MUN­DO HISPANO

La lu­cha con­tra la co­rrup­ción en Amé­ri­ca La­ti­na Ko­rrup­tion ver­hin­dert die Ent­wic­klung La­tei­na­me­ri­kas – ein ver­lo­re­ner Kampf?

Ecos - - Sumario - AVAN­ZA­DO POR FLORENCIA PÉ­REZ

La co­rrup­ción ma­ta Ko­rrup­tions­be­kämp­fung – Ein Kampf ge­gen Wind­müh­len?

El des­con­sue­lo de la ma­dre de Ale­xis Ja­ra, un ni­ño de la co­mu­ni­dad abo­ri­gen wi­chi de tan so­lo un año de edad, que fa­lle­ció por des­nu­tri­ción se­ve­ra en la pro­vin­cia de Sal­ta. El ago­ta­mien­to y la re­sig­na­ción de Ma­ria­ne­la Val­di­vie­zo, una ado­les­cen­te ju­je­ña que to­dos los días ca­mi­na tres ho­ras pa­ra lle­gar a una es­cue­la en la que no hay agua co­rrien­te, ni gas, ni ca­le­fac­ción. La pe­sa­di­lla que per­si­gue a Ro­sa­na La­rrea, que tie­ne la ima­gen re­cu­rren­te de sus fa­mi­lia­res flo­tan­do bo­ca aba­jo, muer­tos, víc­ti­mas de una inun­da­ción que po­dría ha­ber­se evi­ta­do de ha­ber­se rea­li­za­do las obras públicas co­rres­pon­dien­tes. El cos­to hu­mano de la co­rrup­ción en Ar­gen­ti­na se ex­pre­sa en mi­llo­nes de his­to­rias de­ses­pe­ra­das, dis­per­sas a lo lar­go y lo an­cho del país.

EEl ca­so más re­so­nan­te de los úl­ti­mos tiem­pos es co­no­ci­do co­mo “La tra­ge­dia de On­ce”, un ac­ci­den­te fe­rro­via­rio ocu­rri­do en fe­bre­ro de 2012, en el que fa­lle­cie­ron 51 per­so­nas y cu­yos acu­sa­dos hoy es­tán so­me­ti­dos a un jui­cio oral. La fal­ta de man­te­ni­mien­to de los tre­nes que oca­sio­nó el si­nies­tro, de­jó en evi­den­cia el víncu­lo de­lic­ti­vo en­tre em­pre­sa­rios y fun­cio­na­rios que ins­pi­ró la fra­se: “La co­rrup­ción ma­ta”. Se tra­ta de un mal en­dé­mi­co en un país don­de el 92 % de las de­nun­cias co­no­ci­das en las úl­ti­mas dos dé­ca­das ni si­quie­ra lle­ga­ron a jui­cio. Mal­ver­sa­ción de fon­dos, la­va­do de dinero, eva­sión fis­cal: los fun­cio­na­rios pú­bli­cos y los em­pre­sa­rios siem­pre es­tán en la mi­ra, y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ha­cen su jue­go se­gún su pos­tu­ra po­lí­ti­ca. Dia­rios, por­ta­les de In­ter­net y ca­na­les de TV ofi­cia­lis­tas só­lo ha­cen hin­ca­pié en las múl­ti­ples acu­sa­cio­nes que re­caen so­bre la ex­pre­si­den­ta Cris­ti­na Kirch­ner, e ig­no­ran las que se di­ri­gen al pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri y su en­torno so­bre de­li­tos co­mo los re­ve­la­dos por Pa­na­ma Pa­pers. Las em­pre­sas de me­dios que no sim­pa­ti­zan con el Go­bierno ac­tual di­fun­den exac­ta­men­te lo opues­to. La in­for­ma­ción ses­ga­da no só­lo en­tor­pe­ce el con­trol de la ges­tión pú­bli­ca, sino que siem­pre es fun­cio­nal a al­gu­na cam­pa­ña po­lí­ti­ca.

Co­mo en ca­si to­da la re­gión, la po­li­cía es­tá igual o peor vis­ta que el po­der po­lí­ti­co: se­gún el Ba­ró­me­tro Glo­bal de la Co­rrup­ción 2017 de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal, es el ser­vi­cio pú­bli­co al que los ar­gen­ti­nos re­co­no­cen ha­ber­le pa­ga­do más so­bor­nos du­ran­te los úl­ti­mos do­ce me­ses. Ca­da se­ma­na se pu­bli­can no­ti­cias so­bre agru­pa­cio­nes de agen­tes que ope­ran co­mo ma­fias en aso­cia­ción con re­des de de­lin­cuen­tes co­mo nar­co­tra­fi­can­tes y pro­xe­ne­tas. La de­pu­ra­ción de “la Bo­nae­ren­se”, co­mo se co­no­ce po­pu­lar­men­te a la mayor fuer­za po­li­cial del país per­te­ne­cien­te la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, fue asu­mi­da co­mo uno de los prin­ci­pa­les desafíos de la ac­tual ges­tión gu­ber­na­men­tal.

El 65 por cien­to de la po­bla­ción ar­gen­ti­na cree que las per­so­nas co­mu­nes pue­den ha­cer al­go con­tra la co­rrup­ción, pe­ro en la prác­ti­ca son po­cos los ciu­da­da­nos que ha­cen una de­nun­cia cuan­do se en­fren­tan a abu­sos y so­bor­nos. Es un fe­nó­meno que se re­pi­te en to­da la re­gión y que se ex­pli­ca por la des­con­fian­za que ge­ne­ran la po­li­cía y los tri­bu­na­les. Mien­tras tan­to, las his­to­rias de los Ale­xis Ja­ra, las Ma­ria­ne­la Val­di­vie­zo y las Ro­sa­na La­rrea se mul­ti­pli­can, en una pues­ta en abis­mo de im­pu­ni­dad, in­jus­ti­cia e inequi­dad.

Bra­sil

Ha­ce ape­nas una dé­ca­da, du­ran­te la pre­si­den­cia de Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va, Bra­sil era el úni­co país de la re­gión que se eri­gía co­mo una po­ten­cia mun­dial. Hoy atra­vie­sa una pro­fun­da cri­sis po­lí­ti­ca. “La­va Ja­to”, una ope­ra­ción ini­cia­da ha­ce cin­co años pa­ra in­ves­ti­gar una red de co­rrup­ción en la fir­ma pe­tro­le­ra Pe­tro­bras, sal­pi­có a miem­bros de los prin­ci­pa­les par­ti­dos po­lí­ti­cos y del em­pre­sa­ria­do bra­si­le­ño. Hoy Bra­sil tie­ne a su po­pu­lar ex­pre­si­den­te con­de­na­do a do­ce años de pri­sión, de­ce­nas de le­gis­la­do­res im­pli­ca­dos en ca­sos de co­rrup­ción, y a un ac­tual pri­mer man­da­ta­rio, Mi­chel Te­mer, tam­bién de­nun­cia­do y re­cha­za­do por el 90 por cien­to de la po­bla­ción. Con es­te pa­no­ra­ma, los ciu­da­da­nos des­creen de sus re­pre­sen­tan­tes y tie­nen la ima­gen de la de­mo­cra­cia bra­si­le­ña más de­te­rio­ra­da de su his­to­ria.

Gua­te­ma­la

El año 2015 fue una suer­te de bi­sa­gra en la his­to­ria po­lí­ti­ca de es­te país cen­troa­me­ri­cano: mi­les de ciu­da­da­nos sa­lie­ron a pro­tes­tar a las ca­lles cuan­do se dio a co­no­cer la exis­ten­cia de una red de ex­fun­cio­na­rios y fun­cio­na­rios, im­por­ta­do­res y abo­ga­dos in­vo­lu­cra­dos en un frau­de adua­ne­ro. Ot­to Pé­rez Mo­li­na, en­ton­ces pre­si­den­te de Gua­te­ma­la, tu­vo que re­nun­ciar a su pues­to y fue de­te­ni­do. Su su­ce­sor Jimmy Mo­ra­les hi­zo cam­pa­ña con el es­lo­gan “Ni co­rrup­to, ni la­drón”. Sin em­bar­go, el año pa­sa­do se re­ve­la­ron irre­gu­la­ri­da­des, co­mo su­pues­tos con­tra­tos de ser­vi­cios a em­pre­sas de fa­mi­lia­res del nue­vo pre­si­den­te. Los ex­per­tos en la lu­cha an­ti­co­rrup­ción re­co­mien­dan ha­cer fo­co en el em­pre­sa­ria­do que fi­nan­cia las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas, per­pe­túa la cul­tu­ra del so­borno y per­ma­ne­ce vigente aun cuan­do cam­bian los go­bier­nos.

Ve­ne­zue­la

En un con­tex­to de vio­len­cia, re­pre­sión, in­se­gu­ri­dad y escasez de ali­men­tos y me­di­ci­nas, és­te es el país la­ti­noa­me­ri­cano don­de los ciu­da­da­nos per­ci­ben el

mayor au­men­to de la co­rrup­ción en el úl­ti­mo año. Sus ha­bi­tan­tes tam­bién son los más pro­cli­ves a ca­li­fi­car ne­ga­ti­va­men­te a su Go­bierno –li­de­ra­do por Ni­co­lás Ma­du­ro– y a la po­li­cía. Se­gún la or­ga­ni­za­ción no gu­ber­na­men­tal Trans­pa­ren­cia Ve­ne­zue­la, el pa­no­ra­ma es alar­man­te por la im­pu­ni­dad con que se ma­ne­jan fun­cio­na­rios gu­ber­na­men­ta­les de al­to ni­vel, la pro­li­fe­ra­ción de re­des de co­rrup­ción que tras­pa­san las fron­te­ras y per­mi­ten blan­quear dinero pro­duc­to de ac­ti­vi­da­des ile­ga­les, y el es­ta­do de la po­bla­ción que no re­ci­be be­ne­fi­cios so­cia­les ni ac­ce­de a bue­nos ser­vi­cios, y es víc­ti­ma de la in­jus­ti­cia y la re­pre­sión.

Uru­guay

Jun­to con Chile es­tá con­si­de­ra­do uno de los paí­ses más trans­pa­ren­tes de Amé­ri­ca La­ti­na, lo cual no im­pli­ca que no exis­tan ca­sos de co­rrup­ción, sino que cuan­do és­tos to­man tras­cen­den­cia pú­bli­ca, el po­der ju­di­cial y el po­lí­ti­co reac­cio­nan con mayor di­li­gen­cia. Un ca­so que da prue­ba de ello es el del vi­ce­pre­si­den­te Raúl Sen­dic, quien en 2017 tu­vo que pre­sen­tar la re­nun­cia a su car­go, tras pro­ta­go­ni­zar un es­cán­da­lo por el uso de tarjetas cor­po­ra­ti­vas ofi­cia­les pa­ra gas­tos per­so­na­les por al­re­de­dor de 60 000 dó­la­res. Hoy es­tá pro­ce­sa­do por la jus­ti­cia. Es­te año, Uru­guay fue uno de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos que sus­cri­bie­ron el Com­pro­mi­so por Go­ber­na­bi­li­dad De­mo­crá­ti­ca fren­te a la Co­rrup­ción en el mar­co de la VIII Cum­bre de las Amé­ri­cas, en Lima (Pe­rú).

Sin em­bar­go, la es­pe­ran­za de una exi­to­sa lu­cha con­tra la co­rrup­ción no des­fa­lle­ce. En Co­lom­bia se reali­zó el pa­sa­do 26 de agos­to una con­sul­ta con­tra la co­rrup­ción; al cie­rre de edi­ción no sa­bía­mos los re­sul­ta­dos, pe­ro el re­fe­rén­dum mis­mo im­pli­ca que el país bus­ca sa­li­das con­cre­tas pa­ra aca­bar con es­te fe­nó­meno. Ade­más, la VIII Cum­bre de las Amé­ri­cas, que tu­vo lu­gar en Lima (Pe­rú), du­ran­te el pa­sa­do mes de abril, con­clu­yó con la fir­ma del Com­pro­mi­so por Go­ber­na­bi­li­dad De­mo­crá­ti­ca fren­te a la Co­rrup­ción, por par­te de los je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno de los 33 paí­ses que par­ti­ci­pa­ron en la reunión. En­tre ellos es­tu­vie­ron: Ar­gen­ti­na, Bo­li­via, Bra­sil, Canadá, Chile, Co­lom­bia, Cu­ba, Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co, Pa­na­má y Uru­guay. Por una­ni­mi­dad se es­ta­ble­ció el com­pro­mi­so de “for­ta­le­cer las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas pa­ra la pre­ven­ción y com­ba­te de la co­rrup­ción”. Es­tas cum­bres se ce­le­bran ca­da tres años, y per­mi­ten de­fi­nir una agen­da con­jun­ta al más al­to ni­vel pa­ra abor­dar los desafíos ur­gen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Austria

© PressReader. All rights reserved.