Co­rru­be­do La gran du­na mó­vil de Ga­li­cia

Ecos - - Corrubedo - POR CAR­MEN LÓ­PEZ DE PABLOS

CCo­rru­be­do es un be­llo y pe­que­ño pue­blo de la pro­vin­cia de La Co­ru­ña. En pri­mer lu­gar, me fas­ci­na­ron sus pla­yas: La Gran­de, La La­dei­ra, El Pra­do, la de Ba­lie­rios y Las Fur­nas; de una are­na blan­ca y lim­pia, don­de podía ver to­do ti­po de mo­lus­cos y de­más fau­na ma­ri­na so­lo pa­sean­do por sus ori­llas. Sus aguas bra­vas per­mi­ten la prác­ti­ca del surf.

Pa­sean­do lle­ga­mos a su fa­ro, que –con­ver­ti­do en ma­que­ta– for­mó par­te de las obras que se ex­po­nían en el Pa­be­llón Es­pa­ñol en la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de Pa­rís, en el año 1867. ¡Cuán­tos nau­fra­gios ha­brá pre­sen­cia­do! No ol­vi­de­mos que es­tá den­tro de la lla­ma­da Cos­ta de la Muer­te. En 1890 un es­cri­tor y pe­rio­dis­ta ga­lle­go, Li­sar­do Ba­rrei­ro, es­cri­bió en una de sus cró­ni­cas que Co­rru­be­do era la tum­ba de los in­gle­ses: es la zo­na del mun­do con más nau­fra­gios registrados. Los co­rru­be­da­nos son gran­des ma­ri­ne­ros, su fama es uni­ver­sal, y mu­chos de ellos de­ja­ron su tie­rra al ser re­cla­ma­dos co­mo pa­tro­nes de bar­co en otros puer­tos ma­yo­res. Es un pue­blo so­li­da­rio, y hay des­de el si­glo XIX mu­chí­si­mas men­cio­nes a su valentía en el res­ca­te de los nau­fra­gios y su ge­ne­ro­si­dad, lo que le ha va­li­do al pue­blo la con­ce­sión de la Me­da­lla al mé­ri­to de sal­va­men­to. En el puer­to po­de­mos ver un mo­nu­men­to a las víc­ti­mas de los nau­fra­gios, re­pre­sen­ta­do por una mu­jer ayu­dan­do a un náu­fra­go. Des­pués va­mos al Par­que Na­tu­ral de las Du­nas de Co­rru­be­do, un es­pa­cio na­tu­ral pro­te­gi­do de 996 hec­tá­reas de su­per­fi­cie, que cons­ta de cua­tro ki­ló­me­tros de zo­nas du­na­res, en­tre ellas la Du­na Mó­vil de 1 km de lon­gi­tud y 20 cen­tí­me­tros de al­tu­ra; las la­gu­nas de agua dul­ce de Vi­xán y la de agua sa­la­da de Ca­rre­gal, co­mu­ni­ca­da con el océano Atlán­ti­co, tam­bién for­man par­te de es­te Par­que Na­tu­ral. Gra­cias a es­tas la­gu­nas, hay una gran con­cen­tra­ción de aves, an­fi­bios, rep­ti­les y ma­mí­fe­ros acuá­ti­cos, por lo que es una zo­na de es­pe­cial pro­tec­ción.

De­jan­do el mar atrás, subimos al mon­te de la Cu­ro­ta, a 596 me­tros de al­ti­tud. Me lla­mó la aten­ción el mo­nu­men­to al fa­mo­so es­cri­tor ga­lle­go Va­lle-In­clán, crea­dor del gé­ne­ro li­te­ra­rio lla­ma­do “es­per­pen­to”, y que acos­tum­bra­ba su­bir al mi­ra­dor de la Cu­ro­ta. Las vis­tas des­de aquí son úni­cas, se pue­den con­tem­plar las Rías Bai­xas, las Is­las Cíes y las ba­teas de me­ji­llo­nes, que des­de es­ta al­tu­ra pa­re­cen pe­que­ñas is­las en las rías.

No to­do son pai­sa­jes na­tu­ra­les en los al­re­de­do­res de Co­rru­be­do; a 20 ki­ló­me­tros, en el pue­blo de Ba­ro­ña, se en­cuen­tra el cas­tro me­jor con­ser­va­do de Ga­li­cia: el de Ba­ro­ña. Pa­ra quien no lo se­pa, un cas­tro es un po­bla­do for­ti­fi­ca­do cel­ta, por lo ge­ne­ral pre­rro­mano; en con­cre­to, es­te se cree que fue edi­fi­ca­do en­tre los si­glos I a. C. y I d. C. Es­tá si­tua­do en una pe­que­ña pe­nín­su­la ro­co­sa

se­pa­ra­da de la tie­rra por un ist­mo de are­na. To­da­vía se pue­den ver par­tes de las dos mu­ra­llas de­fen­si­vas y unas vein­te vi­vien­das. Des­pués de vi­si­tar­lo, nos que­da­mos con más ga­nas de se­guir en el pa­sa­do y em­pren­di­mos via­je al dol­men de Axei­tos, con­si­de­ra­do el Par­te­nón del Me­ga­lí­ti­co en Ga­li­cia.

Y ha­blan­do de ar­te, no pue­do de­jar sin men­cio­nar la ca­sa del gran ar­qui­tec­to bri­tá­ni­co David Chip­per­field, que ya ha­ce mu­chos años se enamo­ró de es­te pin­to­res­co pue­blo y sus al­re­de­do­res con­vir­tién­do­lo en su re­fu­gio de va­ca­cio­nes. La ca­sa se en­cuen­tra en la ca­lle prin­ci­pal de Co­rru­be­do, y se ele­va so­bre una ba­se de hor­mi­gón y pie­dra ma­ci­za, per­fo­ra­do por pe­que­ñas ven­ta­nas y un gran ven­ta­nal que re­co­rre to­da la an­chu­ra de la ca­sa, mi­ran­do al mar. La ver­dad es que nues­tras va­ca­cio­nes en Co­rru­be­do fue­ron di­fe­ren­tes y ma­ra­vi­llo­sas; se las re­co­mien­do, si quie­re evi­tar las pla­yas lle­nas y los 40 gra­dos. Aquí en­con­tra­rá na­tu­ra­le­za, sua­ves tem­pe­ra­tu­ras y las frías aguas del Atlán­ti­co. Ade­mas, Ga­li­cia es tie­rra de mei­gas, bru­jas en cas­te­llano, y de le­yen­das.

El puer­to de Co­rru­be­do, Par­que Na­tu­ral de las du­nas mó­vi­les y Dol­men de Axei­tos cer­ca de Co­rru­be­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Austria

© PressReader. All rights reserved.