación de su hija.

Pese a que la prótesis ya está comprada, todavía no hay una fecha estipulada para la operación ya que faltan estudios complement­arios. Lo que si se sabe es que la espera un largo proceso de recuperaci­ón con kinesiólog­os y fisiatras.

Al margen de la circunstan­cua, la joven se mantiene positiva y afirma que tiene un sueño por cumplir. Antes de ser baleada, tomaba clases de danés ya que uno de sus proyectos es conocer Dinamarca. Y tiene expectativ­a de trabajar en ese pais nórdico.

“Estudio proyectand­o poder viajar y me da fuerzas pensar en eso”, afirma Michelle. Y concluye revelando qué siente cuando vislumbra el ansiado regreso a su hogar: "Extraño mi casa. Pero cuando lo pienso, cerca de mi casa me balearon y eso también me genera sentimient­os feos”. ■.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina