¿Pue­de ser una len­gua ma­chis­ta?

Ecos - - Panorama -

Neue Wör­ter, die nicht dis­kri­mi­ni­erend sein so­llen Un fan­tas­ma re­co­rre los paí­ses de ha­bla his­pa­na: la co­rrec­ción po­lí­ti­ca lin­güís­ti­ca. Mien­tras que en Es­pa­ña la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno quie­re re­for­mar la Cons­ti­tu­ción por­que, se­gún ella, tie­ne un len­gua­je mas­cu­lino que no se co­rres­pon­de con una de­mo­cra­cia desa­rro­lla­da, en Chile las fe­mi­nis­tas es­tán in­ven­tan­do pa­la­bras, se­gún ellas, más in­clu­si­vas. Así, han con­se­gui­do po­pu­la­ri­zar vo­ca­blos que no son ni fe­me­ni­nos ni mas­cu­li­nos. Es el ca­so del pa­la­bro ‘com­pa­ñe­res’, por com­pa­ñe­ro y com­pa­ñe­ra, o ‘chi­qui­lles’, por chi­qui­llo y chi­qui­lla. El pa­sa­do mes de ju­nio, la ex­pre­si­den­ta so­cia­lis­ta Mi­che­lle Ba­che­let dio un em­pu­jon­ci­to a es­ta ten­den­cia. En su cuen­ta en Twit­ter fe­li­ci­tó al ga­na­dor de un con­cur­so ase­gu­ran­do que era un ejem­plo pa­ra to­dos los ‘chi­qui­lles’. Geor­ge Or­well ima­gi­nó una so­cie­dad re­pre­si­va don­de exis­tía una po­li­cía del pen­sa­mien­to y de la len­gua que crea lo que él lla­mó ‘neo­len­gua’. ¿Es­ta­mos ya en una so­cie­dad así?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Austria

© PressReader. All rights reserved.