Cam­bian los al­re­de­do­res del San­tua­rio de Lourdes: La Pla­ta ya es se­mi­pea­to­nal

Re­no­va­ción en Santos Lu­ga­res

Clarín - Zonal San Martin - - PORTADA - Flo­ren­cia Sa­glio mf­sa­[email protected]

En las dos cua­dras que van de Ro­drí­guez Pe­ña a Pa­dre Sil­ber­man en­san­cha­ron las ve­re­das, las ni­ve­la­ron con la ca­lle y me­jo­ra­ron la ilu­mi­na­ción con fa­ro­las y lám­pa­ras LED. Tam­bién re­for­ma­ron el sis­te­ma de desagües e in­cor­po­ra­ron can­te­ros de ce­men­to y ces­tos de ba­su­ra. Apun­tan a des­alen­tar el trán­si­to vehi­cu­lar y fa­ci­li­tar el pa­so de la gen­te en uno de los pun­tos más em­ble­má­ti­cos y con­vo­can­tes de la lo­ca­li­dad, so­bre to­do en Se­ma­na San­ta yen la pe­re­gri­na­ción de fe­bre­ro.

Sin du­das, la es­qui­na don­de se en­cuen­tran la ba­sí­li­ca y la gru­ta de Nues­tra Se­ño­ra de Lourdes es el lu­gar más em­ble­má­ti­co de Santos Lu­ga­res y el más con­vo­can­te, en es­pe­cial en Se­ma­na San­ta y con las peregrinac­iones anua­les. Es­ta re­fe­ren­cia fue te­ni­da en cuen­ta por el Mu­ni­ci­pio de Tres de Fe­bre­ro pa­ra dis­po­ner la mo­di­fi­ca­ción de su en­torno y ha­cer­lo más ami­ga­ble pa­ra los pea­to­nes. El pro­yec­to pues­to en mar­cha en fe­bre­ro ya es­tá ter­mi­na­do: las dos cua­dras de la ave­ni­da La Pla­ta, en­tre Ro­drí­guez Pe­ña y Pa­dre Sil­ber­man -pa­san­do por la es­qui­na de Pío XII, don­de se en­cuen­tra el in­gre­so al san­tua­rio- aho­ra son se­mi­pea­to­na­les, con ve­re­das an­chas, más co­mo­di­da­des y un tra­za­do que apun­ta a des­alen­tar el trán­si­to vehi­cu­lar, ade­más de fa­ci­li­tar la pea­to­na­li­za­ción to­tal los días de ce­le­bra­cio­nes re­li­gio­sas. Es­to se ha­rá ca­da 11 de fe­bre­ro (día de la Vir­gen de Lourdes) pe­ro tam­bién es­tá pre­vis­to pa­ra otras fes­ti­vi­da­des.

“Es una obra muy im­por­tan­te, que in­flu­ye en to­do el ba­rrio, ya que or­ga­ni­za de otra ma­ne­ra la cir­cu­la­ción”, afir­man des­de la Mu­ni­ci­pa­li­dad.

Vi­sual­men­te, la no­ve­dad más no­to­ria es la ni­ve­la­ción de la ca­lle a la mis­ma al­tu­ra de las ve­re­das, de la que es­tán se­pa­ra­das por bo­lar­dos de hor­mi­gón (si­mi­la­res a los de las ca­lles del mi­cro­cen­tro de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res). Ade­más re­no­va­ron to­tal­men­te el alum­bra­do, con más fa­ro­las y lám­pa­ras LED, uno de los cam­bios que más des­ta­ca­ron los ve­ci­nos. “Es de no­che y pa­re­ce de día. Na­da que ver con la os­cu­ri­dad que ha­bía an­tes”, cuen­ta Flo­ren­cia Mo­ro­lla, que vi­ve en el ba­rrio y es con­cu­rren­te ha­bi­tual a la igle­sia.

Otros cam­bios tie­nen que ver con el pa­vi­men­to de hor­mi­gón in­ter­tra­ba­do -que con­tri­bu­ye a la uni­dad vi­sual en­tre ca­lle y ve­re­das- y el so­te­rra­mien­to de to­do el ca­blea­do.

Tam­bién re­for­ma­ron el sis­te­ma de desagües ade­cuán­do­lo al nue­vo di­se­ño, in­cor­po­ra­ron can­te­ros de ce­men­to con plan­tas fren­te a los co­mer­cios y re­no­va­ron los ces­tos de re­si­duos y las pa­ra­das de co­lec­ti­vos.

En am­bas cua­dras el es­ta­cio­na­mien­to es­tá prohi­bi­do. Fren­te al Ban­co Pro­vin­cia tra­za­ron una dár­se­na de de­ten­ción pa­ra los ca­mio­nes de cau­da­les.

“Que­dó muy lin­da la re­no­va­ción, y ade­más con ve­re­das más an­chas”, di­ce Sil­via Sánchez, una ve­ci­na que sue­le pa­sear por el cen­tro co­mer­cial de la ave­ni­da. En es­tas dos cua­dras, no to­do tie­ne que ver con lo re­li­gio­so. Aun­que fren­te a la ba­sí­li­ca exis­ten dos san­te­rías, tam­bién hay una ca­fe­te­ría con sus me­sas en la vereda, pa­na­de­rías, quios­cos y va­rios co­mer­cios más de dis­tin­tos ru­bros. En la es­qui­na opues­ta a la igle­sia, la he­la­de­ría Be­llo Des­tino es la más con­cu­rri­da de la zo­na, y Gra­cie­la, la due­ña del lo­cal, se en­tu­sias­ma con los cam­bios, pen­san­do en el ve­rano: “Siem­pre te­ne­mos bue­nas tem­po­ra­das, se lle­na de gen­te, tan­to ve­ci­nos co­mo tu­ris­tas”, cuen­ta.

Mien­tras la obra es­tu­vo en cur­so, los due­ños de los co­mer­cios cuen­tan que el pro­pio in­ten­den­te Va­len­zue­la se acer­có en va­rias opor­tu­ni­da­des pa­ra ha­blar acer­ca de po­si­bles so­lu­cio­nes por los tras­tor­nos que pro­vo­ca­ba. “Lue­go de su pri­me­ra vi­si­ta pu­sie­ron puentes pro­vi­so­rios pa­ra que la gen­te pu­die­ra cru­zar a la Igle­sia o ve­nir a to­mar un he­la­do”, re­cuer­da Gra­cie­la. Al es­tar cor­ta­da la ave­ni­da La Pla­ta, los vehícu­los se des­via­ban por la ca­lle Ro­drí­guez Pe­ña pa­ra atra­ve­sar el cen­tro de Santos Lu­ga­res. “Es­tu­vo bas­tan­te pe­sa­do el trán­si­to en esos me­ses”, di­ce Marcos Sierra, quien vi­ve so­bre la ca­lle Ro­drí­guez Pe­ña.

Des­de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Tres de Fe­bre­ro re­mar­can que el prin­ci­pal ob­je­ti­vo fue me­jo­rar la ex­pe­rien­cia de los fie­les que vie­nen día a día a vi­si­tar la Ba­sí­li­ca. “Los tra­ba­jos du­ra­ron un po­co más de lo es­pe­ra­do pe­ro es­ta­mos con­ten­tos con el re­sul­ta­do”, re­mar­can. Es que en cual­quier día de se­ma­na, en­tre los ve­ci­nos que re­co­rren la zo­na y los au­tos y co­lec­ti­vos, siem­pre se pue­de ver al­gún tu­ris­ta sa­can­do fo­tos fren­te a la Ba­sí­li­ca.

La cir­cu­la­ción de los au­to­mó­vi­les es una cues­tión te­ni­da en cuen­ta por el Mu­ni­ci­pio y un de­ta­lle se­ña­la­do por los ve­ci­nos. “La idea es que, al an­gos­tar­se la ave­ni­da, los vehícu­los se vean obli­ga­dos a re­du­cir la ve­lo­ci­dad”, ex­pli­ca­ron en la Co­mu­na. Lo cier­to es que eso a ve­ces no su­ce­de y no pu­sie­ron car­te­les que in­di­quen nin­gu­na ve­lo­ci­dad má­xi­ma. “Des­pués del de Ro­drí­guez Pe­ña no hay más se­má­fo­ros,

y a ve­ces los au­tos pa­san muy rá­pi­do, ha­bría que con­tro­lar­lo de al­gún mo­do”, di­ce la ve­ci­na So­fía Bor­do­ne.■

Otra ima­gen• La cua­dra de la igle­sia, en­tre Pío XII y Pa­dre Sil­ber­man: más an­gos­ta, con pa­vi­men­to de hor­mi­gón in­ter­tra­ba­do y can­te­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.