Al­coy Co­mer­cio y des­fi­les

La Na­vi­dad más ge­nui­na

Ecos - - Lo Que Debes Saber - POR JOR­DI ORTS IN­TER­ME­DIO

Lo pri­me­ro que uno sien­te al lle­gar a Al­coy (Al­coi, en va­len­ciano) en in­vierno, des­de Ali­can­te, es frío. Ape­nas 50 ki­ló­me­tros se­pa­ran am­bas ciu­da­des, pe­ro Al­coy se si­túa a ca­si 600 me­tros de al­ti­tud, en­tre mon­ta­ñas. Su cli­ma es mu­cho más fres­co y se­co que el de la ca­pi­tal de la pro­vin­cia, jun­to al mar. He­mos lle­ga­do jus­to unos días an­tes de Na­vi­dad. En pri­mer lu­gar, re­co­rre­mos las prin­ci­pa­les avenidas co­mer­cia­les, en el ba­rrio de En­san­che. Son agra­da­bles, lle­nas de tien­das, bien ilu­mi­na­das. Se­gui­mos avan­zan­do, por la Ave­ni­da de la Ala­me­da, en bus­ca del cen­tro his­tó­ri­co. Pa­ra ello, hay que cru­zar, obli­ga­to­ria­men­te, al­gún puen­te. Es una ciu­dad es­car­pa­da, se­pa­ra­da por va­rios ba­rran­cos, en­tre los que trans­cu­rre el río Ser­pis y sus afluen­tes.

Cru­za­mos el Puen­te de San Jor­ge (Sant Jor­di), una cons­truc­ción pre­cio­sa en es­ti­lo art dé­co. El cas­co an­ti­guo es­tá lleno de mo­nu­men­tos y edi­fi­cios de fi­na­les del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX. La ma­yo­ría son mo­der­nis­tas. Al otro la­do del puen­te, lle­ga­mos a la pla­za de Es­pa­ña (plaça d’Es­pan­ya), don­de se en­cuen­tran la igle­sia de San­ta Ma­ría, el Ayun­ta­mien­to, y los dos tea­tros: el Cal­de­rón y el Prin­ci­pal. La ilu­mi­na­ción aquí es mu­cho más es­pe­cial. Son las ocho de la tar­de, y to­da­vía hay mu­cha gen­te en la ca­lle. Al­gu­nas fa­mi­lias ha­cen co­la en la ta­qui­lla del Tea­tro Prin­ci­pal. Los más pe­que­ños quie­ren ver el Be­lén de Ti­ri­si­ti. Mu­chos otros se ha­cen fo­to­gra­fías jun­to al pe­se­bre gi­gan­te de la pla­za o las di­fe­ren­tes es­cul­tu­ras na­vi­de­ñas que ador­nan la zo­na. En el an­ti­guo claus­tro de San Agus­tín, en la par­te tra­se­ra del Ayun­ta­mien­to, el am­bien­te es aún me­jor. Las te­rra­zas de es­ta pla­za es­tán aba­rro­ta­das, a pe­sar del frío. Los ba­res ofre­cen man­tas y es­tu­fas a sus clien­tes pa­ra so­bre­lle­var las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras de la no­che. A es­tas ho­ras, no son in­so­por­ta­bles: 8° mar­ca el ter­mó­me­tro.

En es­tos días, los co­mer­cios re­tra­san el cie­rre has­ta las 21 ho­ras. Vi­si­ta­mos al­gu­nas de las con­fi­te­rías más in­tere­san­tes. Los lu­ga­re­ños acu­den a com­prar dul­ces tí­pi­cos na­vi­de­ños, co­mo el tu­rrón y otros es­tric­ta­men­te lo­ca­les. Un co­mer­cian­te nos cuen­ta que, des­de ha­ce unos años, or­ga­ni­zan la Fira del Na­dal, si­mi­lar a los mer­ca­di­llos na­vi­de­ños. Du­ran­te una se­ma­na (a prin­ci­pios de di­ciem­bre) se mon­tan pues­tos en la ca­lle, en los que ven­den sus pro­duc­tos ar­te­sa­nos.

Otro ten­de­ro nos ex­pli­ca que, aun­que el Ad­vien­to es ma­ra­vi­llo­so en Al­coy, “lo me­jor es­tá por lle­gar”. El do­min­go tras la Na­vi­dad, arran­can va­rios días de des­fi­les. El pri­me­ro es el ac­to co­no­ci­do co­mo Les Pas­to­re­tes. Es un des­fi­le ma­ti­nal, en el que par­ti­ci­pan cien­tos de al­co­ya­nos, ves­ti­dos de pas­to­res, que bai­lan y can­tan por las ca­lles del cen­tro, don­de ofre­cen ob­se­quios al Ni­ño Je­sús.

Muy po­pu­lar es tam­bién el Ban­do Real. Es­te es un des­fi­le noc­turno que tie­ne lu­gar el 4 de enero por la tar­de. El pro­ta­go­nis­ta es el Em­ba­ja­dor real, que anun­cia la lle­ga­da de los Re­yes Ma­gos a Al­coy, en la no­che si­guien­te.

De nue­vo, cien­tos de per­so­nas, ves­ti­das con ro­pas tra­di­cio­na­les, sa­len a la ca­lle. Ade­más, los ni­ños que quie­ren re­ci­bir re­ga­los por par­te de los Re­yes Ma­gos han de es­cri­bir una car­ta con sus pe­ti­cio­nes, y en­tre­gár­se­la en un so­bre a las lla­ma­das “bu­rre­tas” (pág. 6).

El ac­to cen­tral de las fies­tas tie­ne lu­gar el día 5 de enero por la no­che. Es el día de la Ca­bal­ga­ta. Los Re­yes Ma­gos lle­gan a Al­coy. En su des­fi­le triun­fal, siem­bran la ciu­dad de re­ga­los. Nos in­sis­ten que el de Al­coy es úni­co... “Aquí vie­nen los Re­yes, pe­ro los de ver­dad”, nos re­mar­can. Ten­dre­mos que re­gre­sar pa­ra com­pro­bar­lo.

Los Re­yes Ma­gos, el Em­ba­ja­dor du­ran­te el Ban­do Real y de­ta­lle de los pas­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Austria

© PressReader. All rights reserved.