Fe­mi­nis­tis­che Re­dak­teu­rin in Pa­ris

Die Ar­gen­ti­nie­rin Aria­na Sáenz ar­bei­tet im Pa­ri­ser Ver­lag Des Fem­mes als Re­dak­teu­rin.

Ecos - - Sumario - Aria­na Sáenz

MMuy cer­ca del em­ble­má­ti­co Ca­fé de Flo­re, en la Rue Jacob de Pa­rís, se en­cuen­tra la edi­to­rial fe­mi­nis­ta Des Fem­mes y, jun­to a ella, la li­bre­ría del mis­mo nom­bre. Tras atra­ve­sar una en­tra­da con mu­chas plan­tas, un lu­gar fres­co y tran­qui­lo en me­dio de la agi­ta­da ca­pi­tal fran­ce­sa, nos re­ci­be Aria­na Sáenz Es­pi­no­za.

Co­mo se sue­le de­cir, “de cas­ta le vie­ne al gal­go”: Aria­na es nie­ta de la emi­nen­te es­cri­to­ra ar­gen­ti­na Alicia Du­jov­ne Or­tiz. Aria­na, co­mo su abue­la, tam­bién es una per­so­na com­pro­me­ti­da con los de­re­chos hu­ma­nos y tam­bién se ha de­di­ca­do a las le­tras, pues es­tu­dió Li­cen­cia­tu­ra de Len­gua, Li­te­ra­tu­ra y Ci­vi­li­za­ción his­pa­noa­me­ri­ca­na. Ade­más de es­to, cur­só un Master en Es­tu­dios His­pa­noa­me­ri­ca­nos y uno en Tra­duc­ción es­pa­ñol-fran­cés.

A sus trein­ta y dos años, Aria­na ha tra­ba­ja­do co­mo tra­duc­to­ra y pro­fe­so­ra de fran­cés; des­de ha­ce un año tra­ba­ja en la edi­to­rial Des Fem­mes, que fue fun­da­da, en­tre otras, por An­toi­net­te Fou­que, psi­coa­na­lis­ta y lí­der fe­mi­nis­ta fran­ce­sa.

Aria­na se sien­te ar­gen­ti­na, si bien na­ció en Fran­cia, es hi­ja y nie­ta de exi­lia­dos po­lí­ti­cos ar­gen­ti­nos; ha vi­vi­do cin­co años en Bue­nos Ai­res y cua­tro en Gra­na­da (An­da­lu­cía), es una jo­ven com­pro­me­ti­da con los de­re­chos hu­ma­nos: “Lo que me mo­ti­vó a lu­char por el de­re­cho de las mu­je­res es ver la in­jus­ti­cia que su­fren. Mis lec­tu­ras me hi­cie­ron to­mar con­cien­cia de que el sis­te­ma pa­triar­cal tie­ne que ser cues­tio­na­do, y que las mu­je­res de­be­mos li­be­rar­nos de la es­cla­vi­tud sim­bó­li­ca y real a la que nos so­me­te el es­ta­do, el ca­pi­ta­lis­mo y la re­li­gión”, de­cla­ra.

Des­de ha­ce apro­xi­ma­da­men­te un año tra­ba­ja en es­ta edi­to­rial. Le pre­gun­ta­mos

en qué con­sis­te su tra­ba­jo: “Me en­car­go del ser­vi­cio de los ma­nus­cri­tos. Mi tra­ba­jo con­sis­te en re­ci­bir tex­tos, prin­ci­pal­men­te es­cri­tos por mu­je­res, cla­si­fi­car­los, leer­los, se­lec­cio­nar­los, trans­fe­rir los que se co­rres­pon­den con nues­tra lí­nea edi­to­rial a dis­tin­tas lec­to­ras. Lue­go se reúne el co­mi­té edi­to­rial y se to­ma una de­ci­sión. Mis je­fas tie­nen la úl­ti­ma pa­la­bra”.

So­bre su día a día en la edi­to­rial, Aria­na nos ex­pli­ca: “Mi día em­pie­za y se desarro lla de la si­guien­te ma­ne­ra: abro mi agen­da pa­ra ver las ta­reas y co­sas pen­dien­tes a rea­li­zar en el día, los co­rreos elec­tró­ni­cos pa­ra ver si al­gu­na lec­to­ra a la que con­fié un tex­to me res­pon­dió, por ejem­plo, res­pon­do co­rreos elec­tró­ni­cos re­la­ti­vos a lo que te­ne­mos pla­nea­do pu­bli­car, re­ci­bo pro­pues­tas y las es­tu­dio. Abro el co­rreo pos­tal, re­gis­tro y guar­do los ma­nus­cri­tos re­ci­bi­dos, que sue­len ser tres por día… Lue­go leo la pren­sa re­la­ti­va a de­re­cho de las mu­je­res, em­po­de­ra­mien­to de mu­je­res PROTESTANDO EN LA CA­LLE a tra­vés de dis­tin­tas pro­pues­tas ar­tís­ti­cas, even­tos, co­lo­quios, pu­bli­ca­cio­nes, etc. Y a la tar­de leo ma­nus­cri­tos, la­bor que cul­mi­na con una fi­cha de lec­tu­ra en la que ana­li­zo bre­ve­men­te el tex­to des­de mi sub­je­ti­vi­dad, doy mi opi­nión so­bre él, y si me pa­re­ce que se ajus­ta o no a nues­tra lí­nea edi­to­rial”.

En agos­to de 2018, el Se­na­do ar­gen­tino vo­tó en con­tra del abor­to… ¿Si­gues la ac­tua­li­dad so­cial y el con­tac­to con gru­pos fe­mi­nis­tas de Ar­gen­ti­na y res­to de Amé­ri­ca La­ti­na?, le pre­gun­ta­mos a Aria­na. “Mu­chí­si­mo, es­toy muy com­pro­me­ti­da con la cam­pa­ña por el de­re­cho al abor­to le­gal, se­gu­ro y gra­tui­to, en Ar­gen­ti­na y en to­da Amé­ri­ca La­ti­na. Ade­más, es­toy por su­mar­me a la cam­pa­ña de apos­ta­sía co­lec­ti­va, pa­ra pro­tes­tar con­tra el dic­ta­do de la Igle­sia ca­tó­li­ca so­bre el cuer­po de las mu­je­res, y apo­yar la cam­pa­ña ar­gen­ti­na que pi­de se­pa­ra­ción en­tre la Igle­sia y el Es­ta­do.

HA­BLAN­DO DELFE­MI­NIS­MO

EN LA EDI­TO­RIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Austria

© PressReader. All rights reserved.