¡Qué ar­te!

Die Woh­nung von Fa­mi­lie Pérez muss ges­tri­chen wer­den, und Pe­pín will alles allein in die Hand neh­men.

Ecos - - Idioma - POR CO­VA­DON­GA JI­MÉ­NEZ AU­DIO

La ca­sa de los Pérez ne­ce­si­ta una mano de pin­tu­ra. Por eso, Mar­ta ha lla­ma­do a va­rios pro­fe­sio­na­les, pe­ro la res­pues­ta ha si­do siem­pre la mis­ma: ma­ña­na.

Ro­ber­to: Mar­ta, ¿ya te han di­cho cuán­do vie­ne el pin­tor…?

Mar­ta: ¿Qué pin­tor? He lla­ma­do a cua­tro pin­to­res, y nin­guno tie­ne tiem­po… to­dos me res­pon­den: qui­zás ma­ña­na, y ya han pa­sa­do dos se­ma­nas… Así que he desis­ti­do. To­ma la lis­ta de pin­to­res que he sa­ca­do de in­ter­net y lla­ma tú, a lo me­jor tie­nes más suer­te que yo. Ro­ber­to: Pe­ro, ¿qué me di­ces?, ¿có­mo no va a ha­ber un pin­tor en to­do Ma­drid que no ten­ga tiem­po pa­ra ve­nir a pin­tar una ca­sa? Qué pa­sa, ¿que ya no hay cri­sis en es­te país? Va­le, pues voy a pro­bar yo (a lla­mar)…, a lo me­jor ten­go la suer­te del in­cau­to. Mar­ta: Te la de­seo… y si no, nos po­ne­mos mano a mano, y se­gu­ro que po­de­mos pin­tar la ca­sa en­tre los tres en un par de fi­nes de se­ma­na. Pe­pín: Ma­má, aca­bo de es­cu­char por ca­sua­li­dad vues­tra con­ver­sa­ción… y creo que ten­go una idea.

Ro­ber­to: ¿De ca­sua­li­dad? Pe­ro si yo creía que cuan­do es­tás con los au­ri­cu­la­res no te en­te­ras de na­da… O eso es lo que nos di­ces siem­pre.

Pe­pín: Sí, cla­ro, es ver­dad. Lo que pa­sa es que aho­ra no es­ta­ba es­cu­chan­do mú­si­ca… Es­ta­ba pen­san­do, y pien­so me­jor si ten­go los pin­ga­ni­llos pues­tos… Mar­ta: Sí, cla­ro…, con lo que te gus­ta a ti po­ner la ore­ja pa­ra co­ti­llear, y voy yo y me creo que es­ta­bas pen­san­do. A lo me­jor es que, aho­ra, a es­piar se le lla­ma pen­sar… Da igual, al grano, Pe­pín, ¿qué es esa idea tan bue­na que nos ibas a con­tar?

Pe­pín: Pues que si me dais a mí el di­ne­ro que ibais a dar al pin­tor, yo os pin­to la ca­sa en­te­ra. In­clu­so os po­dría ha­cer una re­ba­ji­lla.

Ro­ber­to: ¿Quie­res pin­tar la ca­sa tú so­li­to? Pe­ro, ¿des­de cuán­do sa­bes pin­tar a bro­cha gor­da?

Pe­pín: En el ins­ti­tu­to he­mos pin­ta­do es­ta se­ma­na la cla­se, y nos ha que­da­do su­per­chu­la.

Mar­ta: ¿A ti qué te pa­re­ce la pro­pues­ta de Pe­pín, Ro­ber­to?

Ro­ber­to: No me pa­re­ce una idea des­ca­be­lla­da, pe­ro si te pa­ga­mos co­mo a un pin­tor pro­fe­sio­nal, ten­drás que ocu­par­te de qui­tar mue­bles, cua­dros, ta­par con plás­ti­cos to­das las ha­bi­ta­cio­nes…, pin­tar los te­chos, las pa­re­des…, y des­pués de pin­tar, de­jar­lo to­do co­mo los cho­rros del oro…

Pe­pín: Eso es­tá he­cho… Os lo pro­me­to. Y si no lo con­si­go, os de­vuel­vo el di­ne­ro. Bueno, par­te.

Mar­ta: Yo creo que se­ría me­jor que te pa­gue­mos por ha­bi­ta­ción… Po­drías em­pe­zar por la tu­ya… Si nos gus­ta có­mo ha que­da­do, te de­ja­mos pin­tar el res­to. Mi­ra, ten­go pin­ce­les, bro­chas y plás­ti­co pro­tec­tor, si lo ne­ce­si­tas. So­la­men­te ten­drías que ir a com­prar la pin­tu­ra, del co­lor que quie­ras. Ro­ber­to, da­le di­ne­ro al ni­ño.

Pe­pín: Tra­to he­cho… Pe­ro me de­jáis pin­tar­la co­mo yo quie­ra…, y mien­tras es­té pin­tan­do na­die pue­de en­trar en mi ha­bi­ta­ción. Ten­go unas ga­nas lo­cas de po­ner­me al ta­jo. Pe­pín ha pa­sa­do to­do el día pin­tan­do su ha­bi­ta­ción. Y al ter­mi­nar de pin­tar­la, lla­ma a Mar­ta y a Ro­ber­to pa­ra que vean el re­sul­ta­do.

Pe­pín: No abráis los ojos has­ta que yo os di­ga. Uno, dos y tres… ¡Ta­chán!, ¿qué os pa­re­ce? Me ha que­da­do guay, ¿ver­dad?

Ro­ber­to: Achhhh…, pe­ro es­to es…, es un po­co, có­mo di­ría yo, un po­co… de­ma­sia­do…

Mar­ta: Os­tras, Pe­pín… Has pin­ta­do to­das las pa­re­des de gra­fi­tis… Qué…, qué idea tan bue­na… No sa­bía que tu­vie­ras esa afi­ción… ¿Des­de cuán­do te de­di­cas a gra­fi­tear? ¡Tie­nes mu­cho ar­te!

Pe­pín: Os gus­ta…, ¿eh? Soy un ge­nio… En­ton­ces, ¿os pa­re­ce que si­ga con el res­to de la ca­sa?

Ro­ber­to: Sí, ejem…, nos gus­ta mu­cho es­te “ar­te” pa­ra tu ha­bi­ta­ción… Pe­ro creo que pa­ra el res­to de la ca­sa con­tra­ta­re­mos a un pin­tor... ¿ver­dad, Mar­ti­ta?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Austria

© PressReader. All rights reserved.