Apren­da a con­ver­sar

Mit Spa­niern spre­chen heißt auch, den Ges­prächs­part­ner zu un­ter­bre­chen – nicht aus De­sin­te­res­se, son­dern als Zei­chen der Teil­nah­me.

Ecos - - Idioma – Gramática -

No hay me­jor te­ra­pia an­ti­es­trés que to­mar­se un buen ca­fé con ami­gos. A ve­ces es di­fí­cil do­mi­nar es­tas si­tua­cio­nes in­for­ma­les, pues los his­pa­noha­blan­tes to­ma­mos la pa­la­bra de una for­ma un tan­to pe­cu­liar. Lo pri­me­ro que de­be sa­ber es que las in­te­rrup­cio­nes son fre­cuen­tes, y no son siem­pre si­nó­ni­mo de ma­la edu­ca­ción. Es­te mes apren­de­mos a in­te­rrum­pir en un con­tex­to in­for­mal, y re­vi­sa­mos el vo­ca­bu­la­rio que se uti­li­za en la ca­fe­te­ría.

En la ca­fe­te­ría

Ve­ró­ni­ca y Eli­sa han que­da­do en su ca­fé fa­vo­ri­to pa­ra con­tar­se las úl­ti­mas no­ve­da­des en sus vi­das. Co­mo en to­da char­la no for­mal, las in­te­rrup­cio­nes son una mues­tra de in­te­rés ha­cia lo que di­ce nues­tro in­ter­lo­cu­tor y agi­li­zan el dis­cur­so.

Ve­ró­ni­ca: ¡No te vas a creer lo que me ha pa­sa­do, Eli­sa! ¡La ver­dad es que no me lo creo ni yo! Ne­ce­si­ta­ba ya con­tar­te que…

Eli­sa: Es­pe­ra. Es­pe­ra un mo­men­ti­to… ¿Pe­di­mos pri­me­ro, y lue­go me cuen­tas? Es que me mue­ro de sed, y ya lle­va­mos es­pe­ran­do unos 15 mi­nu­tos… Yo voy a to­mar un cor­ta­do y un agua na­tu­ral. Y tú, ¿te pi­do una ti­la u otra in­fu­sión? Pa­re­ces muy ner­vio­sa… Ve­ró­ni­ca: Bueno, pues a lo que íba­mos. Me han ofre­ci­do un tra­ba­jo ge­nial en Bar­ce­lo­na, y la ver­dad es que es­toy he­cha un lío. Es un buen pues­to, y el suel­do es­tá muy bien. Ade­más, la ciu­dad me en­can­ta, y allí vi­ven mis tíos…

Eli­sa: Ya, ya, pe­ro, ¿a ti no te ha­bían subido el suel­do ha­ce unos me­ses? Creía que es­ta­bas muy con­ten­ta con las nue­vas con­di­cio­nes. Pien­sa que aho­ra tie­nes mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad en la em­pre­sa, y eso… Ve­ró­ni­ca: Sí, ya, pe­ro tú sa­bes que ha­ce tiem­po que quie­ro vol­ver a Es­pa­ña y que es­toy can­sa­da de vi­vir en el ex­tran­je­ro. Bien pen­sa­do, és­ta es una bue­na opor­tu­ni­dad, y qui­zá…

Eli­sa: Per­do­na que te in­te­rrum­pa de nue­vo, pe­ro es que me ha pi­lla­do por sor­pre­sa es­ta no­ti­cia. Y, ¿ya lo tie­nes de­ci­di­do? ¿Cuán­do te mar­chas? ¿Qué vas a ha­cer con…?

Ve­ró­ni­ca: ¡Oye, pa­ra! ¡No co­rras tan­to! To­da­vía es­toy con­tem­plan­do op­cio­nes y ba­ra­jan­do po­si­bi­li­da­des. Es una de­ci­sión muy im­por­tan­te y un cam­bio de vi­da ra­di­cal.

Eli­sa: Te en­tien­do bien. To­mar de­ci­sio­nes no siem­pre es fá­cil…

Ve­ró­ni­ca: Cla­ro, por eso hay que dar­se tiem­po y pen­sar…

Eli­sa: An­tes de que se me ol­vi­de, y de que pi­da­mos la cuen­ta: nos ve­mos la se­ma­na que vie­ne, el jue­ves, ¿ver­dad?

Ve­ró­ni­ca: Exac­to. Nues­tro ca­fé se­ma­nal ya es una tra­di­ción. Por cier­to, hoy in­vi­to yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Austria

© PressReader. All rights reserved.