La mar de sa­la­do

Fa­mi­lie Pé­rez ist noch ein paar Ta­ge am Strand. Pe­pín und Ro­ber­to vers­pü­ren Lust, Was­sers­coo­ter zu fah­ren.

Ecos - - Idioma - POR COVADONGA JIMÉNEZ

Pe­pín es­tá pa­san­do unos días en Vi­lla­jo­yo­sa, con la fa­mi­lia de Co­co, an­tes de em­pe­zar el ins­ti­tu­to. Ro­ber­to y Mar­ta van a re­co­ger­lo pa­ra vol­ver to­dos jun­tos a Madrid. Lle­gan a ca­sa de Co­co…

Ro­ber­to: Por fin… qué bien se es­tá aquí… al la­do del mar Mediterráneo, y con es­ta bri­sa…

Mar­ta: Pe­pín, hi­jo, qué bien te veo, tan mo­re­ni­to… ¿Te ale­gras de ver­nos? Co­co, ¿qué tal se ha por­ta­do Pe­pín? Co­co: Muy bien... Más le va­le…, por­que si no le man­da­mos a dor­mir a la pla­ya.

Pe­pín: Pues ya he dor­mi­do un par de no­ches con los can­gre­jos. Por cier­to, ma­má, es ver­dad, ya os es­ta­ba echan­do de me­nos… so­bre to­do, por­que ya no ten­go más pas­ta.

Ro­ber­to: Ah, sí, só­lo por la pas­ta nos echas de me­nos. Ya lo di­ce el re­frán: “cría cuer­vos, y te sa­ca­rán los ojos”. Mar­ta, nos ha sa­li­do un hi­jo ma­te­ria­lis­ta.

Mar­ta: Qué me vas a de­cir a mí, si me tie­ne el mo­ne­de­ro siem­pre en nú­me­ros ro­jos.

Pe­pín: Que no, que no, que es una bro­ma… Os lo to­máis to­do en se­rio. (ri­sas).

Mar­ta: Cla­ro, si es que mi ni­ño es la mar de sa­la­do… Tie­nes una gra­cia que no se pue­de con ella… no sé de quién lo ha­brás he­re­da­do.

Ro­ber­to: Co­rra­mos un tu­pi­do ve­lo… y al grano, Co­co, ¿dón­de es­tán tus pa­dres? Ha­bía pen­sa­do que po­dría­mos ir to­dos a la pla­ya y co­mer to­dos jun­tos en al­gún chi­rin­gui­to.

Co­co: Ahh, no va a po­der ser. Mis pa­dres se han ido a bus­car a mis her­ma­nas al cam­pa­men­to de ve­rano, y ven­drán el do­min­go. Pe­ro me han da­do mu­chos re­cuer­dos pa­ra vo­so­tros. Mar­ta: Va­ya, qué pe­na, el do­min­go nos va­mos no­so­tros. Bueno, ya les ve­re­mos en Madrid y que­da­re­mos con ellos pa­ra sa­lir y to­mar una co­pa.

Ro­ber­to: En­ton­ces, nos va­mos no­so­tros, ¿o te­néis vo­so­tros al­gún otro plan?

Pe­pín: Ha­bía­mos pen­sa­do que po­día­mos ha­cer al­gún deporte acuá­ti­co. Po­dría­mos al­qui­lar una mo­to acuá­ti­ca…, ¿qué os pa­re­ce?

Mar­ta: Una mo­to acuá­ti­ca… pe­ro eso es bas­tan­te pe­li­gro­so, ¿no?

Co­co: A mí me pa­re­ce guay… va­mos.

Ro­ber­to: A mí me pa­re­ce una bue­na idea… Nun­ca he pro­ba­do mon­tar en una, pe­ro me en­can­tan las motos… Así que po­de­mos in­ten­tar­lo… Yo te lle­vo de pa­que­te, Mar­ta…

Ro­ber­to, Mar­ta, Pe­pín y Co­co ya es­tán en la pla­ya y han al­qui­la­do dos motos acuá­ti­cas.

Pe­pín: Pa­pá, qué pa­sa­da… nos va­mos por la cos­ta has­ta don­de se ve el chi­rin­gui­to.

Co­co: Pe­pín, da­le ca­ña… ¡Que nos hun­di­mos!… Achhh, no, no ace­le­res tan­to…

Ro­ber­to: Sí, sí… va­mos, pe­ro cui­da­do con los ba­ñis­tas, Pe­pín, no va­yas a ce­pi­llar­te al­guno… Mar­ta, no te abra­ces tan­to a mí, que me es­tás de­jan­do sin res­pi­ra­ción, mu­jer.

Mar­ta: Ro­ber­to, achhh, no co­rras tan­to, que co­mo me cai­ga me co­men los ti­bu­ro­nes… Ay, qué mie­do… que es­ta­mos muy re­ti­ra­dos de la ori­lla… Ro­ber­to, fre­na… Ro­ber­to: Mar­ta, no seas chin­che y dis­fru­ta de la aven­tu­ra… So­mos unos mo­te­ros acuá­ti­cos…

Pe­pín: Va­mos… y aho­ra, un de­rra­pe… Ufff… qué ola … guauuu, es­to es di­ver­ti­dí­si­mo…, ¿Có­mo vas, Co­co? ¿Co­co…? Tri­pu­lan­te al mar… Es­pe­ra, que te re­co­jo.

Co­co: Glu, glu… Pe­pín, que me tra­ga la ola…

Mar­ta: Co­co… aguan­ta… Pe­pín, ¿quie­res de­jar de ha­cer el in­dio y ayu­dar a Co­co?

Pe­pín: Va­mos, Co­co, sube… y te ha­go un ca­ba­lli­to… No, bro­ma.

Ro­ber­to: Ven­ga, chi­cos… y des­pués del susto, nos va­mos a dis­fru­tar de una pae­lla al chi­rin­gui­to. Los mo­te­ros del mar ne­ce­si­tan com­bus­ti­ble… Yuhuuu. (ri­sas) Mar­ta: La úl­ti­ma vez que me mon­to en un ca­cha­rro de es­tos. Ro­ber­to, cui­da­do, que nos tra­ga­mos la pla­ya… Acchhhhh… ¡Ay!, por fin, tie­rra… Dé­ja­me be­sar la are­na… co­mo los náu­fra­gos…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Austria

© PressReader. All rights reserved.