SOL Y SOM­BRA

In der Stadt ist es laut, auf dem Land herrscht da­ge­gen an­ge­neh­me Sti­lle... Tat­sä­chlich?

Ecos - - Sumario - POR MER­CE­DES ABAD AVAN­ZA­DO

Mer­ce­des Abad über Lärm und Sti­lle

Los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad te­ne­mos nues­tros mi­tos. In­mer­sos en el rui­do per­ma­nen­te y a me­nu­do en­lo­que­ce­dor del trá­fi­co y las obras de cons­truc­ción y reha­bi­li­ta­ción de edi­fi­cios y ca­lles, vi­vi­mos con­ven­ci­dos de que en el cam­po hay si­len­cio. En bus­ca de ese si­len­cio ca­paz de cu­rar­nos del es­trés y del rui­do, so­mos ca­pa­ces de ha­cer un mon­tón de ki­ló­me­tros y de so­por­tar unos cuan­tos atas­cos de trá­fi­co, pues to­dos los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad ne­ce­si­tan huir de ella y acos­tum­bran ha­cer­lo el mis­mo día y, mal­di­ción, exac­ta­men­te a la mis­ma ho­ra y por las mis­mas ca­rre­te­ras. Así que, cuan­do lle­gas al idí­li­co cam­po o a la pre­cio­sa pla­ya, es­tás más es­tre­sa­do que si te hu­bie­ras que­da­do en ca­sa.

En­ci­ma, el si­len­cio no exis­te; es só­lo un mi­to ur­bano. Cam­bian los rui­dos, eso es to­do. En lu­gar del zum­bi­do cons­tan­te de los co­ches y los au­to­bu­ses, las la­va­do­ras, la mú­si­ca o la te­le­vi­sión del ve­cino, en el cam­po son los trac­to­res de los cam­pe­si­nos que ma­dru­gan pa­ra ir a cul­ti­var sus tie­rras, in­clu­so en do­min­go, los que te des­pier­tan a ho­ras in­tem­pes­ti­vas. Y, si no es­tás en un lu­gar agrí­co­la, lo que te sa­ca brus­ca­men­te de tu sue­ño al ama­ne­cer son las al­ga­ra­bías de pá­ja­ros que ce­le­bran la luz. Si us­te­des no han si­do nun­ca arran­ca­dos del sue­ño por los can­tos es­tri­den­tes de cen­te­na­res de pá­ja­ros, pen­sa­rán que, co­mo siem­pre, exa­ge­ro. Pe­ro les ase­gu­ro que al­gu­nas ve­ces, mien­tras can­tan en­lo­que­ci­dos de fe­li­ci­dad los lin­dos pa­ja­ri­tos que me des­pier­tan po­co des­pués de las seis de la ma­ña­na en el dul­ce cam­pi­to, he lle­ga­do a año­rar las ca­lles del cen­tro de Bar­ce­lo­na don­de an­tes vi­vía, y don­de ya es­ta­ba tan acos­tum­bra­da a los gri­tos y las ri­sas de los bo­rra­chos du­ran­te to­da la no­che que ya ca­si ni las oía. Pe­ro no son só­lo los trac­to­res o los pá­ja­ros. Una vez lle­gué a una pre­cio­sa pi­ne­da que, sin sa­ber por qué, me re­sul­ta­ba opre­si­va, claus­tro­fó­bi­ca in­clu­so. Ha­cía ca­lor y me fal­ta­ba el ai­re. Es­ta­ba ma­rea­da, y tu­ve que sen­tar­me en el tron­co de un ár­bol. Pe­ro mi ma­les­tar per­sis­tía. Ha­bía al­go más que el es­pan­to­so ca­lor y no me da­ba cuen­ta de qué po­día ser. De re­pen­te, se ca­lla­ron la mi­tad de las ci­ga­rras que un se­gun­do an­tes es­ta­ban es­tri­du­lan­do. El ali­vio fue ins­tan­tá­neo, y vol­ví a res­pi­rar con to­da nor­ma­li­dad.

Ha­ce po­co hu­bo una cu­rio­sa po­lé­mi­ca en un pue­blo tran­qui­lo al que acu­dían ha­bi­tan­tes de la ciu­dad a des­can­sar del rui­do ur­bano. Pe­ro los po­bres ur­ba­ni­tas te­nían pro­ble­mas pa­ra dor­mir, por­que du­ran­te to­da la no­che el cam­pa­na­rio de la igle­sia no pa­ra­ba de dar las ho­ras y los cuar­tos. Los ha­bi­tan­tes del pue­blo es­ta­ban más que acos­tum­bra­dos a las cam­pa­na­das, y pu­sie­ron el gri­to en el cie­lo cuan­do los ur­ba­ni­tas, que al fin y al ca­bo eran unos fo­ras­te­ros, pi­die­ron al ayun­ta­mien­to que la igle­sia de­ja­ra de dar las ho­ras du­ran­te la no­che. Ya no re­cuer­do có­mo aca­bó la his­to­ria, pe­ro el epi­so­dio co­rro­bo­ra que mi teo­ría es cier­ta: el si­len­cio no exis­te ni ha exis­ti­do ja­más. Sen­ci­lla­men­te, hay rui­dos que nos gus­tan más que otros, o rui­dos que ya no oí­mos por la fuer­za de la cos­tum­bre, y rui­dos que nos sa­can de qui­cio. Mi pa­dre, por ejem­plo, diez­mó to­da la po­bla­ción de gri­llos del jar­dín de nues­tra ca­sa de la pla­ya, por­que de­cía que le im­pe­dían dor­mir. Los de­más ni si­quie­ra los oía­mos, y nos reía­mos cuan­do lo veía­mos ace­char a los gri­llos en la os­cu­ri­dad, si­gi­lo­so co­mo un es­pía ru­so y ar­ma­do de una za­pa­ti­lla pa­ra li­qui­dar al des­di­cha­do ani­mal.

El si­len­cio no exis­te. Es so­lo un mi­to ur­bano.

Mer­ce­des Abad

es­cri­to­ra es­pa­ño­la re­si­den­te en Bar­ce­lo­na. Co­la­bo­ra con ECOS des­de 1996. Su úl­ti­mo li­bro La ni­ña gor­da se pu­bli­có en Pá­gi­nas de Es­pu­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Austria

© PressReader. All rights reserved.