La dueña de los dos pit­bulls que ata­ca­ron a un la­drón no quie­re sa­lir de su ca­sa

La ha­bían impu­tado por le­sio­nes gra­ves, pe­ro no irá a jui­cio. Al hom­bre le tu­vie­ron que ampu­tar la pier­na.

Clarín - Zonal San Fernando - - PORTADA - Fe­de­ri­ca Fon­ta­na ffon­ta­[email protected]­rin.com

A Gra­cie­la, de 70 años, la ha­bían impu­tado por le­sio­nes gra­ves, pe­ro fi­nal­men­te no irá a jui­cio. Y tras una mo­vi­da ve­ci­nal, que in­clu­yó pe­ti­to­rio, los pe­rros no se­rán sa­cri­fi­ca­dos. Al la­drón que in­gre­só a la vi­vien­da le tu­vie­ron que ampu­tar una pier­na.

Gra­cie­la, la dueña de los dos pit­bulls que ata­ca­ron a un hom­bre mien­tras in­ten­ta­ba ro­bar den­tro de su ca­sa de Los Polvorines, “si­gue en shock”. El la­drón ter­mi­nó con una pier­na ampu­tada y múl­ti­ples le­sio­nes; y la pro­pie­ta­ria, per­tur­ba­da. Es que la mu­jer de 70 años ha­bía si­do impu­tada por le­sio­nes gra­ves, pe­ro fi­nal­men­te no irá a jui­cio; tam­po­co sa­cri­fi­ca­rán a sus pe­rros “Ya­na” y “Ro­ko”.

“La señora es­tá mal, no quie­re ha­blar con na­die”, cuen­tan ve­ci­nos. “Cuan­do es­cu­chó que los pe­rros la­dra­ban tan­to, no qui­so sa­lir y nos lla­mó”, agre­gan. Y con­clu­yen: “Es­ta­ba tan asus­ta­da que cuan­do vino la Po­li­cía tam­po­co se ani­ma­ba a sa­lir”.

Jo­nat­han Gi­mé­nez, quien ya te­nía an­te­ce­den­tes po­li­cia­les, en­tró a la ca­sa de Se­ni­llo­sa 4468. Tras su­frir el ata­que de los pit­bulls, fue tras­la­da­do al Hos­pi­tal de Trau­ma. “Al pa­cien­te se le am­pu­tó la pier­na pe­ro si­guió in­ter­na­do por el mal es­ta­do ge­ne­ral que pre­sen­ta. No es so­la­men­te una le­sión mus­cu­lar y ósea, sino que cuan­do el pe­rro muer­de una y otra vez le­sio­na va­sos san­guí­neos y la per­so­na pier­de mu­cha san­gre”, ex­pli­ca un trau­ma­tó­lo­go del hos­pi­tal.

“El la­drón pa­lan­queó un au­to y se me­tió en otro”, cuen­ta Ra­fael, que tie­ne un ta­ller me­cá­ni­co y guar­da sus au­tos en el lu­gar del he­cho. Ca­be des­ta­car que el te­rreno, lar­go y an­gos­to, atra­vie­sa to­da la cua­dra, y tie­ne dos en­tra­das: una so­bre la ca­lle Dan­te Alig­hie­ri y otra, en Se­ni­llo­sa.

Al prin­ci­pio, Gi­mé­nez fue acu­sa­do por vio­la­ción de do­mi­ci­lio, pe­ro no fue el úni­co com­pro­me­ti­do. Gra­cie­la tam­bién ha­bía si­do impu­tada, por le­sio­nes cul­po­sas gra­ves. “Se la es­ta­ba acu­san­do por lo que hi­cie­ron sus mas­co­tas cuan­do in­gre­só un hom­bre a su do­mi­ci­lio de ma­ne­ra ile­gal. De­ci­di­mos pre­sen­tar­nos con ella an­te la Fis­ca­lía 23 a acla­rar la si­tua­ción y se evi­den­ció me­dian­te las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad que el de­lin­cuen­te in­ten­tó en­trar an­tes a otra pro­pie­dad”, cuen­ta Jor­ge Can­cio, se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad de Mal­vi­nas.

La acu­sa­ción a la mu­jer in­dig­nó a mu­chas per­so­nas, que por re­des so­cia­les di­fun­die­ron un pe­ti­to­rio pa­ra que no sa­cri­fi­quen a “Ya­na” y “Ro­ko”. Por su par­te, ve­ci­nos de la zo­na ar­gu­men­tan que “los pe­rros son tran­qui­los” y re­cal­can que to­dos los chi­cos que pa­san, “los aca­ri­cian sin nin­gún pro­ble­ma”. ■

“Ya­na” y “Ro­ko”. Los dos pe­rros pit­bull de la vi­vien­da de Se­ni­llo­sa al 4400 fi­nal­men­te no se­rán sa­cri­fi­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.