Las úl­ti­mas pa­la­bras de Oa­xa­ca

Las úl­ti­mas pa­la­bras de Oa­xa­ca 68 in­di­ge­ne Spra­chen gibt es in Me­xi­ko, vie­le da­von im süd­li­chen Bun­dess­taat Oa­xa­ca. Un­ser Ko­rres­pon­dent war vor Ort in den Ber­gen und hat Mens­chen ken­nen­ge­lernt, die Idio­me wie Chon­tal, Ix­ca­te­kisch und Za­po­te­kisch ret­ten wo

Ecos - - Sumario - POR AN­DER IZA­GI­RRE

Via­ja­mos por las mon­ta­ñas de Oa­xa­ca pa­ra es­cu­char a los ha­blan­tes de chon­tal, ix­ca­te­co y za­po­te­co: tres de las 68 len­guas in­dí­ge­nas que se ha­blan en Mé­xi­co.

Via­ja­mos por las mon­ta­ñas de Oa­xa­ca pa­ra es­cu­char a los ha­blan­tes de chon­tal, ix­ca­te­co y za­po­te­co: tres de las 68 len­guas in­dí­ge­nas que se ha­blan en Mé­xi­co. Mu­chas de ellas es­tán en pe­li­gro, al­gu­nas ya so­lo es­pe­ran a su des­apa­ri­ción, pe­ro hay ha­blan­tes que in­ten­tan pre­ser­var­las.

Don Hi­la­rino es la úni­ca per­so­na que tie­ne un te­lé­fono mó­vil en Chon­te­co­matlán, un pue­blo de cua­tro­cien­tos ha­bi­tan­tes. No pue­de co­mu­ni­car­se con na­die, por­que la se­ñal no lle­ga a es­tas mon­ta­ñas, pe­ro él ha­bla y ha­bla con el te­lé­fono en la mano. Don Hi­la­rino se­ña­la un ár­bol con la pan­ta­lla, em­pie­za a gra­bar y di­ce:

-Ijl­taa a ek guis­ha­najl.

(Es­to es un ár­bol de agua­ca­te).

Se­ña­la una ca­sa y di­ce:

-Ijl­taa ley ne­jujlk.

(Es­ta es mi ca­sa).

Si­gue ca­mi­nan­do, si­gue se­ña­lan­do, si­gue di­cien­do:

- Ijl­taa la­ne ajl­bae jli­jua­la gahi.

(Es­te ca­mino lle­va al si­guien­te pue­blo).

Don Hi­la­rino To­rres Men­do­za –cam­pe­sino de 56 años, som­bre­ro de pa­ja, bar­ba ca­no­sa– gra­ba frases en la len­gua chon­tal de Oa­xa­ca. Mé­xi­co es uno de los paí­ses con ma­yor di­ver­si­dad lin­güís­ti­ca del mun­do: cuen­ta con 68 len­guas in­dí­ge­nas, apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de las que se ha­bla­ban cuan­do lle­ga­ron los es­pa­ño­les, y su nú­me­ro si­gue re­du­cién­do­se. En­tre los 123 mi­llo­nes de me­xi­ca­nos, so­lo sie­te mi­llo­nes

se co­mu­ni­can en len­guas in­dí­ge­nas. Esas 68 len­guas se di­vi­den en 364 dia­lec­tos, de los cua­les 187 es­tán en ries­go me­dio o al­to de des­apa­ri­ción, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Len­guas In­dí­ge­nas (INALI). El chon­tal de Oa­xa­ca va por ese ca­mino: so­lo le que­dan unos 3500 ha­blan­tes, que vi­ven dis­per­sos por las sie­rras y tie­nen en su ma­yo­ría más de 50 años.

–Es­te hom­bre es asom­bro­so –di­ce Sal­va­dor Ga­lin­do–. No­so­tros lle­ga­mos a los pue­blos pa­ra re­co­ger tes­ti­mo­nios y pro­po­ner­les un mé­to­do de re­cu­pe­ra­ción del idio­ma. A ve­ces nos re­ci­ben con des­con­fian­za. Pe­ro en Chon­te­co­matlán, en­se­gui­da se nos acer­có don Hi­la­rino, nos di­jo que es­ta­ba muy con­ten­to por nues­tra vi­si­ta, y nos en­se­ñó un mon­tón de ví­deos. Ha­bía un pro­ble­ma.

–No se ma­ne­ja muy bien con el te­lé­fono. Nos en­se­ña­ba un ví­deo y lue­go, sin dar­se cuen­ta, lo bo­rra­ba. ¡Cuán­ta in­for­ma­ción ha­brá bo­rra­do, por­que le da a la te­cla erró­nea o por­que ya no tie­ne si­tio en la me­mo­ria!

Don Hi­la­rino in­ten­ta sal­var los res­tos de su len­gua ma­ter­na:

–Cuan­do yo era ni­ño, los maes­tros te prohi­bían ha­blar en chon­tal. Te de­cían: si tú ha­blas chon­tal, te voy a dar … –ha­ce el ges­to de un pu­ñe­ta­zo–. Mu­chos de­ja­ron de ha­blar­lo. Aho­ra que­re­mos res­ca­tar la len­gua, pe­ro el Go­bierno no ayu­da.

Sal­va­dor Ga­lin­do ha­ce lo que pue­de. Tie­ne 45 años, la ca­ra an­cha de los za­po­te­cos, el pe­lo ne­gro, re­vuel­to y den­so, siem­pre una son­ri­sa que a ve­ces pa­re­ce me­lan­có­li­ca y a ve­ces iró­ni­ca. Tra­ba­ja pa­ra el Cen­tro de Es­tu­dios y De­sa­rro­llo de las Len­guas In­dí­ge­nas de Oa­xa­ca (CEDELIO), un or­ga­nis­mo gu­ber­na­men­tal, y to­dos los años re­co­rre mi­les de ki­ló­me­tros por las sie­rras, vi­si­tan­do a las co­mu­ni­da­des más le­ja­nas. Oa­xa­ca es un te­rri­to­rio mon­ta­ño­so en el sur del país, con va­lles pro­fun­dos y ais­la­dos que co­bi­jan la ma­yor di­ver­si­dad lin­güís­ti­ca de Mé­xi­co. En Oa­xa­ca hay die­cio­cho gru­pos ét­ni­cos –mix­te­cos, za­po­te­cos, tri­quis, mi­xes, chi­nan­te­cos…–, que ha­blan die­ci­séis idio­mas in­dí­ge­nas con do­ce­nas y do­ce­nas de va­rian­tes.

En el ve­rano de 2016, Ga­lin­do re­co­rrió los pue­blos de las mon­ta­ñas pa­ra de­vol­ver­les un te­so­ro: las gra­ba­cio­nes que el lin­güis­ta es­ta­dou­ni­den­se Paul Tur­ner ha­bía he­cho con ha­blan­tes de chon­tal en 1967. In­clu­so en­con­tra­ron a una de las per­so­nas que Tur­ner en­tre­vis­tó. Fue muy tris­te, por­que el hom­bre te­nía 79 años y ya no sa­bía res­pon­der en chon­tal a las mis­mas pre­gun­tas que le ha­bían he­cho me­dio si­glo an­tes.

–Le pu­si­mos la gra­ba­ción de 1967, él re­co­no­ció su voz ha­blan­do en chon­tal, y se echó a llo­rar. En su pue­blo ya ca­si na­die lo ha­bla.

Sie­te ha­blan­tes

Peor lo tie­ne el ix­ca­te­co: un idio­ma que aho­ra tie­ne sie­te ha­blan­tes. Los sie­te sa­ben –y na­die más– que chu­qui­ji sig­ni­fi­ca plá­tano, que uxan­du xje es ja­guar y que na´mit­si es abue­lo. Vi­ven en San­ta Ma­ría Ix­catlán, un pue­blo de qui­nien­tos ha­bi­tan­tes en la Sie­rra Ma­dre del Sur, en Oa­xa­ca. Los de CEDELIO re­co­pi­la­ron un vo­ca­bu­la­rio del ix­ca­te­co, co­lo­ca­ron se­ña­les es­cri­tas en esa len­gua, tra­je­ron pro­fe­so­ras pa­ra in­ten­tar re­su­ci­tar­la. ¿Qué po­si­bi­li­da­des de su­per­vi­ven­cia tie­ne una len­gua con sie­te ha­blan­tes?

–Nin­gu­na –res­pon­de Ga­lin­do–. Re­gis­tra­mos to­do lo que po­de­mos, pa­ra que que­de la me­mo­ria, pe­ro ten­dre­mos que pen­sar en la ce­re­mo­nia fú­ne­bre del ix­ca­te­co.

¿Qué se pier­de cuan­do se pier­de una len­gua?

Pa­ra el lin­güis­ta es­ta­dou­ni­den­se Ch­ris­top­her Mo­se­ley, “ca­da idio­ma es un uni­ver­so men­tal es­truc­tu­ra­do de for­ma úni­ca, con unas aso­cia­cio­nes, unas me­tá­fo­ras, un vo­ca­bu­la­rio, un sis­te­ma fo­né­ti­co, una gra­má­ti­ca y un sis­te­ma de pen­sa­mien­to ex­clu­si­vo”. ¿Qué se per­de­rá con el ix­ca­te­co?

–El ix­ca­te­co ha re­sis­ti­do en una zo­na muy ais­la­da –di­ce Ga­lin­do–, es la úni­ca len­gua que tie­ne nom­bres pa­ra al­gu­nas plan­tas y pai­sa­jes de esas mon­ta­ñas. Cuan­do se pier­da, se per­de­rá esa par­te del co­no­ci­mien­to. Las per­so­nas se­gui­rán nom­bran­do el mun­do. Al­gu­nas len­guas mue­ren, pe­ro las cul­tu­ras si­guen desa­rro­llán­do­se y adap­tán­do­se.

El ix­ca­te­co per­te­ne­ce a la gran fa­mi­lia de las len­guas oto-man­guea­nas, que tie­ne unos dos mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y re­sis­te so­bre to­do en Oa­xa­ca. De esa mis­ma fa­mi­lia es el za­po­te­co, el idio­ma ma­terno de Ga­lin­do, que to­da­vía ha­blan ca­si ocho­cien­tas mil per­so­nas. Ga­lin­do me lle­va en su co­che du­ran­te cin­co ho­ras, por las mon­ta­ñas, pa­ra lle­gar has­ta un pue­blo en el bor­de de un pre­ci­pi­cio: Yat­za­chi. Es el pue­blo de su ma­dre.

El te­so­ro za­po­te­co

–Ya es ca­si un pue­blo fan­tas­ma –me di­ce.

Ve­mos a un hom­bre vie­jo por los ca­mi­nos de Yat­za­chi, y a na­die más. Que­dan unos 180 ha­bi­tan­tes, por­que la ma­yo­ría emi­gró a Es­ta­dos Uni­dos. Hay más na­ti­vos de Yat­za­chi en un ba­rrio de Los Ángeles que en el pro­pio Yat­za­chi. En una de las po­cas ca­sas de ado­be que re­sis­ten en pie, vi­ve do­ña Re­be­ca Lla­guno, 60 años, una mu­jer chi­qui­ta de mo­vi­mien­tos vi­vos, pe­lo blan­co re­co­gi­do en una co­le­ta, ca­mi­se­ta gris, va­que­ros, san­da­lias. Es maes­tra ju­bi­la­da, la ma­dre de Sal­va­dor.

– Cuan­do veo a al­guien por la ca­lle, me ale­gro mu­cho –di­ce–. ¡To­da­vía hay gen­te en mi pue­bli­to!

Nos sien­ta a Sal­va­dor y a mí en una me­sa de la co­ci­na y sa­ca una ja­rra de ju­go de ma­ra­cu­yá. Lue­go pre­pa­ra tor­ti­llas de maíz, fri­jo­les y que­sa­di­llas. Cuen­ta que los úl­ti­mos jó­ve­nes se mar­chan a la ciu­dad, pe­ro que ella no aban­do­na­rá el pue­blo.

–¿Qué ha­ce du­ran­te el día?

–Ten­go unos po­llos, arran­co hier­bas de la huer­ta, vi­si­to a los vie­jos que ya no pue­den ca­mi­nar, les lle­vo la com­pra cuan­do lle­ga la ca­mio­ne­ta se­ma­nal con los co­mes­ti­bles.

Do­ña Re­be­ca fue pro­fe­so­ra en las es­cue­las in­dí­ge­nas de las mon­ta­ñas. Lle­ga­ba a esos pue­blos sin ca­rre­te­ras, sin luz, sin agua co­rrien­te, don­de los ni­ños iban a la es­cue­la des­nu­dos, y les da­ba cla­ses en una len­gua que no se po­día es­cri­bir.

Que de­cían que no se po­día es­cri­bir.

Des­pués de ser­vir­nos las tor­ti­llas, do­ña Re­be­ca en­tra en su cuar­to, y vuel­ve con un li­bri­to ama­ri­llen­to de 1985. Es el al­fa­be­to za­po­te­co que ella ela­bo­ró con otros cua­tro maes­tros, y que sir­vió pa­ra em­pe­zar una es­cri­tu­ra co­mún de la len­gua za­po­te­ca: un te­so­ro.

Cuan­do era ni­ña, re­cuer­da do­ña Re­be­ca, los maes­tros cas­ti­ga­ban a los alum­nos si ha­bla­ban za­po­te­co.

–Nos po­nían una mul­ta de cin­cuen­ta cen­ta­vos, lo que ga­na­ba mi pa­dre por un día de tra­ba­jo en el campo. Si veía­mos a un maes­tro por la ca­lle, nos es­ca­pá­ba­mos, por el mie­do de que nos oye­ra ha­blar en za­po­te­co. Cuan­do ve­nían y nos pre­gun­ta­ban en es­pa­ñol, nos que­dá­ba­mos mu­dos. Así nos fui­mos que­dan­do mu­dos.

Al des­pe­dir­nos, me re­ga­la el al­fa­be­to y me pi­de que se lo en­se­ñe a la gen­te. Por­que no, no to­dos que­da­ron mu­dos.

Pa­ra­je de Hier­ve El Agua, una se­rie de ma­nan­tia­les mi­ne­ra­les y for­ma­cio­nes ro­co­sas ubi­ca­dos a 65 km al su­res­te de Oa­xa­ca y 35 km más allá deTla­co­lu­la

Los maes­tros te prohi­bían ha­blaren chon­tal Don Hi­la­rio To­rres Men­do­za,ha­blan­te de chon­tal

Do­ña Re­be­ca Lla­guno, ha­blan­te de za­po­te­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Austria

© PressReader. All rights reserved.