So­lu­cio­nes

Ecos - - Test -

1 – c Pa­ra sa­lu­dar­se, los es­pa­ño­les dan dos be­sos a las mu­je­res, y ellos se abra­zan o se dan pal­ma­das en la es­pal­da. Dar so­lo un be­so es más ín­ti­mo y fa­mi­liar.

2 – a En los por­ta­les es­pa­ño­les no apa­re­cen los ape­lli­dos fa­mi­lia­res, so­lo el nú­me­ro del pi­so y la le­tra de la vi­vien­da.

3 – b No, es­tá to­do ce­rra­do. Los co­mer­cios cie­rran a la 1:30 y abren en­tre las 5 y las 5:30. Aun­que en las gran­des ciu­da­des es­te ho­ra­rio no se res­pe­ta, el res­to de Es­pa­ña to­da­vía co­me tran­qui­lo y duer­me la sies­ta.

4 – a Se que­dan sor­pren­di­dos e in­sis­ten en que las su­yas, de plás­ti­co, son gra­tis (aun­que a ve­ces se co­bran). La eco­lo­gía va ga­nan­do con­cien­cias len­ta­men­te: Las bol­sas de te­la no se usan, pe­ro sí los ca­rri­tos de com­pra y otro ti­po de bol­sas.

5 – a Con na­tu­ra­li­dad, por­que sa­be que se lo di­ce a to­das sus clien­tas. Si no le gus­ta, pue­de de­cír­se­lo di­rec­ta­men­te a la per­so­na, siem­pre con una son­ri­sa.

6 – b En Es­pa­ña se ba­ja la ba­su­ra a dia­rio, des­pués de las 8 de la tar­de (an­tes de esa ho­ra, mul­tan). Ade­más, hay que dis­tri­buir la ba­su­ra en los con­te­ne­do­res es­pe­cí­fi­cos: en­va­ses, car­to­nes, cris­tal y or­gá­ni­ca.

7 – b ¡Qué pe­na, Juan, no pue­do ir! Es que jus­to ese día... En nues­tra cul­tu­ra es muy im­por­tan­te mos­trar in­te­rés por las cues­tio­nes aje­nas. Por eso, si re­cha­za­mos una in­vi­ta­ción, siem­pre da­mos una ex­pli­ca­ción, pa­ra ello usa­mos “es que”.

8 – c En reali­dad tie­nen pri­sa, y es una ma­ne­ra ama­ble de cor­tar la con­ver­sa­ción, que se alar­ga.

9 – a Me es­tán in­vi­tan­do a ir con ellos. Es­tán pre­gun­tan­do: ¿Quie­res ve­nir? Es muy usa­da la fór­mu­la “vie­nes, ¿no?” Pa­ra mos­trar ver­da­de­ro in­te­rés, quie­re de­cir “vie­nes, no pue­des fal­tar”.

10 – a Le vi­si­ta, pa­ra ani­mar­le. Pa­ra mos­trar su amis­tad. Los es­pa­ño­les so­mos una cul­tu­ra de con­tac­to, bas­tan­te gre­ga­rios.

11 - a No se que­da, a pe­sar de que se lo han di­cho tres ve­ces, le pa­re­ce inapro­pia­do; ade­más us­te­des son dos... In­vi­tar al que lle­ga, e in­sis­tir, es una fór­mu­la de cor­te­sía.

12 – c Pa­gar us­ted, pues lo peor que uno pue­de ser en Es­pa­ña es ta­ca­ño.

13 – a Es­tá en­fa­da­do por­que no le ha in­te­rrum­pi­do pa­ra mos­trar em­pa­tía: ¿No me di­gas? O ya, ya... Pien­sa que, en reali­dad, no le in­tere­sa su pro­ble­ma; que us­ted se mues­tra dis­tan­te (pág. 38, Idio­ma).

14 – a Lo me­jor es gas­tar una bro­ma so­bre el te­ma, y así de­jar cla­ro que nos mo­les­ta sin ofen­der. La dis­tan­cia in­ter­cul­tu­ral es di­fe­ren­te, pe­ro no to­do va­le. Us­ted po­ne el lí­mi­te.

15 – c Sus ami­gos, y es­pe­cial­men­te sus fa­mi­lia­res, es­pe­ran que us­ted les in­vi­te a “su” ca­sa. Es­pe­cial­men­te un fa­mi­liar lo sen­ti­rá co­mo un desai­re. In­clu­so si ellos ha­cen la pro­pues­ta, us­ted, por cor­te­sía, de­be in­sis­tir en que se que­den en su ca­sa.

16 – b No, aun­que no ha­ce fal­ta, es siem­pre un de­ta­lle ama­ble y ge­ne­ro­so. No se ha­ce por obli­ga­ción, más bien por el gus­to de com­par­tir “al­go bueno” con los se­res que­ri­dos.

17 – c Us­ted di­ce: Me en­can­ta­ría co­mer, pe­ro no pue­do pro­bar bo­ca­do, he co­mi­do de­ma­sia­dos chu­rros es­ta ma­ña­na... ¡es­ta­ban tan ri­cos! Sí, le re­co­men­da­mos que mien­ta, es una men­ti­ra pia­do­sa...

18 – a Los dos se que­dan sor­pren­di­dos e in­có­mo­dos. Es­pe­cial­men­te An­to­nio. Es­ta si­tua­ción so­lo se en­tien­de si vie­ne de un su­pe­rior: je­fe, pro­fe­sor, etc.. pe­ro es im­pen­sa­ble en­tre ami­gos.

19 – c Por lo ge­ne­ral, se es­pe­ra pa­ra co­mer has­ta que to­dos los co­men­sa­les es­tén a la me­sa. No so­mos tan es­tric­tos con la be­bi­da.

20 – b Use su en­can­to: si us­ted es sim­pá­ti­co son­ría, si es al­to sa­lu­de des­de arri­ba... cap­te la aten­ción del ca­ma­re­ro y pi­da; aun­que le pa­rez­ca que el mé­to­do es­pa­ñol es gri­tar, se equi­vo­ca.

21 – c Le mi­ran con tris­te­za. Lo bo­ni­to de las ta­pas es com­par­tir la char­la y la co­mi­da. Des­de lue­go, los ho­ra­rios es­pa­ño­les pue­den tras­tor­nar a cual­quie­ra, pe­ro si na­da con la co­rrien­te, dis­fru­ta­rá más del via­je.

22 – a Es una bo­da, así pues, da igual si es en la playa o en la pis­ci­na: de­je los va­que­ros en el ar­ma­rio y la ro­pa in­for­mal pa­ra me­jor oca­sión. En Es­pa­ña, es una cues­tión de res­pe­to arre­glar­se pa­ra ce­le­brar al­go que al otro le im­por­ta.

23 – b No se preo­cu­pe, las ma­dres es­pa­ño­las son muy pro­tec­to­ras, y Es­pa­ña es se­gu­ra­men­te el país con más fiam­bre­ras por ha­bi­tan­te del mun­do. For­ma par­te de la cul­tu­ra, lo mis­mo que ha­blar a dia­rio por te­lé­fono.

24 – b Quie­re de­cir “¡¿qué ha­ces?!” Por ejem­plo, cuan­do de­rra­mas una be­bi­da. Mues­tra en­fa­do por par­te del que lo usa. Aun­que tam­bién pue­de ser una crí­ti­ca a tu ma­ne­ra de ves­tir, no es el uso más ha­bi­tual. En cual­quier caso, es ne­ga­ti­vo.

25 – b Pe­pe no es­tá en­fa­da­do. Le re­cri­mi­na a Hel­muth su im­pun­tua­li­dad. Mu­chas ve­ces tam­bién se usa co­mo sa­lu­do (cuán­to tiem­po sin ver­te... ya te va­le).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Austria

© PressReader. All rights reserved.