La cua­ren­te­na les arrui­nó el ca­sa­mien­to pe­ro sus hi­jos le hi­cie­ron una fies­ta sor­pre­sa

Ma­ria­na Ló­pez (52) y Jor­ge San­mar­co (51) ce­le­bra­ron por vi­deo­lla­ma­da, con bai­le, tra­gos y has­ta un “sa­cer­do­te”.

Clarín - Zonal San Isidro - - CIUDAD - Ca­mi­la Ló­pez Pa­ra­fi­ta clo­pez­pa­ra­fi­ta@cla­rin.com

“To­dos los días ce­le­bra­mos nues­tro amor, no te­ne­mos apu­ro por ca­sar­nos”, ase­gu­ran Ma­ria­na Ló­pez (52) y Jor­ge “To­ti” San­mar­co (51), una pa­re­ja de Vi­cen­te Ló­pez que te­nía pla­nea­da su bo­da pa­ra el 23 de ma­yo y que fue sus­pen­di­da por la cua­ren­te­na. No obs­tan­te, sus hi­jos y sus ami­gos no per­mi­tie­ron que esa fe­cha pa­se sin pe­na ni glo­ria y or­ga­ni­za­ron un fes­te­jo mul­ti­tu­di­na­rio por Zoom con más de 100 in­vi­ta­dos.

Ma­ria­na y To­ti se co­no­cie­ron ha­ce ca­si dos dé­ca­das por ami­gos en co­mún. Ella, se­pa­ra­da y con dos hi­jos, se ani­mó a apos­tar nue­va­men­te al amor: “Es­ta­mos jun­tos des­de ha­ce 15 años y nos pro­me­ti­mos mu­tua­men­te que cuan­do lle­gue­mos a los 50, nos íba­mos a ca­sar. Es­ta­mos pla­nean­do to­do des­de prin­ci­pios de 2019”.

El día tan es­pe­ra­do lle­gó pe­ro, con­tra to­do pro­nós­ti­co, Ma­ria­na no lle­va­ba pues­to su ves­ti­do de no­via y To­ti tam­po­co por­ta­ba el tra­je que con tan­ta an­ti­ci­pa­ción ha­bía pre­pa­ra­do. “Se nos ocu­rrió or­ga­ni­zar al­gu­na vi­deo­lla­ma­da con nues­tros más ín­ti­mos pa­ra que la fe­cha no pa­sa­ra des­aper­ci­bi­da. Pe­ro no nos pres­ta­ron mu­cha aten­ción”, re­cuer­da To­ti.

San­tia­go (24) y To­más (21), los hi­jos de Ma­ria­na, adop­ta­ron una ac­ti­tud bas­tan­te po­si­ti­va que sor­pren­dió a la pa­re­ja. “Nos pro­pu­sie­ron que nos vis­ta­mos de ga­la pa­ra fes­te­jar igual, pre­pa­ra­ron unas len­te­jas muy tem­prano y de­co­ra­ron la ca­sa”, cuen­tan. “No te­nía­mos mu­chas ga­nas pe­ro fi­nal­men­te acep­ta­mos, nos pu­si­mos el tra­je y has­ta nos gra­ba­mos si­mu­lan­do una en­tra­da al sa­lón en nues­tra ca­sa de Oli­vos”, di­cen en­tre ri­sas.

Los jó­ve­nes los in­vi­ta­ron a su­bir a la plan­ta su­pe­rior de su ho­gar pa­ra dar­les una sor­pre­sa fi­nal. Y aun­que ellos es­pe­ra­ban un vi­deo con fo­tos, se en­con­tra­ron con una vi­deo­lla­ma­da en Zoom con más de 100 ami­gos y fa­mi­lia­res co­nec­ta­dos. “La emo­ción que sen­ti­mos fue in­creí­ble, no sa­bía­mos si sa­lu­dar, si abra­zar­nos o si llo­rar”, afir­ma To­ti.

La bo­da vir­tual lle­va­ba un mes de pre­pa­ra­ción con to­dos los in­vi­ta­dos de cóm­pli­ces: ves­ti­dos de for­ma ele­gan­te, con co­ti­llón, lu­ces y mú­si­ca, ca­da fa­mi­lia se pre­pa­ró en su ho­gar pa­ra el fes­te­jo que se ter­mi­na­ría ex­ten­dien­do has­ta la ma­dru­ga­da. In­clu­so ami­gos que re­si­den en el ex­tran­je­ro, desafia­ron la di­fe­ren­cia ho­ra­ria pa­ra que­dar­se has­ta el fi­nal.

“Uno de los in­vi­ta­dos se dis­fra­zó de sa­cer­do­te y nos hi­zo una ce­re­mo­nia sim­bó­li­ca. Nos pa­sa­ron vi­deos y has­ta bai­la­mos el vals. Aun­que no es lo mis­mo que ha­cer­lo pre­sen­cial, fue una no­che in­creí­ble”, re­co­no­ce la pa­re­ja. Y agre­gan: “Co­rri­mos to­dos los mue­bles, los chi­cos pre­pa­ra­ron una ba­rra con tra­gos y bai­la­mos sin pa­rar en pan­tu­flas con una lis­ta de mú­si­ca que pre­pa­ra­ron en­tre to­dos. No fal­tó ni el car­na­val ca­rio­ca”.

Al día si­guien­te, las sen­sa­cio­nes de los no­vios fue­ron idén­ti­cas a la de una fies­ta co­mún y co­rrien­te: “Nos des­per­ta­mos con re­sa­ca y te­nía­mos la sen­sa­ción de ha­ber es­ta­do to­dos jun­tos. Fue alu­ci­nan­te”. To­ti re­mar­ca en­tu­sias­ma­do: “Si es­to fue así de for­ma vir­tual, no que­re­mos ni ima­gi­nar lo ge­nial que va a ser la fies­ta una vez que se le­van­te la cua­ren­te­na”.

La psi­co­pe­da­go­ga y el chef de Oli­vos re­pro­gra­ma­ron su gran bo­da pa­ra septiembre de es­te año. “No es­ta­mos se­gu­ros de po­der ha­cer­la. Pre­fe­ri­mos es­pe­rar y fes­te­jar cuan­do no sea ne­ce­sa­rio man­te­ner la dis­tan­cia o uti­li­zar ta­pa­bo­cas”, ad­mi­ten. Y se­ña­lan: “Apren­di­mos que no hay apu­ro, las co­sas se van dan­do po­co a po­co y no ne­ce­si­ta­mos que la fies­ta sea ya. La sor­pre­sa fue un mi­mo her­mo­so, ja­más ima­gi­na­mos que tan­ta gen­te se po­día unir pa­ra ver­nos fe­li­ces”.

Ma­ria­na y To­ti es­pe­ran que to­do re­gre­se a la nor­ma­li­dad pa­ra vol­ver a po­ner en mar­cha sus pla­nes de bo­da y su lu­na de miel a Eu­ro­pa que de­bió ser pos­ter­ga­da. “So­mos unos pri­vi­le­gia­dos por to­do lo que vi­vi­mos y es­to sin du­das nos re­car­gó las pi­las pa­ra se­guir con áni­mos du­ran­te la cua­ren­te­na”, con­clu­yen. ■

In­vi­ta­dos. Más de 100 ami­gos y fa­mi­lia­res se unie­ron pa­ra ce­le­brar la bo­da vir­tual de la pa­re­ja de Oli­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.