Porto, Lis­sa­bon und wei­te­re Schät­ze

Lo más be­llo del país ve­cino

Ecos - - Sumario - POR ANA BUSTABAD ALON­SO IN­TER­ME­DIO AU­DIO

Wer in Spa­nien ist und sich in westli­chen Grenz­ge­bie­ten auf­hält, soll­te un­be­dingt das Nach­bar­land Por­tu­gal be­su­chen: Lis­sa­bon, Porto und die Städt­chen im Nor­dos­ten wie Gui­ma­rães oder Bra­ga­nça ha­ben ei­ni­ges zu bie­ten.

PPor­tu­gal es­tá de mo­da, y las ci­fras de tu­ris­mo así lo de­mues­tran. Mu­chos eu­ro­peos vi­si­tan aho­ra la apa­sio­na­da Lis­boa, la se­ño­rial Coim­bra, la vi­da bu­lli­cio­sa de O Porto, o es­tán des­cu­brien­do la Se­rra da Es­tre­la, la del Ge­rés, el Al­gar­ve, el Alen­te­jo… Tan­tos lu­ga­res úni­cos que tie­ne Por­tu­gal.

Es­pa­ña com­par­te con Por­tu­gal la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, que ya los ro­ma­nos o los se­far­di­tas con­si­de­ra­ban una; y es que a los dos la­dos de la fron­te­ra se es­con­den des­ti­nos con mu­chos atrac­ti­vos, por eso es ho­ra de rom­per las úl­ti­mas fron­te­ras. Ho­ra de rein­ven­tar His­pa­nia, Se­fa­rad, Ibe­ria. Va­mos a des­cu­brir las ciu­da­des con en­can­to de Por­tu­gal, su na­tu­ra­le­za, su cul­tu­ra y sus pla­yas.

Las ciu­da­des más bo­ni­tas

Co­mo po­cas ciu­da­des en el mun­do, Lis­boa con­ser­va in­tac­to el sa­bor de otros tiem­pos en sus ca­lles em­pe­dra­das, en sus tran­vías, en sus tien­das cen­te­na­rias. Vi­si­tar­la es ha­cer un via­je al pa­sa­do por una de las ciu­da­des más be­llas del mun­do; hay que com­prar en sus lo­jas (tien­das) de to­da la vi­da; ca­lle­jear por la Bai­xa, el ba­rrio más se­ño­rial; des­cu­brir el Chia­do, que si­gue sien­do el ba­rrio de los ca­fés y los ar­tis­tas.

Su­bir y ba­jar por la Al­fa­ma, don­de co­men­zó to­do; aso­mar­se al cas­ti­llo de San Jor­ge, re­co­rrer la gran Ave­ni­da da Li­ber­da­de de ai­res pa­ri­si­nos, re­cu­pe­ra­da co­mo pa­seo pú­bli­co tras ca­si dos si­glos… Vi­si­tar Cam­po de Ou­ri­que y el Bai­rro Al­to…

Es im­po­si­ble ca­mi­nar por Lis­boa y no mirar al sue­lo: Lis­boa fue la pri­me­ra ciu­dad que uti­li­zó el sue­lo em­pe­dra­do –ti­po mo­sai­co, ge­ne­ral­men­te en blan­co y ne­gro– que tan­to ca­rac­te­ri­za a las ur­bes de ha­bla por­tu­gue­sas, tan­to en Por­tu­gal co­mo en Bra­sil. Ca­mi­nan­do por la ciu­dad pue­den des­cu­brir­se cien­tos de di­se­ños di­fe­ren­tes: ca­ra­be­las, del­fi­nes, can­gre­jos, es­tre­llas de mar, la­gar­tos, ce­ne­fas de los más va­ria­dos di­se­ños de pie­dra ca­li­za y ba­sal­to. Es tan tra­di­cio­nal es­ta for­ma de cu­brir ace­ras y cal­za­das, que los lis­boe­tas han le­van­ta­do una es­ta­tua en ho­me­na­je a quie­nes las ha­cen, los “cal­ce­tei­ros”. Es­tá muy cer­ca del Ros­sío, en la rúa da Vi­tó­ria, fren­te a la igle­sia de San Ni­co­lau.

En la pla­za Luís de Ca­mões en­tra­mos en uno de tan­tos kios­cos tra­di­cio­na­les que hay por to­da la ciu­dad; aho­ra han si­do re­con­ver­ti­dos en ba­res con te­rra­za, don­de se sir­ven li­co­res por­tu­gue­ses y ca­fé.

Por aquí pa­sa el an­ti­guo tran­vía 28, el más fa­mo­so de la ciu­dad, que uti­li­zan to­dos los tu­ris­tas, y que ha­ce un re­co­rri­do por los lu­ga­res más vi­si­ta­dos has­ta

ter­mi­nar en el Bai­rro da Graça; aun­que pue­de to­mar cual­quier otro tran­vía –eléc­tri­co- pa­ra ir más có­mo­do y mez­clar­se con los ciu­da­da­nos lo­ca­les.

De to­das las tien­das vin­ta­ge que se pue­den en­con­trar en Lis­boa, qui­zá la más au­tén­ti­ca sea “A vi­da por­tu­gue­sa”, un pro­yec­to de la pe­rio­dis­ta Ca­ta­ri­na Por­tas que ha res­ca­ta­do los an­ti­guos pro­duc­tos que mar­ca­ron la vi­da de los por­tu­gue­ses en el si­glo XX. Si se quie­re com­prar un re­ga­lo en­tra­ña­ble y bo­ni­to, son muy tí­pi­cas las an­do­rin­has de Bor­da­lo Pin­hei­ro (18461905), ilus­tra­dor y es­cul­tor lo­cal, que se ha­cen con los mol­des ori­gi­na­les del ar­tis­ta.

Muy cer­ca, en la es­ta­ción Cais do So­dré, los tre­nes de cer­ca­nías lle­van al via­je­ro a Cas­cais, un mu­ni­ci­pio cos­te­ro co­no­ci­do mun­dial­men­te por su lo­ca­li­dad más se­ño­rial, Es­to­ril, cu­na de es­pías. Su cos­ta her­mo­sa y tem­pla­da aco­ge to­do el año a pes­ca­do­res, ex­tran­je­ros que dis­fru­tan aquí de su re­ti­ro y sur­fis­tas de to­do el mun­do, con­for­man­do un pai­sa­je hu­mano ecléc­ti­co y cam­bian­te.

Muy cer­ca, la mon­ta­ña má­gi­ca de Sin­tra, con su im­pre­sio­nan­te y co­lo­ri­do Pa­la­cio da Pe­na, du­ran­te el si­glo XIX re­si­den­cia de la fa­mi­lia real por­tu­gue­sa, y con­si­de­ra­da, la ex­pre­sión má­xi­ma del ro­man­ti­cis­mo en Por­tu­gal.

Más al nor­te, tam­bién en la cos­ta, la otra gran ciu­dad por­tu­gue­sa, Opor­to. Su ar­qui­tec­tu­ra, el cli­ma atlán­ti­co, su gas­tro­no­mía y el en­can­to de­ca­den­te de sus ca­lles han he­cho de ella una de las ciu­da­des más tu­rís­ti­cas de to­da Eu­ro­pa, que reúne ca­da sols­ti­cio de ve­rano, no­che de San Juan, a me­dio mi­llón de per­so­nas. No hay que per­der­se su mer­ca­do del Bol­hao, el es­pec­ta­cu­lar edi­fi­cio del Pa­la­cio de la Bol­sa, ni la vi­si­ta a una de las bo­de­gas de sus fa­mo­sos vi­nos, en la ori­lla del río Due­ro. Des­de aquí, pre­ci­sa­men­te, es don­de se con­si­gue la me­jor vis­ta de la ciu­dad.

Agua y na­tu­ra­le­za

El agua es un ele­men­to que co­nec­ta Es­pa­ña y Por­tu­gal, los ríos es­pa­ño­les que vier­ten sus aguas al océano Atlán­ti­co y a ve­ces sir­ven de fron­te­ra y de en­cuen­tro en­tre es­tos dos paí­ses.

Des­de la lo­ca­li­dad ga­lle­ga de La Guar­dia, en el nor­te, un trans­bor­da­dor cru­za ca­da me­dia ho­ra el río Mi­ño –Min­ho en por­tu­gués– en di­rec­ción a Ca­min­ha, un destino mag­ní­fi­co pa­ra co­mer, por ejem­plo, una lam­prea á bor­da­le­sa que sa­be a glo­ria y un buen ca­fé (que en Por­tu­gal se lla­ma bi­ca).

En el nor­te hay que sa­bo­rear los pla­tos acom­pa­ña­dos de vin­ho ver­de, bue­nos blan­cos fres­cos y afru­ta­dos; pa­sear por las in­men­sas pla­yas de Ân­co­ra y Mo­le­do; per­der­se en­tre ve­ge­ta­ción exu­be­ran­te por ris­cos y al­deas...

El pa­dre Due­ro –Dou­ro en por­tu­gués– es otro de los gran­des co­nec­to­res en­tre tie­rras es­pa­ño­las y por­tu­gue­sas. A lo lar­go de to­do su re­co­rri­do en­sam­bla las par­ce­las de vi­ñe­dos, que des­de Cas­ti­lla y León pro­du­cen los me­jo­res vi­nos de la Ri­be­ra del Due­ro, y cer­ca ya del mar los fa­mo­sos vin­hos do Porto.

Aquí, pre­ci­sa­men­te, es una de­li­cia na­ve­gar en los ra­be­los a la ma­ne­ra tra­di­cio­nal. Los bar­cos ra­be­los, di­se­ña­dos es­pe­cial­men­te pa­ra na­ve­gar por las aguas rá­pi­das del Dou­ro, trans­por­ta­ban, ya en el si­glo X, los ba­rri­les des­de el va­lle has­ta las bo­de­gas. Hoy po­de­mos dar des­de un pe­que­ño pa­seo por la desem­bo­ca­du­ra del río, has­ta rea­li­zar un via­je de va­rios días en bar­co-ho­tel aguas arriba has­ta el Al­to Dou­ro Vin­ha­tei­ro, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad.

La ma­yor par­te de es­tas em­bar­ca­cio­nes tie­nen ba­se en el puer­to de Gaia o jus­to en­fren­te, en la Ri­be­ra; al­gu­nos per­te­ne­cen a las bo­de­gas, pe­ro hay em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das, co­mo Dou­ro Azul.

Mu­cho más al sur en­con­tra­mos, ha­cien­do fron­te­ra, el río Gua­dia­na, que une An­da­lu­cía, la cos­ta lu­mi­no­sa de Huel­va, con las tie­rras her­mo­sas del Al­gar­ve por­tu­gués.Un ferry cru­za ca­da 30 mi­nu­tos la desem­bo­ca­du­ra del Gua­dia­na des­de el sur de Es­pa­ña ha­cia Por­tu­gal. Lo que hoy es una “al­ter­na­ti­va ro­mán­ti­ca” al puen­te de la au­to­vía que se le­van­ta al fon­do, era, has­ta 1991, la úni­ca op­ción de los an­da­lu­ces pa­ra cru­zar al país ve­cino.

El ferry se to­ma en Aya­mon­te, don­de se pue­de com­prar al pe­so ma­ris­co bien fres­co o dis­fru­tar una tra­di­cio­nal “ra­ya en pi­men­tón”, y lle­ga a Vi­la Real de San­to An­to­nio, pe­que­ña vi­lla por­tu­gue­sa apa­ren­te­men­te tra­di­cio­nal, pe­ro mo­der­na y di­gi­tal (con in­ter­net gratis). Es­ta co­que­ta po­bla­ción, fun­da­da en 1774 por or­den del Mar­qués de Pom­bal, es un buen lu­gar de par­ti­da pa­ra lan­zar­se a des­cu­brir la cos­ta por­tu­gue­sa, la más oc­ci­den­tal de la Eu­ro­pa con­ti­nen­tal, jun­to con la ga­lle­ga. Le

Opor­to tra­ba­ja – mien­tras Bra­ga re­za [be­tet], Coim­bra es­tu­dia y Lis­boa se di­vier­te DI­CHO PO­PU­LAR POR­TU­GUÉS

sor­pren­de­rá, por ejem­plo, el Par­que Na­tu­ral de la Ría For­mo­sa, se­sen­ta ki­ló­me­tros de eco­sis­te­ma na­tu­ral, dos pe­nín­su­las, cin­co is­las, una de ellas de­sier­ta, pa­raí­so de pes­ca­do­res.

Tam­bién la mano del hom­bre ha crea­do es­pa­cios acuá­ti­cos se­ñe­ros, co­mo el Gran La­go Al­que­va, si­tua­do en­tre la Ex­tre­ma­du­ra, es­pa­ño­la, y el Alen­te­jo, por­tu­gués, inau­gu­ra­do a prin­ci­pios del si­glo XXI y ac­tual­men­te el la­go ar­ti­fi­cial más gran­de de Eu­ro­pa.

Sus aguas se pue­den sur­car en pe­que­ños bar­cos-casa, pa­ra cu­ya na­ve­ga­ción no se re­quie­ren li­cen­cias es­pe­cia­les, des­de el com­ple­jo Amiei­ra Ma­ri­na. Y sus ori­llas guar­dan jo­yas na­tu­ra­les y gas­tro­nó­mi­cas que hay que des­cu­brir sin pri­sas.

Cul­tu­ra, his­to­ria y pa­tri­mo­nio

Las co­mar­cas cer­ca­nas a la fron­te­ra es­pa­ño­la es­con­den po­bla­cio­nes muy in­tere­san­tes don­de des­cu­brir la cul­tu­ra lusa, su his­to­ria y su pa­tri­mo­nio.

Co­men­zan­do por el no­roes­te por­tu­gués, la fron­te­ri­za Va­le­nça do Min­ho, al otro la­do del puen­te que la une con la es­pa­ño­la Tuy (Pon­te­ve­dra), don­de es una de­li­cia ca­lle­jear, con su vie­ja for­ta­le­za amu­ra­lla­da, hoy re­ple­ta de tien­de­ci­tas que abren in­clu­so los do­min­gos.

Unos ki­ló­me­tros al sur de la oren­sa­na vi­lla de Ve­rín, se en­cuen­tra Cha­ves, una ciu­dad pe­que­ña y agra­da­ble. Qui­zás su ma­yor en­can­to es el com­ple­jo ter­mal de Vi­da­go, an­ti­guo bal­nea­rio se­ño­rial que ha re­cu­pe­ra­do el lu­jo de sus me­jo­res épo­cas. No hay que per­der­se sus jar­di­nes.

Un po­co más al sur, en di­rec­ción a Opor­to, Bra­ga es la ciu­dad más an­ti­gua de Por­tu­gal, de ello da fe su in­men­so pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co y ar­queo­ló­gi­co. Tam­bién es una de las más vi­vas. De ani­mar es­tas ca­lles se en­car­gan los es­tu­dian­tes de sus dos uni­ver­si­da­des, sus co­mer­cian­tes y la Cá­ma­ra Mu­ni­ci­pal, que ul­ti­ma de­ta­lles pa­ra ofre­cer wi­fi gratis en to­do el cas­co his­tó­ri­co, siem­pre lleno de flo­res.

Muy cer­ca de Bra­ga se en­cuen­tra Gui­ma­rães, con una cu­rio­sa ar­qui­tec­tu­ra de ga­le­rías mul­ti­co­lo­res, ma­de­ra so­bre gra­ni­to; sus pla­zas ani­ma­das re­ple­tas de te­rra­zas, sus jar­di­nes y pa­la­cios, fue­ron res­ca­ta­dos del ol­vi­do al ser la ciu­dad Ca­pi­tal de la Cul­tu­ra eu­ro­pea en 2012.

Seis años des­pués, es­ta pe­que­ña ciu­dad del nor­te de Por­tu­gal, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad y cu­na del pri­mer rey por­tu­gués, Don Afon­so Hen­ri­ques, es­tá sal­pi­ca­da de pe­que­ñas tien­das de ar­te­sa­nía y rin­co­nes fo­to­gé­ni­cos. Me­re­ce la pe­na su­bir a la mon­ta­ña de Pen­ha en el te­le­fé­ri­co, pa­ra te­ner una vi­sión de con­jun­to.

Tam­bién me­re­ce una vi­si­ta la ca­pi­tal de la re­gión de Trás-os-Mon­tes, Bra­ga­nça (Bra­gan­za en es­pa­ñol),

que ha­ce fron­te­ra des­de las tie­rras za­mo­ra­nas de Alis­tes y Sa­ya­go. Aquí es­pe­ran al via­je­ro edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos, co­mo el tea­tro o el Mu­seo Ibé­ri­co da Más­ca­ra e do Tra­je, su an­ti­guo cas­ti­llo, la Do­mus Mu­ni­ci­pa­les, ejem­plo úni­co de ar­qui­tec­tu­ra ci­vil ro­má­ni­ca, un cas­co his­tó­ri­co muy agra­da­ble y las me­jo­res tos­tas mis­tas (sánd­wich de ja­món y que­so) de to­do el país, que pue­den sa­bo­rear­se en el Ca­fé Flo­res­ta.

A po­cos ki­ló­me­tros, el par­que na­tu­ral de las Arri­bes del Due­ro, con una vis­ta im­pre­sio­nan­te des­de Mi­ran­da do Dou­ro, clá­si­co destino de es­ca­pa­das cor­tas de los es­pa­ño­les des­de Cas­ti­lla y León.

El en­can­to de las ciu­da­des for­ti­fi­ca­das es in­ne­ga­ble. Muy cer­ca de la es­pa­ño­la Ciu­dad Ro­dri­go es­tá el es­pec­ta­cu­lar Real Fuer­te de la Con­cep­ción, del si­glo XVIII, aho­ra un ho­tel, el úni­co que hay en Eu­ro­pa en una for­ta­le­za es­tre­lla­da. Jus­to en­fren­te, al otro la­do de la “raia”, la lo­ca­li­dad por­tu­gue­sa de Al­mei­da, una de las pla­zas for­ti­fi­ca­das más in­tere­san­tes del país.

Es­ta co­mar­ca, en­cla­va­da en el par­que na­tu­ral de la Se­rra da Es­tre­la, tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de que, cin­co si­glos des­pués de la ex­pul­sión de los ju­díos, en 1492, la he­ren­cia se­far­di­ta con­ti­núa vi­va gra­cias a los crip­to­ju­díos, es­pe­cial­men­te en Belmonte, pe­ro tam­bién en lo­ca­li­da­des co­mo Guar­da o Tran­co­so. Otra vez Se­fa­rad.

Un jo­ven to­ca la gui­ta­rra en Cas­cais, en la pla­ya de la Con­cep­ción ( Praia da Con­ceição)

Praia da Ma­rin­ha, en Ca­ra­mu­jei­ra, Al­gar­ve

Ana BustabadAlon­so, pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­da en via­jes y tu­ris­mo des­de 2001. Re­dac­to­ra je­fe del dia­rio di­gi­tal EX­PRE­SO (ex­pre­so.in­fo) des­de 2007. San­tua­rio de BomJe­sus, en Bra­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Austria

© PressReader. All rights reserved.