ES­CE­NAS DE UL­TRA­MAR

Stän­di­ge Erreich­bar­keit – macht sie frei? Wie geht es dem, der aus der Fer­ne An­wei­sun­gen er­hält?

Ecos - - Sumario - POR HER­NÁN NEI­RA

Stän­di­ge Erreich­bar­keit – für wen ist das gut?

LLeo y es­cu­cho, to­dos los días, pu­bli­ci­dad so­bre lo maravilloso que es es­tar co­nec­ta­do día y noche, in­clu­so de va­ca­cio­nes. “¡Con­tro­le su em­pre­sa des­de la pla­ya!” Y apa­re­ce la fo­to de una pa­re­ja de trein­ta o cua­ren­ta años, gua­pos, sa­lu­da­bles y bron­cea­dos –dos ma­ni­quíes–. Ca­si siem­pre el hom­bre tie­ne un compu­tador en la mano. De­be su­po­ner­se que es­tá ha­cien­do ne­go­cios, dan­do ins­truc­cio­nes a sus su­bor­di­na­dos.

De­sen­tra­ñe­mos la es­ce­na. Los per­so­na­jes son­ríen. ¿Es ese el mo­do co­mo de­be­mos tra­tar a nues­tra pa­re­ja cuan­do nos he­mos ido a ese lu­gar pa­ra­di­sia­co jus­ta­men­te pa­ra es­tar en pa­re­ja? La son­ri­sa es fal­sa.

De­sen­tra­ñe­mos la his­to­ria: el si­glo pa­sa­do con­fió en que las má­qui­nas, al ser ope­ra­das por compu­tado­res, ape­nas ten­drían ne­ce­si­dad de que un ser hu­mano se ocu­pa­ra de ellas. En­ton­ces, to­dos ten­dría­mos mu­chí­si­mo tiem­po libre. Las co­mu­ni­ca­cio­nes elec­tró­ni­cas ter­mi­na­rían ese pro­ce­so y nos ha­rían fe­li­ces. No ha si­do así: la co­mu­ni­ca­ción ins­tan­tá­nea tras­la­dó los con­flic­tos, no los re­sol­vió.

De­sen­tra­ñe­mos aho­ra la je­rar­quía no ex­plí­ci­ta en la ima­gen: ¿a quién le en­vía el mail el per­so­na­je de la fo­to? Al po­bre su­bor­di­na­do, al cu­rran­te, al go­ma [em­plea­do de ba­ja je­rar­quía al que se le uti­li­za pa­ra to­do] que, du­ran­te ese fin de se­ma­na, de­be­rá tra­ba­jar.

Co­noz­co de­ma­sia­dos jó­ve­nes que ini­cian su vi­da pro­fe­sio­nal con gran­des ex­pec­ta­ti­vas, y que co­mien­zan a per­der­las cuan­do re­ci­ben un what­sapp el vier­nes a me­dia­no­che con un men­sa­je del je­fe: “Te­ne­mos un clien­te im­por­tan­te. A las ocho del sá­ba­do en la ofi­ci­na”. ¿Pue­de un jo­ven re­cién con­tra­ta­do de­cir que no? Sí, pe­ro no se­ría as­cen­di­do, se­ría con­si­de­ra­do des­leal y has­ta pue­de que lo des­pi­dan.

Ya no sé quién do­mi­na a quién, si los due­ños a sus ne­go­cios o los ne­go­cios a sus due­ños, ni si el em­plea­do es libre o es tam­bién pro­pie­dad de sus je­fes, y los je­fes, pro­pie­dad de la em­pre­sa.

¡Vi­va la li­ber­tad! ¡Fi­nes de se­ma­na sin mail ni what­sapp de tra­ba­jo!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Austria

© PressReader. All rights reserved.