IN­TER­CAM­BIO

In Be­glei­tung jun­ger Leu­te um­wer­fen­de Lands­chaf­ten der Er­de er­kun­den? Ganz neue Er­fah­run­gen ma­chen und da­bei Spa­nisch spre­chen? Die Ru­ta In­ti bie­tet ge­nau das und noch viel mehr.

Ecos - - Sumario - TEX­TO: MA­RÍA LU­JÁN CH­RIST, FO­TOS: SOP­HIE CH­RIST

Ru­ta In­ti

Ge­mein­sa­me Aben­teuer­tou­ren in Sü­da­me­ri­ka

RRu­ta In­ti es un pro­gra­ma cul­tu­ral y for­ma­ti­vo que brin­da a jó­ve­nes his­pa­noha­blan­tes la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par en una ex­pe­di­ción anual pa­ra ex­plo­rar di­fe­ren­tes re­gio­nes de nues­tro pla­ne­ta. Si bien el país de ori­gen de los par­ti­ci­pan­tes es irre­le­van­te, ha­blar es­pa­ñol es con­di­ción in­dis­pen­sa­ble, ya que la len­gua de Cer­van­tes es el idio­ma de co­mu­ni­ca­ción de la ex­pe­di­ción.

Es­te pro­gra­ma de aven­tu­ras y es­tu­dios fue crea­do por exex­pe­di­cio­na­rios de la le­gen­da­ria Ru­ta Quet­zal, de­cla­ra­da de in­te­rés uni­ver­sal por la UNES­CO en el año 1990. Des­pués del fa­lle­ci­mien­to de Mi­guel de la Qua­dra-Sal­ce­do, su lí­der fun­da­dor, la Ru­ta Quet­zal de­jó de exis­tir, y la Ru­ta In­ti co­men­zó a per­fi­lar­se co­mo su fir­me su­ce­so­ra.

Tras via­jar por Eu­ro­pa y el nor­te de Áfri­ca en las edi­cio­nes an­te­rio­res, es­te año la Ru­ta In­ti se di­ri­gió a Su­da­mé­ri­ca. Allí, 120 jó­ve­nes de di­fe­ren­tes paí­ses, li­de­ra­dos por Fer­nan­do En­rí­quez Al­mo­rín, un his­to­ria­dor es­pe­cia­li­za­do en Amé­ri­ca pre­co­lom­bi­na, ex­plo­ra­ron Bo­li­via y Pe­rú du­ran­te un mes, re­co­rrien­do va­ria­dos pai­sa­jes, des­de las rui­nas in­cas has­ta la sel­va ama­zó­ni­ca.

La tra­ve­sía por Bo­li­via co­men­zó en la ciu­dad de La Paz, a más de 3500 m so­bre el ni­vel del mar, y se di­ri­gió al la­go Ti­tica­ca, don­de los ex­pe­di­cio­na­rios vi­si­ta­ron la is­la del Sol, lu­gar del que se di­ce par­tie­ron los in­cas a la con­quis­ta de su im­pe­rio. Lue­go se hos­pe­da­ron en las is­las flo­tan­tes de los uros, quie­nes los re­ci­bie­ron con una fies­ta con mú­si­ca y tra­jes tra­di­cio­na­les.

En Pe­rú ex­plo­ra­ron lu­ga­res em­ble­má­ti­cos, co­mo Cuz­co, el Va­lle Sa­gra­do y la épi­ca Ma­chu Pic­chu. Pa­san­do bre­ve­men­te por Li­ma, se di­ri­gie­ron ha­cia el

nor­te, y des­de Tru­ji­llo, en la cos­ta del Pa­cí­fi­co, avan­za­ron has­ta la for­ta­le­za prein­cai­ca de Kué­lap. A con­ti­nua­ción, en el de­par­ta­men­to de Ama­zo­nas, pu­die­ron ad­mi­rar la ca­ta­ra­ta de Goc­ta, de 701 m de caí­da, y con­vi­vir con la co­mu­ni­dad co­ca­ma. La ex­pe­di­ción fi­na­li­zó en Iqui­tos, la ciu­dad más gran­de de la Ama­zo­nía pe­rua­na.

En es­te via­je, que dis­tó de ser me­ra­men­te tu­rís­ti­co y con­tem­pla­ti­vo, los ex­pe­di­cio­na­rios se in­vo­lu­cra­ron ac­ti­va­men­te en el en­torno. De es­ta for­ma, con­vi­vien­do con los uros en Bo­li­via, ayu­da­ron a re­co­lec­tar to­to­ra, la plan­ta que uti­li­zan pa­ra cons­truir las is­las flo­tan­tes don­de vi­ven, a cons­truir te­chos con esa plan­ta, a pes­car y a co­ci­nar (fo­to, pág. 24). En la sel­va, co­la­bo­ra­ron con la co­mu­ni­dad co­ca­ma, un pue­blo de gran con­cien­cia eco­ló­gi­ca, plan­tan­do ár­bo­les pa­ra ellos y de­jan­do así una pe­que­ña par­te de ellos mis­mos en la Ama­zo­nía pe­rua­na.

Ade­más de ca­pa­ci­tar­se en ac­ti­vi­da­des prác­ti­cas, co­mo apren­der a usar el ma­che­te o a cons­truir bal­sas con tron­cos pa­ra cru­zar los ríos, los jó­ve­nes ex­pe­di­cio­na­rios tam­bién re­ci­bie­ron cla­ses teó­ri­cas en dis­ci­pli­nas co­mo la as­tro­no­mía, la his­to­ria y la bio­lo­gía, im­par­ti­das por sus pro­pios com­pa­ñe­ros de aven­tu­ra, ca­da uno en su es­pe­cia­li­dad. Ta­lle­res co­mo “Es­truc­tu­ras so­cio­po­lí­ti­cas ba­jo el do­mi­nio es­pa­ñol”, “Cie­lo es­tre­lla­do del he­mis­fe­rio sur” y “Flo­ra y fau­na de la Ama­zo­nía” con­vir­tie­ron a la Ru­ta In­ti en una ver­da­de­ra uni­ver­si­dad iti­ne­ran­te.

La ex­pe­di­ción no es­tu­vo exen­ta de con­di­cio­nes di­fí­ci­les. Tem­pe­ra­tu­ras ba­jí­si­mas en los cam­pa­men­tos en Bo­li­via, ara­ñas y agre­si­vos mos­qui­tos en ca­si to­do el nor­te de Pe­rú, ame­na­zas de ja­gua­res en la re­gión ama­zó­ni­ca y bro­tes de dia­rrea du­ran­te to­do el via­je com­pli­ca­ron su­ma­men­te la tra­ve­sía.

Sin em­bar­go, to­das las mo­les­tias des­apa­re­cían co­mo por ar­te de ma­gia al con­tem­plar los má­gi­cos atar­de­ce­res ba­ña­dos de luz la­van­da, al oír el arru­llo del agua del río Ama­zo­nas o al ad­mi­rar el cie­lo más lleno de es­tre­llas que es­tos ex­pe­di­cio­na­rios hu­bie­ran vis­to ja­más.

Y co­mo un via­je se mi­de me­jor en ami­gos que en ki­ló­me­tros, el com­par­tir con­ver­sa­cio­nes noc­tur­nas so­bre sus di­fe­ren­tes ex­pe­rien­cias en torno a la luz de una fo­ga­ta con otros ex­pe­di­cio­na­rios, re­sul­ta­ba un bál­sa­mo que lo cu­ra­ba to­do y da­ba más fuer­zas pa­ra con­ti­nuar.

¿He­mos des­per­ta­do tu in­te­rés? Pa­ra par­ti­ci­par en la Ru­ta In­ti 2019 tie­nes que: ha­ber na­ci­do en­tre 1994 y 2001 ha­blar es­pa­ñol ha­cer un tra­ba­jo so­bre un te­ma pro­pues­to por los or­ga­ni­za­do­res y en­viar­lo an­tes del 18 de fe­bre­ro de 2019.

Pa­ra más in­for­ma­ción, con­sul­ta la pá­gi­na www.ru­tain­ti.com, y pre­pá­ra­te pa­ra vi­vir una aven­tu­ra inol­vi­da­ble.

Jó­ve­nes en­car­ga­dos de pre­pa­rar los ali­men­tos que da­ban ener­gía a los ex­pe­di­cio­na­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Austria

© PressReader. All rights reserved.