Die Freu­de, “nein” zu sa­gen

Das Wort bes­teht aus nur ei­ner Sil­be und ist doch so sch­wer aus­zus­pre­chen.

Ecos - - Sumario - POR AL­BER­TO SAL­CE­DO RA­MOS

AAd­mi­ro a las per­so­nas que ejer­cen su de­re­cho a de­cir “no”, y que ade­más lo ha­cen sin ro­deos. Las ad­mi­ro por­que sé cuán di­fí­cil es ex­pre­sar ese mo­no­sí­la­bo que pue­de gran­jear­nos fa­ma de an­ti­pá­ti­cos. Por al­go Gar­cía Már­quez so­lía re­pe­tir es­ta fra­se: “Lo más im­por­tan­te que apren­dí, des­pués de los cua­ren­ta años, fue a de­cir no cuan­do es no”.

Cual­quie­ra sa­be “cuán­do es no”. Lo di­fí­cil es de­cir­lo. Nos preo­cu­pa que la ne­ga­ti­va sea in­ter­pre­ta­da por nues­tros in­ter­lo­cu­to­res co­mo un desai­re, y en­ton­ces de­ci­mos “sí” aun­que que­de­mos em­pe­ña­dos has­ta el tué­tano. En cuan­to nos com­pro­me­te­mos, em­pe­za­mos a pa­de­cer: se nos re­sien­ten los pro­yec­tos pro­pios por an­dar co­la­bo­ran­do en los aje­nos, ge­ne­ra­mos una an­gus­tia don­de de­be­ría exis­tir un go­zo. Quien se de­ja arre­ba­tar el tiem­po, ter­mi­na hi­po­te­can­do la vi­da.

En cam­bio, quie­nes sa­ben de­cir “no” son due­ños ab­so­lu­tos de sí mis­mos. Co­mo nun­ca se echan a la es­pal­da un bul­to que no les co­rres­pon­da, an­dan siem­pre li­be­ra­dos de car­gas in­ne­ce­sa­rias, es de­cir, la pa­san me­jor. A ellos les tie­ne sin cui­da­do que los de­más los con­si­de­ren pre­su­mi­dos, así que ja­más acep­tan un com­pro­mi­so por me­ra cor­te­sía. Son per­so­nas li­bres del mo­do en que lo plan­teó Ju­les Re­nard: pue­den re­cha­zar una in­vi­ta­ción a ce­nar sin ne­ce­si­dad de ofre­cer una ex­cu­sa.

En mar­zo de 2014 le oí de­cir a Ma­rio Var­gas Llosa que cuan­do des­cu­bre a un es­cri­tor talentoso lo pri­me­ro que ha­ce es ave­ri­guar si ya apren­dió a de­cir “no”. Si no ha apren­di­do –aña­dió– hay mu­chas po­si­bi­li­da­des de que de­je de ser un au­tor pro­me­te­dor y se con­vier­ta en uno fa­lli­do. Al de­cir­le que sí a to­do lo que se le atra­vie­se –in­vi­ta­cio­nes, en­car­gos, via­jes, con­fe­ren­cias– po­ne en ries­go na­da me­nos que su obra.

A Er­nest He­ming­way le pre­gun­ta­ron si los mie­do­sos te­nían la po­si­bi­li­dad de re­cha­zar cier­tas in­vi­ta­cio­nes en­go­rro­sas sin pa­sar por la pe­na de de­cir “no”.

-- Sí, cla­ro – res­pon­dió, son­rien­te –: di­cien­do men­ti­ras. Pro­me­tes ir ma­ña­na a las ocho, y no lle­gas. Des­pués di­ces que ama­ne­cis­te en­fer­mo. Y si co­me­tes el error de con­tar dón­de vi­ves, mú­da­te a los cin­co mi­nu­tos.

Con­fie­so que, al igual que us­te­des, he apli­ca­do la pri­me­ra par­te del con­se­jo de He­ming­way. Pe­ro la gra­cia es de­cir “no” sin ti­tu­beos y sin sen­tir­se cul­pa­ble. Mien­tras si­go in­ten­tán­do­lo, le he pe­di­do a mi amigo Ca­mi­lo Ro­zo que me ha­ga una fotografía. La col­ga­ré afue­ra de mi apar­ta­men­to con es­tos ver­sos me­mo­ra­bles de Pa­blo Ne­ru­da:

Adiós por­que ven­go lle­gan­do. Bue­nos días, me voy de pri­sa.

Cuan­do quie­ran ver­me, ya sa­ben: bús­quen­me don­de no es­toy, y si les so­bra tiem­po y bo­ca pue­den ha­blar con mi re­tra­to.

Ad­mi­ro a las per­so­nas que ejer­cen su de­re­cho a de­cir no

Newspapers in Spanish

Newspapers from Austria

© PressReader. All rights reserved.