MUN­DO HIS­PANO

Los éxo­dos de la de­ses­pe­ra­ción Im­mer mehr La­tei­na­me­ri­ka­ner ver­las­sen ih­re Hei­mat auf der Su­che nach bes­se­ren Le­bens- und Ar­beits­be­din­gun­gen. Im Fo­kus stehen ne­ben Me­xi­ko mo­men­tan be­son­ders Mit­te­la­me­ri­ka und Ve­ne­zue­la.

Ecos - - Sumario - POR FLO­REN­CIA PÉREZ

Los éxo­dos de la de­ses­pe­ra­ción

Weg aus Ve­ne­zue­la und Mit­te­la­me­ri­ka – doch wohin?

“Sa­li­mos de ca­sa con lo pues­to. Los pa­ña­les que lle­va­ba pa­ra mi hi­jo de dos años se me ter­mi­na­ron ha­ce ya una se­ma­na, pe­ro la so­li­da­ri­dad de mu­chos ve­ci­nos que nos va­mos en­con­tran­do a la ve­ra del ca­mino nos ha­ce se­guir ade­lan­te”, cuen­ta Ma­ría Ro­sa Hur­ta­do, una hondureña que de­jó el 13 de oc­tu­bre pa­sa­do San Pe­dro Sula, una ciu­dad en el nor­te del país cen­troa­me­ri­cano. La em­pu­ja­ron a esa tra­ve­sía con fi­nal in­cier­to el ham­bre, la fal­ta de tra­ba­jo y la in­se­gu­ri­dad a la que vi­ven so­me­ti­dos mu­chos de sus com­pa­trio­tas por el azo­te ca­da vez más vio­len­to de las pan­di­llas.

MMa­ría Ro­sa, que só­lo lle­va la ro­pa pues­ta y una mu­da pa­ra ella y su hi­jo en una bol­sa de plás­ti­co, for­ma par­te de la ca­ra­va­na de mi­gran­tes de su país que re­co­rrió unos 700 ki­ló­me­tros atra­ve­san­do Gua­te­ma­la pa­ra lle­gar a la fron­te­ra con Mé­xi­co.

El ob­je­ti­vo de es­ta mu­jer de me­nos de 30 años y de los ca­si sie­te mil hon­du­re­ños, gua­te­mal­te­cos y tam­bién me­xi­ca­nos que la acom­pa­ñan, es ca­mi­nar más de dos mil ki­ló­me­tros y al­can­zar la fron­te­ra con los Es­ta­dos Uni­dos, pa­ra cru­zar en bus­ca de su pro­pio sue­ño ame­ri­cano. Ade­más del ca­lor, el frío, el ham­bre y el can­san­cio, los mi­gran­tes se en­fren­tan a una ame­na­za mu­cho peor. El pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, Do­nald Trump, sos­tie­ne que en­tre ellos hay te­rro­ris­tas, y los es­pe­ra con el Ejér­ci­to pa­ra evi­tar que lle­guen a des­tino. Y quien lo lo­gre, se­rá in­me­dia­ta­men­te de­te­ni­do y de­por­ta­do, se­gún les ad­vir­tió Trump. “Na­da nos va a im­pe­dir que al­can­ce­mos la fron­te­ra, que­re­mos que nos den una opor­tu­ni­dad”, cla­ma Ma­ría Ro­sa en­tre llan­tos.

La Igle­sia hondureña ma­ni­fes­tó en un co­mu­ni­ca­do que es­ta “cri­sis hu­ma­ni­ta­ria no es nue­va, la pa­de­ce el pue­blo des­de ha­ce años”. Los obis­pos de ese país se que­ja­ron: “He­mos si­do sor­dos an­te los gri­tos de abu­sos y vio­la­ción a sus de­re­chos en su tra­yec­to, y he­mos si­do cie­gos pa­ra ver esa reali­dad”. Mien­tras tan­to, nue­vas ca­ra­va­nas de hon­du­re­ños se su­man a la pri­me­ra, y ge­ne­ran nue­vos fo­cos de ten­sión en su pa­so por Mé­xi­co.

Hon­du­ras es uno de los paí­ses más cas­ti­ga­dos del con­ti­nen­te. Se­gún da­tos del Ban­co Mun­dial, ca­si el 60 por cien­to de sus ha­bi­tan­tes es po­bre, y el país cuen­ta con una de las ta­sas de ho­mi­ci­dios más al­tas del mun­do: 43,6 ase­si­na­tos por ca­da 100 000 ha­bi­tan­tes en 2017, se­gún el Ob­ser­va­to­rio de la Vio­len­cia de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Hon­du­ras. Las cri­sis po­lí­ti­cas que vie­ne su­frien­do el país cen­troa­me­ri­cano obli­ga­ron a mi­les de sus ha­bi­tan­tes a bus­car un fu­tu­ro me­jor fue­ra de sus fron­te­ras. Y Es­ta­dos Uni­dos ha si­do el des­tino más ele­gi­do. En 2014 es­ta­lló una cri­sis mi­gra­to­ria con menores cen­troa­me­ri­ca­nos, la ma­yo­ría de ellos hon­du­re­ños, que cru­za­ban la fron­te­ra sin sus pa­dres. Cua­tro años des­pués la ci­fra vol­vió a au­men­tar, y se­gún re­por­tó la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za es­ta­dou­ni­den­se, en los úl­ti­mos do­ce me­ses de­tu­vie­ron a ca­si diez mil ni­ños hon­du­re­ños que via­ja­ban so­los.

La ca­ra­va­na de mi­gran­tes que re­co­rre mi­les de ki­ló­me­tros es só­lo una de las pos­ta­les de la cri­sis del año 2018 en Amé­ri­ca La­ti­na. La tor­men­ta po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial que sa­cu­de a Hon­du­ras tam­bién se vi­ve en paí­ses co­mo Ve­ne­zue­la, Hai­tí y Ni­ca­ra­gua. Aun­que Es­ta­dos Uni­dos con­cen­tra a la ma­yo­ría de los emi­gran­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos, con cer­ca de 20 mi­llo­nes de per­so­nas, los flu­jos en­tre los paí­ses de la re­gión se han in­ten­si­fi­ca­do.

La xe­no­fo­bia es otro de los pro­ble­mas que trae apa­re­ja­da la ola in­mi­gra­to­ria: en Ecua­dor, Bra­sil y Co­lom­bia hu­bo he­chos vio­len­tos con­tra ve­ne­zo­la­nos, y en Cos­ta Ri­ca su­ce­dió lo mis­mo con in­mi­gran­tes ni­ca­ra­güen­ses. Trump in­sis­tió con su men­sa­je: “En la ca­ra­va­na via­jan mu­chos miem­bros de pan­di­llas y gen­te muy ma­la”.

Ve­ne­zue­la

Ba­jo el ré­gi­men cha­vis­ta, con una si­tua­ción eco­nó­mi­ca y so­cial as­fi­xian­te, el éxo­do de ve­ne­zo­la­nos se mul­ti­pli­có, pe­ro fue en los úl­ti­mos dos años cuan­do la diás­po­ra co­lap­só las fron­te­ras con Co­lom­bia y Bra­sil. Aun­que no hay da­tos pre­ci­sos so­bre la can­ti­dad de per­so­nas que aban­do­na­ron el país, la Ofi­ci­na de la ONU pa­ra la Coor­di­na­ción de Asun­tos Hu­ma­ni­ta­rios es­ti­ma que, has­ta me­dia­dos de 2018, la ci­fra ya ron­da­ba los 2,3 mi­llo­nes de per­so­nas. En ju­lio, el Go­bierno de Co­lom­bia re­gis­tró la en­tra­da de unos 50 000 ve­ne­zo­la­nos al día. Mien­tras que en Pe­rú, país ubi­ca­do a 2300 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, se anun­ció en agos­to el ré­cord de 5000 ve­ne­zo­la­nos in­gre­sa­dos en un so­lo día. La emi­gra­ción de ve­ne­zo­la­nos lle­ga has­ta paí­ses más le­ja­nos, co­mo Ar­gen­ti­na y Chi­le. Se­gún da­tos de la Di­rec­ción Na­cio­nal de Mi­gra­cio­nes, en 2016 los ve­ne­zo­la­nos só­lo re­pre­sen­ta­ban el 6 % de los in­mi­gran­tes en Ar­gen­ti­na. Dos años des­pués, uno de ca­da cua­tro in­mi­gran­tes es ve­ne­zo­lano, y se trans­for­ma­ron en la ma­yor ola mi­gra­to­ria des­pla­zan­do a pa­ra­gua­yos y bo­li­via­nos, que his­tó­ri­ca­men­te es­ta­ban en la ci­ma de ex­tran­je­ros ra­di­ca­dos en Ar­gen­ti­na.

Ni­ca­ra­gua

Des­de abril pa­sa­do, las pro­tes­tas con­tra el pre­si­den­te Da­niel Or­te­ga au­men­ta­ron la ten­sión que se vi­ve en Ni­ca­ra­gua. La ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do de Na­cio­nes Uni­das pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos (Acnudh) res­pon­sa­bi­li­zó al Go­bierno de “más de 300 muer­tos”, así co­mo de eje­cu­cio­nes ex­tra­ju­di­cia­les, tor­tu­ras, obs­truc­ción a la aten­ción mé­di­ca, de­ten­cio­nes ar­bi­tra­rias, se­cues­tros y vio­len­cia se­xual. Hu­bo en es­tos me­ses una ma­si­va sa­li­da de ni­ca­ra­güen­ses ha­cia la fron­te­ra sur, con des­tino a Cos­ta Ri­ca. Al­gu­nos bus­can tra­ba­jo y otros es­ca­pan de la re­pre­sión. Se es­ti­ma que me­dio mi­llón de ni­ca­ra­güen­ses (una dé­ci­ma par­te de la po­bla­ción cos­ta­rri­cen­se) es­tán ins­ta­la­dos en el país ve­cino. En agos­to, en San Jo­sé, un gru­po de ma­ni­fes­tan­tes con bom­bas mo­lo­tov y ba­tes de béis­bol mar­cha­ron a un par­que de la ciu­dad pa­ra pro­tes­tar con­tra los re­cién lle­ga­dos: hu­bo cho­ques que ter­mi­na­ron en de­ce­nas de arres­tos.

Mé­xi­co

La hui­da de me­xi­ca­nos ha­cia Es­ta­dos Uni­dos es, tal vez, uno de los flu­jos mi­gra­to­rios más re­pro­du­ci­dos por Holly­wood. Mé­xi­co os­ten­ta el se­gun­do pues­to de paí­ses con más des­pla­za­dos, só­lo su­pe­ra­do por la In­dia. Se­gún el Anua­rio de Mi­gra­ción y Re­me­sas de Mé­xi­co 2017, has­ta el año pa­sa­do se con­ta­bi­li­za­ron ca­si 13 mi­llo­nes de me­xi­ca­nos emi­gran­tes. Y los da­tos son con­tun­den­tes: Es­ta­dos Uni­dos aco­ge al 98 por cien­to de ellos. Seis de ca­da diez me­xi­ca­nos que cru­zan la fron­te­ra ha­cia el nor­te se asien­tan en dos es­ta­dos, Ca­li­for­nia y Te­xas. Ca­na­dá y Es­pa­ña si­guen en la lis­ta, pe­ro en­tre los dos só­lo su­man el uno por cien­to de los me­xi­ca­nos que sa­len de su país. En 2016, el in­gre­so de re­me­sas que re­ci­bió el país al­can­zó los 27 000 mi­llo­nes de dó­la­res, su­peran­do a la in­dus­tria pe­tro­le­ra y al tu­ris­mo.

Hai­tí

Des­de ha­ce dé­ca­das, lle­va el ró­tu­lo de país más po­bre de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be. A sus pro­ble­mas sociales y eco­nó­mi­cos, se les su­ma­ron en los úl­ti­mos años los desas­tres na­tu­ra­les: en 2016, el hu­ra­cán Matt­hew de­jó cen­te­na­res de muer­tos, mi­les de des­pla­za­dos, y destrozó gran par­te de la pre­ca­ria in­fra­es­truc­tu­ra. En 2010, un sis­mo pro­vo­có la muer­te de unas 200 000 per­so­nas. La emi­gra­ción de hai­tia­nos se re­par­te prin­ci­pal­men­te en­tre dos paí­ses: Es­ta­dos Uni­dos (que al­ber­ga a la mi­tad de los hai­tia­nos en el ex­te­rior) y la ve­ci­na Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Más atrás se ubi­can Ca­na­dá y Fran­cia. Se­gún los úl­ti­mos da­tos pu­bli­ca­dos por las Na­cio­nes Uni­das, hay más de un mi­llón de emi­gran­tes hai­tia­nos, lo que su­po­ne un 11,67 % de la po­bla­ción.

La ca­ra­va­na de in­mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos atra­vie­sa el río Su­chia­te en Mé­xi­co en su ca­mino ha­cia Es­ta­dos Uni­dos

Ni­ños hon­du­re­ños en la ca­ra­va­na de in­mi­gran­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Austria

© PressReader. All rights reserved.