LEN­GUA

Strand, We­lle, Strö­mung, Flut, Eb­be – Ba­sis­wor­ts­chatz für alle, die das Meer lie­ben.

Ecos - - Sumario -

El len­gua­je del mar

Strand, We­llen, Win­de – Ba­sis­wor­ts­chatz für das Meer

EEn un nú­me­ro es­pe­cial, co­mo es­te de­di­ca­do al Mediterráneo, no pue­de fal­tar un vo­ca­bu­la­rio bá­si­co pa­ra ha­blar del mar. La es­pa­ño­la es una cul­tu­ra pe­ga­da al mar que nos ro­dea, es­to se ve en el len­gua­je, es­pe­cial­men­te en las ex­pre­sio­nes. Des­de el pun­to de vis­ta prác­ti­co, les in­tere­sa­rá el vo­ca­bu­la­rio re­la­cio­na­do con los vien­tos y lo que sig­ni­fi­ca ,en las dis­tin­tas re­gio­nes.

Vo­ca­bu­la­rio bá­si­co del mar

Las olas: son on­das que se pro­du­cen en la su­per­fi­cie del agua del mar.

La cres­ta de la ola: la ola tie­ne di­fe­ren­tes par­tes; de to­das ellas, las más co­no­ci­das son la cres­ta o par­te al­ta y la es­pu­ma que se for­ma al cho­car el agua con­tra una su­per­fi­cie (agua o are­na). El rom­peo­las / rom­pien­te: cuan­do el agua del mar en­cuen­tra un obs­tácu­lo, cho­ca y se le­van­ta. Es­to es un rom­pien­te; pue­de ser na­tu­ral –ro­cas o ban­cos de are­na– o ar­ti­fi­cial.

Al­ta mar o al­ta­mar: se con­si­de­ra al­ta­mar to­do el mar no in­clui­do en zo­na eco­nó­mi­ca ex­clu­si­va. Se con­si­de­ran co­rrec­tas las dos ver­sio­nes: al­ta­mar o al­ta mar; la pri­me­ra res­pe­ta la pro­nun­cia­ción, la se­gun­da, la tra­di­ción es­cri­ta.

Los fe­nó­me­nos

POR VIR­GI­NIA AZAÑEDO Ultramar: es­ta pa­la­bra se re­fie­re al te­rri­to­rio que es­tá más allá del mar, des­de nues­tro pun­to de vis­ta. His­tó­ri­ca­men­te, pa­ra los es­pa­ño­les, ultramar era Amé­ri­ca. Por eso, en Es­pa­ña to­da­vía hoy te­ne­mos tien­das de “ul­tra­ma­ri­nos”; y en ECOS la sec­ción “Es­ce­nas de ultramar”, en la que nues­tros co­rres­pon­sa­les ame­ri­ca­nos nos dan su opi­nión. Los ban­cos (de pe­ces, de are­na): se­gún el dic­cio­na­rio, un ban­co es “En los ma­res, ríos y la­gos na­ve­ga­bles, ba­jo que se pro­lon­ga en una gran ex­ten­sión”; tam­bién, “con­jun­to de pe­ces que van jun­tos y en gran nú­me­ro”.

El océano: la di­fe­ren­cia en­tre un mar y un océano es que el océano es un mar de gran ex­ten­sión que se­pa­ra dos o más con­ti­nen­tes. Se en­tien­de por mar to­da agua sa­la­da so­bre la tie­rra.

La es­te­la: es la hue­lla de un cuer­po so­bre el mar; cuan­do pa­sa al­go o al­guien, de­ja un ras­tro de es­pu­ma y aguas re­mo­vi­das, una es­te­la.

Las ma­reas: son los mo­vi­mien­tos de as­cen­so y des­cen­so del mar que se pro­du­ce por la atrac­ción de la Lu­na y el Sol, y el mo­vi­mien­to gi­ra­to­rio de la Tie­rra so­bre su pro­pio eje. En el Mediterráneo no exis­ten ape­nas (Má­la­ga). Mien­tras que en el Atlán­ti­co (a po­cos ki­ló­me­tros de allí, en Cádiz) son im­pre­sio­nan­tes.

La plea­mar: cuan­do el mar cre­ce, se aden­tra en tie­rra; el pun­to má­xi­mo de cre­ci­mien­to es la plea­mar.

La ba­ja­mar: lo con­tra­rio de plea­mar.

La re­sa­ca: co­rrien­te ma­ri­na que se pro­du­ce cuan­do las olas lle­gan a la ori­lla. Es un mo­vi­mien­to de re­tro­ce­so, de ma­ne­ra sen­ci­lla; si uno es­tá den­tro del mar, es co­mo si és­te te em­pu­ja­se ha­cia aden­tro. Pue­de ser muy fuer­te y pe­li­gro­so.

La co­rrien­te: es el mo­vi­mien­to con­ti­nua­do de una ma­sa, de ai­re o agua, en una di­rec­ción de­ter­mi­na­da.

La ma­re­ja­da: es el mo­vi­mien­to de las olas que pue­den te­ner has­ta 1,25 me­tros. Cuan­do hay fuer­te ma­re­ja­da pue­den lle­gar a más de dos me­tros. A par­tir de dos me­tros y me­dio, se ha­bla de mar grue­sa.

El olea­je: es el mo­vi­mien­to con­ti­nuo de las olas, pue­de ser fuer­te o sua­ve.

Mar de fon­do: es un mo­vi­mien­to de mar que se pro­du­ce le­jos de la cos­ta y que sue­le apre­ciar­se en la ori­lla de for­ma ate­nua­da, dé­bil.

Mar pi­ca­da: cuan­do el mar se al­te­ra, da igual la cau­sa.

Mar en cal­ma (mar lla­na o en bo­nan­za): cuan­do el mar es­tá tran­qui­lo y sin olea­je.

La ori­lla

La pla­ya: su­per­fi­cie ca­si pla­na, don­de ter­mi­na el mar.

La are­na: gra­cias al des­gas­te de las olas con­tra las ro­cas, las con­chas, y otros ob­je­tos dis­fru­ta­mos de la are­na.

El acan­ti­la­do: en el fon­do del mar nos re­fe­ri­mos a gran­des es­ca­lo­nes. Sin em­bar­go, en la cos­ta nos re­fe­ri­mos a un cor­te ver­ti­cal.

Las du­nas: son mon­ta­ñas de are­nas mó­vi­les. Las hay en las pla­yas y en los de­sier­tos.

La cos­ta: ori­lla o tie­rra cer­ca­na al mar.

La bahía: es una en­tra­da na­tu­ral de del mar en la tie­rra, más pe­que­ña que un gol­fo.

Los es­te­ros: son zo­nas pan­ta­no­sas cer­ca­nas al mar que se inun­dan con la ma­rea. Se pue­den uti­li­zar pa­ra criar pe­ces u otras es­pe­cias ma­ri­nas. Jun­to a las sa­li­nas, han si­do tra­di­cio­nal­men­te un re­cur­so eco­nó­mi­co de las zo­nas cos­te­ras.

Las ma­ris­mas: es un te­rreno ba­jo y pan­ta­no­so que inun­da el mar. A me­nu­do, en las ma­ris­mas se mez­clan las aguas dul­ces del río y las sa­la­das del mar. Son muy im­por­tan­tes por los sis­te­mas eco­ló­gi­cos que al­ber­gan. La di­fe­ren­cia en­tre una ma­ris­ma y una cié­na­ga son los ár­bo­les, que abun­dan en la cié­na­ga.

El puer­to: lu­gar en la cos­ta que sir­ve pa­ra que los bar­cos car­guen y des­car­guen mer­can­cías, y em­bar­quen y des­em­bar­quen via­je­ros.

Ver­bos

Hay mu­chí­si­mos ver­bos que tie­nen que ver con el mar, es­pe­cial­men­te si nos fi­ja­mos en el len­gua­je ma­ri­ne­ro. No­so­tros he­mos se­lec­cio­na­do és­tos, que son im­pres­cin­di­bles.

Rom­per: las olas rom­pen en la ori­lla o en la roca. Tam­bién, en sen­ti­do poé­ti­co se di­ce que las olas mue­ren en la pla­ya.

Que­brar: las olas quie­bran en la roca.

Ti­rar: en Es­pa­ña, el mar ti­ra ha­cia levan­te (em­pu­ja) o po­nien­te; por ejem­plo, tam­bién se usa es­te ver­bo cuan­do ha­bla­mos de “ti­rar (arro­jar) al­go o a al­guien, por la bor­da de un bar­co”.

Ha­cer­se a la mar: es la ex­pre­sión más usa­da –so­bre to­do en­tre pes­ca­do­res y li­te­ra­ria­men­te- pa­ra de­cir que al­guien mar­cha en bar­co, es de­cir, se usa co­mo si­nó­ni­mo de zar­par. Tam­bién se ha­bla de “par­tir”, so­bre to­do si ha­bla­mos de un lar­go pe­rio­do de tiem­po.

Ma­rear­se: la pri­me­ra acep­ción o sig­ni­fi­ca­do de es­ta pa­la­bra es “pro­du­cir ma­les­tar, náu­seas, o atur­di­mien­to”. Tam­bién sig­ni­fi­ca“po­ner un bar­co en mo­vi­mien­to”, ¿en­cuen­tran la re­la­ción?

Fa­mi­lias de pa­la­bras

Una ma­ne­ra es­tu­pen­da de au­men­tar nues­tro vo­ca­bu­la­rio es to­mar la raíz de la mis­ma y crear fa­mi­lias de pa­la­bras. Por ejem­plo:

De mar: ma­rino, ma­ri­ne­ro, ma­rí­ti­mo…

De ola: olea­da, olea­je,…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Austria

© PressReader. All rights reserved.