Mer­ce­des Abad über die Na­men von Mens­chen und Din­gen

Wa­rum hießen die Leu­te früher wie ih­re El­tern? Und wer hat das größ­te Meer der Welt den “Sti­llen Ozean” ge­tauft?

Ecos - - Sumario - POR MER­CE­DES ABAD

EEn nues­tra épo­ca, los fu­tu­ros pa­dres se es­tru­jan las neu­ro­nas du­ran­te me­ses pa­ra de­ci­dir el nom­bre de su be­bé. Al­gu­nos com­pran in­clu­so li­bros con la lis­ta com­ple­ta de to­dos los nom­bres que exis­ten, pa­ra es­tar se­gu­ros de no ol­vi­dar nin­guno. Tan ar­duo pue­de ser el tra­ba­jo de ele­gir nom­bre, y tan di­fí­cil es en oca­sio­nes que el pa­dre y la ma­dre se pon­gan de acuer­do, que a ve­ces la cria­tu­ra lle­ga al mun­do y aún no es­tá cla­ro có­mo se lla­ma­rá. Tan­to es así que yo he lle­ga­do a pen­sar en ha­cer­me mi­llo­na­ria mon­tan­do un más­ter pa­ra orien­tar a pa­re­jas em­ba­ra­za­das en la fun­da­men­tal cues­tión del nom­bre de sus be­bés. Su­ge­ri­ría, por su­pues­to, nom­bres an­ti­guos que ya na­die po­ne: San­cho, Urra­ca, Dul­ci­nea, Men­do, Ro­sau­ra, Pon­cio, Se­gis­mun­do…

An­tes los pa­dres no se lo pen­sa­ban tan­to. ¿Que na­cías en San Blas? Pues te po­nían Blas. ¿Que na­cías en un pue­blo don­de la pa­tro­na era San­ta Ma­ría de Se­te­fi­lla? Pues te po­nían Se­te­fi­lla y se que­da­ban tan an­chos. La ori­gi­na­li­dad no era tan im­por­tan­te co­mo la tra­di­ción. Y la tra­di­ción man­da­ba que te lla­ma­ses co­mo tus pa­dres, que a su vez se lla­ma­ban co­mo los su­yos, o co­mo el san­to del día o el pa­trón de tu pue­blo. ¿Que tu nom­bre no te gus­ta­ba? Pues te aguan­ta­bas o usa­bas un di­mi­nu­ti­vo. Las Se­te­fi­llas se ha­cían lla­mar Fi­lli o Se­te; las Ge­no­ve­vas, Geno; las Asun­ción, Txon (pro­nun­cia­do Chon) o Asun, y así un lar­go et­cé­te­ra. Cuan­do te po­nían el mis­mo nom­bre que tu ma­dre, tu abue­la y tu bi­sa­bue­la, las reunio­nes fa­mi­lia­res, si se ha­lla­ban pre­sen­tes to­das esas mu­je­res, eran un po­co con­fu­sas, por­que cuan­do lla­ma­ban a una, con­tes­ta­ban to­das. Pa­ra mí, esa fue una de mis pe­sa­di­llas in­fan­ti­les. Co­mo mi ma­dre y mi abue­la se lla­ma­ban Mer­ce­des, yo fui, y aún soy a ve­ces, Mer­ce­di­tas, un nom­bre que en­ton­ces de­tes­ta­ba con to­da mi al­ma, y aho­ra que con­su­mo tan­tas cre­mas an­ti­arru­gas em­pie­za a ha­cer­me gra­cia.

¿Y los nom­bres geo­grá­fi­cos, tam­bién lla­ma­dos to­pó­ni­mos? ¿Quién era el gra­cio­so que bau­ti­zó a un mar tan bravo con el nom­bre de oceáno Pa­cí­fi­co? ¿Aca­so fue in­ven­ta­do en una de esas juer­gas en las que co­rre la be­bi­da y ca­da cual suel­ta una bu­rra­da ma­yor que la an­te­rior en­tre las car­ca­ja­das ge­ne­ra­les? ¿O fue el ca­pi­tán de un bar­co quien le im­pu­so ese nom­bre tras so­bre­vi­vir a una tor­men­ta en la que es­tu­vo a pun­to de nau­fra­gar? No es el úni­co ca­so de iro­nía to­po­ní­mi­ca ni mu­cho me­nos. Ahí es­tán Tie­rra de Fue­go, que co­mo to­dos sa­be­mos es­tá cu­bier­ta de hielo, o el es­ta­do de Ne­va­da, cu­yo nor­te es­tá en su ma­yor par­te ocu­pa­do por el de­sier­to, o el ca­bo de Hor­nos, don­de ha­ce un frío pe­lón; aun­que en es­te ca­so sa­be­mos que el nom­bre se lo pu­so un neer­lan­dés, que lo bau­ti­zó co­mo hoorn (en neer­lan­dés, cuerno) por la for­ma del ca­bo, pe­ro que fue erró­nea­men­te tra­du­ci­do (mal­di­tos fal­sos ami­gos) co­mo Hor­nos?

To­do ese hu­mor de­rro­cha­do en los nom­bres de los lu­ga­res ha­ce que via­jar aún sea más di­ver­ti­do. La geo­gra­fía es­pa­ño­la es ri­ca en lu­ga­res chis­to­sos. Ahí es­tán Puer­cas, en la pro­vin­cia de Za­mo­ra; La Hi­ja de Dios, en Ávi­la; As­que­ro­sa, en Gra­na­da; o el ba­rrio an­da­luz lla­ma­do Mea­de­ro de la Rei­na, por­que Isa­bel II les con­ce­dió el ho­nor de ha­cer pi­pí en­tre dos ar­bus­tos. Así que ya sa­ben, cuan­do ven­gan por aquí, no ol­vi­den traer un cuaderno pa­ra ir apun­tan­do to­dos esos nom­bres.

No es el úni­co ca­so de iro­nía

to­pó­ni­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Austria

© PressReader. All rights reserved.