Re­co­rrió más de 2 mil ki­ló­me­tros en bi­ci pa­ra vol­ver de Bra­sil a Be­na­ví­dez

Es mú­si­co ca­lle­je­ro y que­dó va­ra­do por la pan­de­mia. Jun­to a su pe­rra, pe­da­lean­do y a de­do, lle­gó a la fron­te­ra.

Clarín - Zonal San Fernando - - PERSONAJES - Ma­le­na Ba­ños Poz­za­ti mpoz­zat­ti@cla­rin.com

Du­ran­te cua­tro me­ses, fue un via­je

nor­mal pa­ra los es­tán­da­res de Dan­te Poz­za­ti, que no son los de cual­quier via­je­ro: cru­za paí­ses en bi­ci­cle­ta con su pe­rra Na­cha en la par­te tra­se­ra,

to­ca la gui­ta­rra en los pue­blos pa­ra jun­tar pla­ta y avan­za sin un rum­bo pre­de­ter­mi­na­do, ar­man­do su car­pa en cam­pings o al cos­ta­do de la ru­ta.

Fue en Ita­ma­ra­ju, al no­roes­te de Bra­sil, cuan­do la co­sa cam­bió pa­ra el ve­cino de Be­na­ví­dez de 28 años. En mar­zo, un ca­mión con al­to­par­lan­tes ad­ver­tía que ha­bía ca­sos de co­ro­na

vi­rus en la zo­na. Una ho­ra des­pués se im­pu­so el to­que de que­da.

"En vez de ir­me por la ru­ta prin­ci­pal ha­bía to­ma­do una de tie­rra y no me en­te­ré có­mo evo­lu­cio­na­ba el te­ma", cuen­ta Dan­te, de 28 años. Le­jos de no­ti­cie­ros, se en­te­ra­ba por What­sApp que en Ar­gen­ti­na el Go­bierno ha­bía de­cla­ra­do la cua­ren­te­na es­tric­ta.

En Bra­sil se res­pi­ra­ba un ai­re más re­la­ja­do, so­bre to­do en los pue­blos, pe­ro de a po­co la pan­de­mia se iba ex­ten­dien­do. Hoy el país su­pera los 57 mil muer­tos.

El via­je de Dan­te ha­bía co­men­za­do el 5 de septiembre, cuan­do to­mó un bar­co des­de Bue­nos Ai­res a Co­lo­nia, Uru­guay, y co­men­zó a pe­da­lear ha­cia el nor­te. Hu­bo tra­mos en que lle­gó a avan­zar en­tre 100 y 120 ki­ló­me­tros en só­lo 24 ho­ras.

Ha­ce dos años adop­tó en Bue­nos Ai­res a Na­cha, una ca­cho­rra mes­ti­za que se adap­tó rá­pi­da­men­te a la vi­da nó­ma­de y con quien ya re­co­rrió mi­les de ki­ló­me­tros. En el tra­mo de ida, des­de Uru­guay, hi­cie­ron 3.000. Cuan­do no es­tán via­jan­do, se ins­ta­lan en la ca­sa de Ti­gre que cons­tru­yó su ta­ta­ra­bue­lo en los años 30. Ha­cia ahí quie­re vol­ver aho­ra, jun­to con su mas­co­ta.

Pen­san­do que la si­tua­ción sa­ni­ta­ria no pa­sa­ría a ma­yo­res, en tres días, Dan­te y Na­cha lle­ga­ron a Por­to Se­gu­ro, cre­yen­do que ha­bría mu­cha gen­te, pe­ro el tu­ris­mo ya ha­bía mer­ma­do. Se tras­la­da­ron a Arraial d'Aju­da en un bar­co por cin­co reales y co­no­cie­ron a un gru­po de jó­ve­nes que via­ja­ban en com­bi. Fue el mo­men­to de de­fi­nir la vuelta.

Jun­tos, to­ma­ron rum­bo sur has­ta Dia­man­ti­na, Mi­na Ge­rais. Fue el úni­co tra­mo "mo­to­ri­za­do" en el via­je de Dan­te y Na­cha, pe­ro pron­to se se­pa­ra­ron del gru­po. El des­tino es­ta vez sí es­ta­ba pre­me­di­ta­do: ha­bía que vol­ver a Ar­gen­ti­na, pe­ro la fron­te­ra de Uru­gua­ya­na que­da­ba a más de 2.200 ki­ló­me­tros.

Al cie­rre de es­ta edi­ción, el mar­tes por la ma­ña­na, Dan­te y su mas­co­ta ha­bían lo­gra­do lle­gar a la fron­te­ra de Uru­gua­ya­na-Pa­so de los Li­bres y es­pe­ra­ban que al­gún fa­mi­liar fue­ra a bus­car­los en au­to, con un per­mi­so es­pe­cial. Los mi­cros que po­ne el con­su­la­do ar­gen­tino no son una op­ción cuan­do se via­ja con pe­rro.

"Las ru­tas bra­si­le­ñas siem­pre es­tu­vie­ron abier­tas. A lo su­mo, en al­gu­nos pue­blos, hay una me­si­ta con tres mu­je­res que te to­man la tem­pe­ra­tu­ra. Des­pués de esos pro­to­co­los en ge­ne­ral me pi­den sa­car­nos una fo­to", se ríe. Su pa­so por ca­da pue­blo ge­ne­ra atrac­ción en la gen­te. Mu­chos quie­ren es­cu­char su his­to­ria y, en ge­ne­ral, ayu­dar­lo con di­ne­ro o co­mi­da.

"To­dos los días me ofre­cen una mano sin que yo lo pi­da. Un bi­ci­cle­te­ro me re­ga­ló dos cá­ma­ras pa­ra las llan­tas. Tam­bién me die­ron va­les de co­mi­da pa­ra es­ta­cio­nes de ser­vi­cio. Les gus­ta sa­ber de dón­de ven­go y pa­ra dón­de es­toy yen­do", re­pa­sa co­mo si la su­ya fue­ra una his­to­ria to­tal­men­te ha­bi­tual.

Na­cha tam­bién es un imán pa­ra los cu­rio­sos, una pe­rri­ta to­do­te­rreno que vi­ve la vi­da que los pe­rros de de­par­ta­men­to lle­van dor­mi­da en los ge­nes. "Ca­si no tu­ve que com­prar­le ali­men­to por­que ni bien la ven, la gen­te me da. Otros me dan co­mi­da a mí y yo le doy la car­ne, por­que no con­su­mo", agre­ga.

Es que pa­ra su­mar más épi­ca y di­fi­cul­tad al via­je Dan­te es ve­gano des­de la ado­les­cen­cia. En es­te com­pli­ca­do tra­mo tu­vo que vol­ver a con­su­mir al­gu­nos de­ri­va­dos ani­ma­les, pe­ro pre­ten­de vol­ver al ve­ga­nis­mo ni bien re­gre­se al Co­nur­bano bo­nae­ren­se.

En ca­da es­ta­ción de ser­vi­cio, que es el mo­jón del ca­mino que Dan­te usa pa­ra sa­ber has­ta dón­de ten­drá que pe­da­lear ese día, Na­cha y él no tar­dan en to­mar con­fian­za. Mien­tras ella jue­ga con los pe­rros lo­ca­les, él pre­gun­ta si pue­de ins­ta­lar su car­pa pa­ra pa­sar la no­che.

"Apren­dí cuán­to que­dar­me en ca­da lu­gar. Al prin­ci­pio me ter­mi­na­ban echan­do, pe­ro fui apren­dien­do. Siem­pre que lle­go a un pues­to de ga­so­li­na me pre­sen­to, ha­blo con res­pe­to y ex­pli­co la si­tua­ción. Ar­mo la car­pa y la des­ar­mo an­tes de las 6 de la ma­ña­na, me sue­lo ir a esa ho­ra pa­ra pe­da­lear to­do el tiempo que pue­da".

El lu­nes ter­mi­nó la tra­ve­sía en sue­lo bra­si­le­ño y lle­gó el mo­men­to de cru­zar la fron­te­ra, ha­cer el che­queo de sa­lud de ri­gor y el ais­la­mien­to pa­ra vol­ver a ca­sa. Aun­que ca­sa, lo que se di­ce ca­sa, que­da de­mos­tra­do que pue­de ser cual­quier lu­gar. ■

To­dos los días me ofre­cen una mano sin que lo pi­da. Un bi­ci­cle­te­ro me re­ga­ló cá­ma­ras y tam­bién me die­ron va­les de co­mi­da pa­ra es­ta­cio­nes de ser­vi­cio”

Dúo di­ná­mi­co. Dan­te y Na­cha, la mas­co­ta que via­ja con él des­de que em­pe­zó su tra­ve­sía, en el pue­blo de Dia­man­ti­na, Mi­nas Ge­rais.

So­li­da­ri­dad. El ve­cino de Ti­gre cuen­ta que la gen­te lo ayu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.