¿Ca­da vez se lee me­nos?

Ei­ne be­kann­te Kla­ge: Das Wis­sen wird we­ni­ger, denn die Mens­chen le­sen kaum noch.

Ecos - - Idioma Para Perfeccionistas - POR JO­SÉ MA­RÍA DO­MÍN­GUEZ

HHa­ce más de tres dé­ca­das, el so­ció­lo­go Aman­do de Mi­guel pu­bli­có un li­bro ti­tu­la­do “La per­ver­sión del len­gua­je”, por él de­fi­ni­do co­mo “di­ver­ti­da pro­vo­ca­ción pa­ra de­mos­trar los des­tro­zos que se es­tán ha­cien­do en el ha­bla cas­te­lla­na”, ad­vir­tien­do que “to­dos con­tri­bui­mos un po­co al ‘glo­si­ci­dio’”, pe­ro cul­pan­do es­pe­cial­men­te a los jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rios, “vir­tual­men­te anal­fa­be­tos... que des­co­no­cen el pla­cer de la lec­tu­ra”. Y pre­ci­sa­men­te so­bre el te­ma de lec­tu­ra se lee ca­da día al­gún pa­re­cer, tan­to en ale­mán co­mo en es­pa­ñol, co­mo por ejem­plo: “No es po­si­ble que es­te­mos aban­do­nan­do el há­bi­to de leer pa­ra en­fo­car nues­tra aten­ción en unas po­cas se­cuen­cias de imá­ge­nes que, en mu­chos ca­sos, no son otra co­sa que ver­da­de­ras pa­to­cha­das. Y me pre­gun­to si nos es­ta­mos in­fan­ti­li­zan­do o, lo que es mu­cho peor, idio­ti­zan­do”... El mis­mo la­men­to se oye del ám­bi­to co­mer­cial, pues las edi­to­ria­les tam­bién se que­jan del de­sin­te­rés por la pa­la­bra im­pre­sa, y lu­chan por man­te­ner su his­tó­ri­co pres­ti­gio de pro­mo­ción y ser­vi­cio cul­tu­ral, man­te­nien­do un au­tén­ti­co due­lo con los pro­mo­to­res de la “di­gi­ta­li­za­ción”, em­pe­ña­dos en ha­cer su­per­fluas las bi­blio­te­cas, siem­pre ve­ne­ra­das co­mo tem­plos de la cul­tu­ra, ya en la era del per­ga­mino, y más tras la re­vo­lu­ción de Gu­ten­berg.

De­jan­do apar­te los so­por­tes de la pa­la­bra, des­de la pie­dra y el per­ga­mino has­ta el pa­pel, sal­ta a la vis­ta una gran di­fe­ren­cia del va­lor que se da­ba an­ta­ño a la lec­tu­ra com­pa­ra­do con la ac­tua­li­dad; to­man­do co­mo ejem­plo un sim­ple via­je en tran­vía o au­to­bús, an­tes ca­si to­dos leían el pe­rió­di­co y no po­cos un li­bro; aho­ra, la in­men­sa ma­yo­ría se en­tre­tie­nen “di­gi­ta­li­zan­do”... Es una lás­ti­ma cons­ta­tar que hoy, y no só­lo pa­ra los más jó­ve­nes -los “hi­jos del mó­vil” (El País)-, ya no es el li­bro el me­jor ami­go, pues ha si­do su­plan­ta­do por las re­des sociales, co­mo Fa­ce­book en sus di­ver­sas ver­sio­nes, que en cual­quier mo­men­to ofre­cen la po­si­bi­li­dad de dis­traer­se con vi­deo­jue­gos, pe­lí­cu­las y de­más servicios, pe­ro que..., obli­ga­do es de­cir­lo, tam­bién fa­ci­li­tan es­po­rá­di­cos con­tac­tos con la lec­tu­ra. Pe­ro cla­ro es­tá que la lec­tu­ra tra­di­cio­nal del li­bro im­pre­so es un pro­ce­so más in­di­vi­dual y con­cen­tra­do que el ofre­ci­do por los mo­der­nos so­por­tes de tex­tos que per­mi­ten las nue­vas tec­no­lo­gías, en ge­ne­ral es­po­rá­di­cos y frag­men­ta­rios. Co­mo pue­de ver­se, se tra­ta de dos as­pec­tos di­fe­ren­tes de la lec­tu­ra, por lo que las es­ta­dís­ti­cas en torno a la lec­tu­ra no pue­den com­pa­rar­se. Lo mis­mo ca­be de­cir del so­por­te im­pre­so ge­ne­ral, te­nien­do en cuen­ta, por ejem­plo, el gran nú­me­ro de sus­crip­to­res y sin du­da lec­to­res fi­jos de pe­rió­di­cos y re­vis­tas, que sin res­tar­les im­por­tan­cia, no siem­pre coin­ci­den con los lec­to­res fie­les, al­gu­nos has­ta de­vo­tos, al li­bro. Ob­via­men­te hay mu­chas for­mas de leer, y la lec­tu­ra, ha­blan­do sin es­pe­ci­fi­car, es una ac­ti­vi­dad so­cial co­mo otras tan­tas. (con­ti­nua­rá)

Nu­lla dies si­ne li­nea

Jo­sé Ma­ríaDo­mín­guez, pe­rio­dis­ta, du­ran­te mu­chos años do­cen­te de es­pa­ñol y au­tor de tra­ta­dos y pu­bli­ca­cio­nes de lin­güís­ti­ca apli­ca­da. Des­de la pri­me­ra ho­ra re­dac­tor y co­rrec­tor de ECOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Austria

© PressReader. All rights reserved.