El dra­ma de un ex rug­bier de Alum­ni en Ita­lia

Gui­do Cam­ba­re­ri, de 34 años, es­ta­ba ju­gan­do en un club de Mi­lán cuan­do es­ta­lló la pan­de­mia. “Acá re­cién to­ma­ron conciencia el día que em­pe­za­ron a con­tar a los muertos”, di­ce.

Clarín - Zonal San Fernando - - PORTADA - Juan Pa­blo Es­té­vez jes­te­vez@cla­rin.com

Gui­do Cam­ba­re­ri (34) jue­ga en un club de Mi­lán. “Acá re­cién to­ma­ron conciencia cuan­do em­pe­za­ron a con­tar los muertos”, ad­vier­te.

El rug­bier sur­gi­do de Alum­ni Gui­do Cam­ba­re­ri (34) está viviendo en car­ne pro­pia las gra­ves con­se­cuen­cias del coronaviru­s en Ita­lia. Fue con­tra­ta­do por el Uni­ver­si­ta­rio Spor­ti­vo Mi­lano y es­ta pan­de­mia lo en­con­tró dispu­tan­do la Serie B con su nue­vo equi­po has­ta que el tor­neo y los en­tre­na­mien­tos fue­ron sus­pen­di­dos a causa de la cua­ren­te­na obli­ga­to­ria es­ta­ble­ci­da por las muertes.

“Yo no los he vis­to en primera persona, pe­ro me lle­ga­ron vi­deos de camiones que van con los cuer­pos cir­cu­lan­do por la ca­lle, ya no hay ca­mas y la si­tua­ción es crí­ti­ca: hoy no hay cu­ra y lo me­jor que po­de­mos ha­cer es que­dar­nos en nues­tras ca­sas”, cuen­ta Gui­do a Cla­rín des­de el de­par­ta­men­to en el que vi­ve en Mi­lán.

En su nue­vo club, ocu­pa la po­si­ción de pi­lar, al igual que lo ha­cía en Alum­ni, y tam­bién le da una mano a los entrenador­es co­mo asis­ten­te téc­ni­co. “La idea del club es re­ci­bir a los chi­cos en co­le­gios e igle­sias y mos­trar­les lo que es el rugby. Me en­con­tré con gente muy bue­na: los ta­nos son di­vi­nos y me re­ci­bie­ron bár­ba­ro estoy muy a gus­to en el club”, ex­pli­ca.

El he­cho de que se ha­ya sus­pen­di­do el rugby en Ita­lia pro­vo­có que el Uni­ver­si­ta­rio Spor­ti­vo Mi­lano -que está pun­te­ro en la Serie B- tu­vie­ra que rea­li­zar algunos ajus­tes eco­nó­mi­cos pa­ra afron­tar la reali­dad que le to­ca.

“Mis em­plea­do­res se ma­ne­ja­ron bien: me lla­ma­ron y me avi­sa­ron que se veían obli­ga­dos a pa­gar­me un 25 por cien­to del sa­la­rio los pró­xi­mos dos me­ses por es­te pa­ra­te, ya que no les está in­gre­san­do di­ne­ro. Lo en­ten­dí per­fec­ta­men­te ¿En qué voy a gas­tar la pla­ta si no pue­do sa­lir de mi ca­sa? Hay que apo­yar y en­ten­der que to­dos va­mos a perder pla­ta con es­ta pan­de­mia, es inevi­ta­ble, pe­ro lo más im­por­tan­te es prio­ri­zar la sa­lud”, ana­li­za Cam­ba­re­ri.

Gui­do vi­ve en un de­par­ta­men­to ubi­ca­do en el ba­rrio Piaz­za Fi­ren­ze, que está a 30 mi­nu­tos a pie del cen­tro de Mi­lán y so­la­men­te pue­de sa­lir del mis­mo pa­ra com­prar co­mi­da o ir

Me lle­ga­ron vi­deos de camiones con los cuer­pos cir­cu­lan­do por la ca­lle. Ya no hay ca­mas y la si­tua­ción es crí­ti­ca”.

Me le­van­to tem­prano, cum­plo mi ru­ti­na de ejer­ci­cios, co­cino y veo tele. Ten­go un bal­con­ci­to y un pa­tio pa­ra en­tre­nar”

a bus­car un re­me­dio, en el ca­so de que lo ne­ce­si­te.

“Me le­van­to tem­prano, cum­plo con mi parte de­por­ti­va, co­cino y veo tele. Ten­go un bal­con­ci­to y un pa­tio donde pue­do ir a en­tre­nar y si no, lo ha­go en la ha­bi­ta­ción. To­dos los ju­ga­do­res te­ne­mos una ru­ti­na pre­pa­ra­da pa­ra nues­tros pe­sos cor­po­ra­les. Fue­ra de eso, en los tiem­pos li­bres estoy apro­ve­chan­do pa­ra ter­mi­nar de leer li­bros pen­dien­tes. Acá lo úni­co que está abier­to son los su­per­mer­ca­dos y las far­ma­cias y ponen guar­dias a un me­tro y medio pa­ra con­tro­lar”.

“Yo les de­cía a mis com­pa­ñe­ros de equi­po que ten­gan cui­da­do con el vi­rus y ellos me con­tes­ta­ban que me que­da­ra tran­qui­lo. Re­cién cuan­do em­pe­za­ron a con­tar a los muertos acá se ad­qui­rió una real conciencia del te­ma. Yo ten­go mie­do. No por mí, no por Ita­lia. Acá ya lo en­ten­di­mos. Muy tarde, pe­ro lo en­ten­di­mos. Ten­go mie­do por mis vie­jos, por mi her­ma­na, por Ar­gen­ti­na: lo úni­co com­pro­ba­do que fre­na el vi­rus es la cua­ren­te­na”, cie­rra. ■

Des­de el bal­cón. Vi­ve en un de­par­ta­men­to.

Jue­ga de pi­lar. Gui­do cuen­ta que en su club italiano, el Spor­ti­vo Mi­lano, no se to­ma­ban en serio al vi­rus.

Preo­cu­pa­do. El rug­bier está aler­ta por su fa­mi­lia, en Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.