En la ca­sa de Ma­ru Bo­ta­na co­ci­nan y ayu­dan to­dos

Cuen­ta que en su ca­sa com­par­ten la afi­ción por la gas­tro­no­mía y el de­por­te. Ade­más se su­mó a una mo­vi­da so­li­da­ria y jun­ta fon­dos pa­ra la sa­lud pú­bli­ca.

Clarín - Zonal San Fernando - - PORTADA - Fio­na Gon­zá­lez March fg­march@cla­rin.com

La co­ci­ne­ra vi­ve en Pa­che­co con su es­po­so y sus sie­te hi­jos. Nin­guno le es­ca­pa a las ta­reas de la ca­sa, en es­pe­cial a la ho­ra del al­muer­zo o la ce­na. Ade­más co­la­bo­ran con la Cruz Ro­ja a tra­vés de “Remates má­gi­cos”, un pro­yec­to de sor­teos so­li­da­rios

Si al­go re­sur­gió co­mo te­ra­pia o pa­sa­tiem­po pa­ra mu­chas per­so­nas que atra­vie­san la cua­ren­te­na por el co­ro­na­vi­rus fue la co­ci­na. Así, chefs re­co­no­ci­dos de nues­tro país se con­vir­tie­ron ca­si en te­ra­peu­tas y do­cen­tes full ti­me a tra­vés de las re­des so­cia­les.

Des­de su ca­sa de Ge­ne­ral Pa­che­co, Ma­ru Bo­ta­na, ícono de la gas­tro­no­mía y la TV, di­ce que la pan­de­mia fue tam­bién un an­tes y des­pués pa­ra ella. “Con el de­cre­to de ais­la­mien­to se sien­te mu­cho el au­men­to de in­te­rés de las per­so­nas por la co­ci­na”, di­ce, y cuen­ta que ade­más de res­pon­der pe­di­dos o con­sul­tas y mul­ti­pli­car su con­te­ni­do en re­des, se de­ci­dió a im­pul­sar una mi­sión so­li­da­ria pa­ra ayu­dar a com­ba­tir al co­ro­na­vi­rus .

Co­mo si le so­bra­ra el tiempo pa­ra tra­ba­jar en sus res­tau­ran­tes, pro­du­cir vi­deos y pla­near ac­ti­vi­da­des jun­to a sus sie­te hi­jos, Ma­ru tam­bién co­la­bo­ra con la Cruz Ro­ja en una crea­ti­va pro­pues­ta so­li­da­ria.

Se tra­ta de “Remates Má­gi­cos”, un apli­ca­ción di­gi­tal que bus­ca re­cau­dar fon­dos pa­ra la sa­lud pú­bli­ca. A tra­vés de sor­teos, remates y do­na­cio­nes, el pú­bli­co con­cur­sa por com­par­tir mo­men­tos con re­fe­ren­tes del de­por­te, las ar­tes y, en el ca­so de la co­ci­ne­ra, la gas­tro­no­mía. “Voy a com­par­tir con los ga­na­do­res una es­pec­ta­cu­lar tar­de de co­ci­na en mi ta­ller”, ade­lan­ta Ma­ru.

En­tre el pro­yec­to de la Cruz Ro­ja y sus vi­deo­tu­to­ria­les, di­ce que se con­vir­tió en una ex­per­ta en re­des so­cia­les. En su cuen­ta de Ins­ta­gram reúne más de 1 mi­llón de se­gui­do­res, a quie­nes les con­tes­ta pre­gun­tas e ideas.

“Se ge­ne­ró un ida y vuelta muy flui­do. A mí me en­can­ta, ha­ce po­co ha­bía co­men­za­do con las re­ce­tas por Ins­ta­gram y, con la pan­de­mia, la gen­te em­pe­zó a es­tar más aten­ta a to­do lo que posteo. Me pre­gun­tan por re­ce­tas o re­co­men­da­cio­nes so­bre qué co­sas com­prar. La gen­te quie­re apren­der”, cuen­ta.

Co­mo lo ex­pli­ca la chef, en mu­chos ho­ga­res la co­ci­na se con­vir­tió en la for­ma de es­ca­par­le al abu­rri­mien­to. En el ca­so de los Bo­ta­na-So­lá, sin em­bar­go, abu­rrir­se es cer­cano a lo im­po­si­ble. Afi­cio­na­dos a las ar­tes cu­li­na­rias des­de que son chi­cos, sus sie­te hi­jos se mues­tran ayu­dan­do a su ma­má a per­fec­cio­nar sus re­ce­tas mien­tras prue­ban nue­vas ac­ti­vi­da­des.

“La fa­mi­lia ha in­ten­ta­do un mon­tón de co­sas nue­vas des­de que ha­cía ca­lor. Es­ta­ban con el te­ma del ska­te­board y jue­gos de obs­tácu­los afue­ra. Aho­ra, que ha­ce frío es­ta­mos me­ti­dos aden­tro. Hay mu­cho ar­te, des­te­ñi­do de re­me­ras y jue­gos con los pe­rros. Son va­rios, pe­ro lo­gran con­vi­vir per­fec­to”, ex­pli­ca la co­ci­ne­ra. Ade­más de la gas­tro­no­mía, la fa­mi­lia com­par­te la afi­ción por el de­por­te. Ma­ru, que es em­ba­ja­do­ra de re­co­no­ci­das mar­cas de­por­ti­vas, es aman­te del run­ning y de mo­ver­se cons­tan­te­men­te. Aho­ra, des­de su ca­sa en Ti­gre, cuen­ta que des­cu­brió dos co­sas nue­vas: las cla­ses vir­tua­les y el ejer­ci­cio en fa­mi­lia.

“No pue­do em­pe­zar un día sin en­tre­nar. Des­de su­bir y ba­jar es­ca­le­ras, has­ta ha­cer cla­ses de ae­ro­bic o steps. De esa for­ma pu­de re­em­pla­zar el run­ning, y mo­ti­var­me. Ade­más, en ca­sa los chi­cos tam­bién se co­pa­ron. Ca­da uno con su cla­se, com­par­ti­mos ´to­do el tiempo lo que en­tre­na­mos y nos di­vier­te”, cuen­ta.

Es por esa mo­ti­va­ción in­ter­na de es­tar en cons­tan­te mo­vi­mien­to, que des­de la ha­bi­li­ta­ción del de­li­very en los lu­ga­res gas­tro­nó­mi­cos, Ma­ru no lo du­dó. Las co­ci­nas de sus lo­ca­les por­te­ños se reac­ti­va­ron pa­ra el de­li­very y aho­ra pa­sa sus tar­des -y a ve­ces in­clu­so sus no­ches- tra­ba­jan­do pa­ra sus clien­tes. "Es­toy muy fe­liz de po­der se­guir co­ci­nan­do", re­ve­la. ■

“No pue­do em­pe­zar el día sin en­tre­nar”, di­ce Ma­ru. Re­em­pla­zó el run­ning por otras co­sas.

Sel­fie fa­mi­liar. Pi­ca­da de achu­ras pa­ra Ma­ru -en la ca­be­ce­ra de la lar­ga me­sa-, su es­po­so Ber­nar­do So­lá y los chi­cos.

Me­sa gran­de. Sel­fie de una de las hi­jas de Ma­ru Bo­ta­na, su ma­ri­do Ber­nar­do So­lá y sus otros seis hi­jos.

Apa­sio­na­da. Aun­que no es­té en la te­le, Ma­ru nun­ca de­ja de co­ci­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.