SAMANÁ

DON­DE SAL­TAN Y SON FE­LI­CES LAS BA­LLE­NAS

Ecos - - Intercambio -

Lle­ga­mos a la Bahía de Samaná. Y la vi­da son­ríe. Son­ríe la gen­te, los co­co­te­ros, los man­gos y has­ta al­gún pe­lí­cano. Pa­re­ce que el tu­ris­mo sos­te­ni­ble tie­ne co­mo re­sul­ta­do es­ta co­mu­nión del hom­bre con la na­tu­ra­le­za. Nos en­con­tra­mos en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, un ma­ra­vi­llo­so país con lu­ga­res ca­si vír­ge­nes co­mo el La­go En­ri­qui­llo, Pi­co Duar­te o Los Hai­ti­ses. He­mos lle­ga­do has­ta aquí atraí­dos por “El su­su­rra­dor de ba­lle­nas”, un pro­yec­to or­ga­ni­za­do por la Ofi­ci­na de Pro­mo­ción Tu­rís­ti­ca de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en Ale­ma­nia (OPT), el Cen­tro pa­ra la Con­ser­va­ción y Eco­de­sa­rro­llo de la Bahía de Samaná y su En­torno (CEBSE), y pa­tro­ci­na­do por em­pre­sas com­pro­me­ti­das con el me­dio am­bien­te, co­mo el Ope­ra­dor de Tu­ris­mo Sos­te­ni­ble La­tin Ame­ri­ca World. La OPT, jun­to con se­lec­tos pa­tro­ci­na­do­res, eli­ge ca­da año a una per­so­na, que se en­car­ga de sa­lir dia­ria­men­te a ob­ser­var las ba­lle­nas jo­ro­ba­das que lle­gan des­de el Atlán­ti­co Nor­te a es­ta cá­li­da bahía pa­ra apa­rear­se y te­ner sus crías.

Se cal­cu­la que ca­da año lle­gan en­tre 3000 y 5000 ba­lle­nas jo­ro­ba­das a Samaná. Un es­pec­tácu­lo úni­co, que du­ra de enero has­ta mar­zo: tres me­ses pa­ra ob­ser­var los sal­tos de es­tas ba­lle­nas, es­cu­char sus cantos rít­mi­cos y, lo me­jor, ver los pe­que­ños ba­lle­na­tos jun­to a sus ma­dres.

El Tu­ris­mo Sos­te­ni­ble es im­por­tan­tí­si­mo en la re­gión, pues es vi­tal pa­ra es­tos ma­mí­fe­ros que el eco­sis­te­ma se man­ten­ga en equi­li­brio. En Samaná la ob­ser­va­ción de ba­lle­nas es­tá re­gu­la­da: es­tá prohi­bi­da la con­ta­mi­na­ción fí­si­ca y acús­ti­ca del lu­gar, y só­lo se pue­de acer­car al ma­mí­fe­ro con una em­bar­ca­ción ofi­cial y has­ta 80 me­tros. Se tra­ba­ja con la co­mu­ni­dad pa­ra que el tu­ris­mo no afec­te a los ce­tá­ceos: ase­so­ra­mien­to me­dioam­bien­tal, ayu­das pre­su­pues­ta­rias... con el ob­je­ti­vo de que la Pe­nín­su­la y la Bahía de Samaná, jun­to con la pla­ni­cie cos­te­ra, sean de­sig­na­das Re­ser­va de la Bios­fe­ra de la UNES­CO. ¡Lo van a con­se­guir!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Austria

© PressReader. All rights reserved.