Ar­tis­ta de Don Torcuato va­ra­do en Chi­na

Eze­quiel Gar­cía Fau­ra fue a to­car jazz por tres me­ses y es­tá va­ra­do por la epi­de­mia. Vi­ve en un de­par­ta­men­to en­tre ter­mó­me­tros, bar­bi­jos y la in­cer­ti­dum­bre por la vuel­ta.

Clarín - Zonal San Fernando - - PORTADA - Ariel Ca­ra­vag­gio aca­ra­vag­[email protected]­rin.com

Eze­quiel Gar­cía Fau­ra (33), mú­si­co y clown, fue a to­car con su ban­da de jazz a la ciu­dad de Xin­qiao. Aun­que es­tá le­jos del fo­co de co­ro­na­vi­rus, desde el 22 de enero só­lo sa­le del de­par­ta­men­to don­de vi­ve pa­ra ir al su­per­mer­ca­do. To­da­vía no sabe cuán­do po­drá vol­ver. “La ca­lle pa­re­ce “The Wal­king Dead’”, cuen­ta.

La vi­da de Eze­quiel Gar­cía Fau­ra ya sa­lía de lo costumbris­ta en Don Torcuato, don­de se for­mó co­mo clown, im­pul­só un cen­tro cultural, dio cla­ses de cir­co y apren­dió cuan­ta ra­ma del ar­te le die­ra cu­rio­si­dad. Un día re­ci­bió una in­só­li­ta pro­pues­ta la­bo­ral pa­ra ir­se a to­car a Chi­na jun­to a Los Ca­rran­gue­ros, su ban­da de jazz y swing. Y otro día, seis me­ses des­pués y en un se­gun­do via­je al país asiá­ti­co, se en­te­ró del co­ro­na­vi­rus y que­dó ais­la­do en un de­par­ta­men­to con sus ami­gos, ce­lu­la­res hac­kea­dos, la exi­gen­cia cons­tan­te de to­mar­se la fie­bre y la enor­me du­da de cuán­do po­drán vol­ver.

"Es­ta­mos tra­tan­do de po­ner­le on­da por­que si no te an­gus­tia la in­cer­ti­dum­bre. Mu­chos chi­nos son per­so­nas frías, co­mo má­qui­nas, que cuan­do pre­gun­tás só­lo te di­cen que no te pue­den dar no­ve­da­des", cuen­ta el ar­tis­ta de 33 años por vi­deo­lla­ma­da desde Xin­qiao, la ciu­dad a 200 ki­ló­me­tros del ae­ro­puer­to de Shan­gai don­de es­tán vi­vien­do.

El lu­gar, en la pro­vin­cia de Jiang­su, es una zo­na ru­ral don­de to­da ac­ti­vi­dad pa­sa por un me­ga shop­ping con tea­tros, mer­ca­dos, una ex­po­si­ción de ca­ba­llos y la­gos con sus pro­pios bar­qui­tos na­ve­ga­dos por re­me­ros chi­nos ves­ti­dos de ve­ne­cia­nos. Allí es don­de fue­ron a tra­ba­jar, a tra­vés de un pro­duc­tor ar­gen­tino en Ale­ma­nia, y don­de Eze­quiel, Braian To­le­do, Fe­de­ri­co Co­rrea y Ga­briel Al­bor­noz notan la de­sola­ción por la epi­de­mia.

"Su­ma­do al Año Nue­vo Chino, cuan­do mu­cha gen­te se va, la cua­ren­te­na de­jó las ca­lles va­cías. Al­gu­nas es­tán va­lla­das, ce­rra­das al trán­si­to, pa­re­ce 'The Wal­king Dead'", cuen­ta Eze­quiel.

La ban­da fue por pri­me­ra vez en ma­yo pa­sa­do, tam­bién jun­to al her­mano de Eze­quiel, Fernando. Los con­tra­ta­ron pa­ra to­car tres shows dia­rios de 20 mi­nu­tos en el shop­ping. Les cos­tea­ron ho­tel y co­mi­da. Ha­bla­ban con su je­fa del cen­tro co­mer­cial, una de las po­cas per­so­nas que sa­ben inglés en la ciu­dad. Ac­tua­ban pa­ra 300 per­so­nas que, mien­tras ellos to­ca­ban, ha­cían vi­deo­lla­ma­das en sel­fie y les pe­dían fo­tos. Les ofre­cie­ron car­ne de pe­rro en un res­tau­ran­te y pro­ba­ron lar­va de ma­ri­po­sa asa­da ("es as­que­ro­so, co­mo un chin­chu­lín gor­do, gra­so­so y muy con­di­men­ta­do").

Vol­vie­ron en agos­to, fe­li­ces por la ex­tra­va­gan­te ex­pe­rien­cia cultural, y en di­ciem­bre los con­vo­ca­ron otra vez.

"No­so­tros lle­ga­mos el 9 de enero, aun­que el pro­ble­ma del co­ro­na­vi­rus ya ve­nía de di­ciem­bre", cuen­ta Eze­quiel. "Tra­ba­ja­mos dos se­ma­nas y el go­bierno chino ce­rró to­dos los shop­pings, par­ques te­má­ti­cos, ci­nes y de­más. Só­lo íba­mos de las ha­bi­ta­cio­nes del ho­tel a en­sa­yar, pe­ro des­pués tam­bién ce­rra­ron el ho­tel, de­ja­mos de en­sa­yar y nos mu­da­ron a dos de­par­ta­men­tos".

Desde el 22 de enero es­tán allí. Tres cuar­tos, un living, cocina y ba­ño. Só­lo sa­len pa­ra ir a com­prar co­mi­da al su­per­mer­ca­do, el úni­co lu­gar ha­bi­li­ta­do pa­ra ven­der mercadería.

"Cuan­do en­trás te to­man la tem­pe­ra­tu­ra los mis­mos em­plea­dos. A nues­tra je­fa del shop­ping tam­bién le te­ne­mos que man­dar, to­dos los días, fo­to de­mos­tran­do que nos to­ma­mos la fie­bre y no te­ne­mos. Y cuan­do cru­zás una fron­te­ra pro­vin­cial te to­ma la Po­li­cía. Con no­so­tros son más ama­bles que con los chi­nos", de­ta­lla.

Tie­nen que evi­tar ver­du­ras o mercadería cru­da: com­pran en­la­ta­do, hier­ven has­ta el pes­ca­do y se la pa­sa­ron a "arroz en todas sus ma­ne­ras y fi­deos con todas sus sal­sas po­si­bles".

En­tre el abu­rri­mien­to y el his­trio­nis­mo, Eze­quiel Gar­cía Fau­ra -cu­yo her­mano Fernando tam­bién to­ca en la ban­da y via­jó la vez an­te­rior- em­pe­zó a com­par­tir en Ins­ta­gram su ru­ti­na en Chi­na. Fil­mó las ca­lles, a una se­ño­ra con una bi­ci­cle­ta re­ple­ta de co­sas, a to­da la gen­te con bar­bi­jos ("acá lo que di­ce el go­bierno se cum­ple a ra­ja­ta­bla", ex­pli­ca) y la pes­ca­de­ría en el su­per­mer­ca­do: gran­des pe­ce­ras co­mo en un acuario, de las que la gen­te eli­ge y sa­ca con una red, vi­vo, el ejem­plar que quie­re lle­var­se.

"Lo pue­do mos­trar por­que te­ne­mos una apli­ca­ción que hac­kea los ce­lu­la­res y nos de­ja ba­jar Ins­ta­gram, What­sapp, et­cé­te­ra. Acá no exis­ten esas re­des, ni Fa­ce­book, ni Twit­ter ni na­da. Tie­nen sus pro­pias ver­sio­nes, y en los si­tios de no­ti­cias no po­dés tra­du­cir na­da. Pa­ra no­so­tros lo más ofi­cial es lo que di­ce la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, Goo­gle o nues­tras fa­mi­lias desde Ar­gen­ti­na", ex­pli­ca el ar­tis­ta.

Y ade­más, des­mi­ti­fi­ca que to­dos en Chi­na to­men so­pa de mur­cié­la­go o co­man pe­rro. "En al­gu­nos pue­blos ru­ra­les, co­mo Wuhan, don­de em­pe­zó el vi­rus, pue­de ser. Pe­ro es co­mo si te fue­ras al Nor­te Ar­gen­tino y cre­ye­ras que en todo el país co­me­mos car­ne de mu­li­ta o de lla­ma", di­ce, aun­que ex­pli­ca que sí se con­si­guen in­sec­tos en cual­quier su­per­mer­ca­do y que usan mu­cho pi­can­te.

Los in­te­gran­tes de Los Ca­rran­gue­ros quie­ren re­gre­sar. Sus fa­mi­lias ha­cen lo po­si­ble por no alar­mar­los, y sa­ben que es­tán a 800 ki­ló­me­tros de las zo­nas más afec­ta­das por el vi­rus, que ya se co­bró 908 muer­tes. "Es­ta­mos a la es­pe­ra del ok del pro­duc­tor y a la cua­ren­te­na del go­bierno lo­cal", di­ce Eze­quiel. En Don Torcuato, el rui­do del Co­nur­bano lo es­pe­ra. ■

En­cie­rro. Eze­quiel só­lo sa­le a com­prar co­mi­da.

En­cie­rro. Fe­de­ri­co, Braian, Eze­quiel y Ga­briel es­tán casi las 24 horas en dos de­par­ta­men­tos.

Bar­bi­jo. Eze­quiel se acos­tum­bró a usar­lo pa­ra ir al su­per­mer­ca­do.

Ban­da. “Los Ca­rran­gue­ros” ya ha­bían ido a to­car el año pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.