La mi­ra­da de Gus­ta­vo San­tos Pes­ca­dor de Arenys de Mar

Un­ter­wegs mit ei­nem der letz­ten Fis­cher des Mit­tel­meers

Ecos - - Mediterráneo - POR LAU­RA TERRÉ

GGus­ta­vo San­tos Ma­ri­ño tie­ne 67 años y ha de­di­ca­do to­da su vi­da al mar. Na­ció en Ga­li­cia, en Can­gas de Mo­rra­zo, pe­ro vi­ve en Arenys de Mar, en la cos­ta ca­talana, des­de ha­ce cin­cuen­ta años. Su pa­dre ya era pes­ca­dor en Ga­li­cia, y Gus­ta­vo ha se­gui­do la tra­di­ción fa­mi­liar en el Mediterráneo. Nos di­ce que él es “pes­ca­dor vo­ca­cio­nal”.

Son las nue­ve de la ma­ña­na de un sá­ba­do y en­con­tra­mos a Gus­ta­vo en su bar­ca, la “Lla­va­ne­res”, rea­li­zan­do la­bo­res de man­te­ni­mien­to. Aho­ra es­tá ju­bi­la­do y ya no sa­le a pes­car, aun­que sigue pen­dien­te de su bar­ca y echa una mano siem­pre que es ne­ce­sa­rio. Gus­ta­vo nos ex­pli­ca que la “Lla­va­ne­res” se de­di­ca a la pes­ca de la gam­ba con la téc­ni­ca del arras­tre.

Ca­da día, ex­cep­to el fin de se­ma­na, las bar­cas de Arenys de Mar sa­len a pes­car a las seis de la ma­ña­na y regresan al puer­to an­tes de las seis de la tar­de. A su lle­ga­da, lle­van las gam­bas a la lon­ja de pes­ca­do, don­de se rea­li­za la subas­ta. El me­jor pe­rio­do pa­ra la pes­ca de la gam­ba es en­tre ma­yo y sep­tiem­bre, cuan­do se sue­len coger unos 30 ki­los al día. Du­ran­te el mes de fe­bre­ro, los pes­ca­do­res de­ben rea­li­zar un pa­ro bio­ló­gi­co y no pue­den sa­lir al mar.

Aun­que las bar­cas de Arenys de Mar no sue­len en­con­trar ba­su­ra en­re­da­da en sus re­des, Gus­ta­vo sí que ha ob­ser­va­do que ca­da vez es ne­ce­sa­rio aden­trar­se más en el mar pa­ra ha­llar pe­ces. Es­to, jun­to con unas nor­ma­ti­vas ca­da vez más es­tric­tas, ha­ce que de­di­car­se a la pes­ca sea ca­da vez más di­fí­cil, se­gún Gus­ta­vo. Ac­tual­men­te, en Arenys de Mar só­lo que­da una de­ce­na de bar­cas pes­que­ras, mien­tras que ha­ce diez años ha­bía el do­ble. Por ello, cuan­do le pre­gun­ta­mos por un mo­men­to fe­liz en el mar, Gus­ta­vo res­pon­de que un buen mo­men­to es siem­pre que coin­ci­de un buen año de pes­ca en el que, ade­más, se pa­ga un buen pre­cio por la gam­ba en la lon­ja.

En cuan­to al mo­men­to más pe­li­gro­so vi­vi­do en el mar, Gus­ta­vo re­cuer­da un 22 de di­ciem­bre, cuan­do un tem­po­ral des­tro­zó el puen­te de su an­ti­gua bar­ca pes­que­ra de ma­de­ra. “Ese día pa­sa­mos mie­do. Cuan­do lle­ga­mos a puer­to, sen­ti­mos que nos ha­bía to­ca­do la lo­te­ría”, re­cuer­da. A pe­sar de es­tos mo­men­tos, Gus­ta­vo es in­ca­paz de ima­gi­nar­se su vi­da le­jos del mar: “No ha­bría sa­bi­do ha­cer na­da más”.

“Soy in­ca­paz de ima­gi­nar­me mi vi­da le­jos del mar”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Austria

© PressReader. All rights reserved.