CUA­DER­NOS DE VIA­JE

Ire­ne Ro­gatty aus Mar­burg ist Rent­ne­rin und hat die Schön­heit und Freu­de der Frei­wi­lli­gen-Ar­beit ent­deckt.

Ecos - - Sumario - POR IRE­NE RO­GATTY

Un­ter­wegs in Cos­ta Ri­ca

CCuan­do cum­plí los 65 años, tu­ve mu­cho tiem­po li­bre y pu­de cum­plir mis sue­ños, es de­cir, via­jar por el mun­do de ha­bla his­pa­na y tra­ba­jar co­mo vo­lun­ta­ria en fin­cas al ai­re li­bre, en el jar­dín y con ani­ma­les.

La úl­ti­ma vez via­jé tres me­ses por Cos­ta Ri­ca y tra­ba­jé du­ran­te mu­chas se­ma­nas en tres fin­cas pri­va­das, co­mo vo­lun­ta­ria. Co­mo WWOOFer*, nor­mal­men­te tra­ba­jas seis ho­ras al día du­ran­te cin­co días. A cam­bio tie­nes alo­ja­mien­to y co­mi­da gra­tis.

Lo más in­tere­san­te fue tra­ba­jar en Pa­ris­mi­na, un pue­blo de la cos­ta ca­ri­be­ña. Con otros vo­lun­ta­rios y un guía lo­cal, pa­tru­llá­ba­mos a lo lar­go del mar to­das las no­ches. El pri­mer gru­po pa­tru­lla­ba de las 8 has­ta la me­dia­no­che, y lue­go pa­tru­lla­ba un se­gun­do gru­po has­ta las 4 de la ma­dru­ga­da. Vi­gi­la­mos la lle­ga­da de las tor­tu­gas y la pues­ta de hue­vos, pa­ra que los la­dro­nes no pu­die­ran ro­bar­los y ven­der­los.

Du­ran­te es­tas pa­tru­llas he vis­to cua­tro ve­ces las tor­tu­gas más gran­des (has­ta 170 cm). Cuan­do po­nían los hue­vos (lle­ga­ron a ser 140), los re­co­gía­mos y los en­te­rrá­ba­mos en un área vi­gi­la­da. Des­pués de unos 40 días eclo­sio­na­ban. Co­mo vo­lun­ta­rios tam­bién vi­gi­lá­ba­mos el tra­mo ha­cia el mar que ha­cían las crías de tor­tu­ga. Es­tas pa­tru­llas son muy im­por­tan­tes, ya que las tor­tu­gas es­tán ame­na­za­das de ex­tin­ción.

El via­je a tra­vés de Cos­ta Ri­ca fue ge­nial (a ex­cep­ción de los mu­chos mos­qui­tos). El pai­sa­je es her­mo­so, es un ver­da­de­ro paraíso con exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción. Sus ha­bi­tan­tes, los “ti­cos”, son gen­te muy ama­ble, abier­ta y siem­pre ser­vi­cial.

Una de las tres fin­cas en las que tra­ba­jé era un ho­gar pa­ra ani­ma­les en­fer­mos. Los vo­lun­ta­rios cui­da­mos de los ani­ma­les, tra­ba­ja­mos en el jar­dín, ayu­dá­ba­mos con las re­pa­ra­cio­nes y mu­cho más. Es­toy tan con­ten­ta por es­tar to­da­vía en for­ma y ha­ber po­di­do dar siem­pre lo me­jor de mí.

Los ayu­dan­tes –to­dos de di­fe­ren­tes paí­ses– vi­vía­mos jun­tos en una ca­si­ta, y aun­que no nos co­no­cía­mos de an­tes, ha­bía una gran con­fian­za en­tre no­so­tros. Des­pués de tres se­ma­nas en es­ta fin­ca, via­ja­mos jun­tos por el país du­ran­te un tiem­po. Vi­si­ta­mos par­ques na­tu­ra­les, ca­mi­na­mos a los pi­cos de dos vol­ca­nes y prac­ti­ca­mos es­nór­quel en el mar tur­que­sa.

Una vi­si­ta a Cos­ta Ri­ca tam­bién sig­ni­fi­ca ver y es­cu­char de cer­ca ani­ma­les exó­ti­cos, co­mo mo­nos au­lla­do­res, igua­nas gran­des, una pe­que­ña boa en una gran­ja y mu­chos más.

Des­de que me ju­bi­lé, he es­ta­do en mu­chos lu­ga­res pa­ra tra­ba­jar en gran­jas, in­clu­yen­do Ha­wai, Ma­llor­ca, Sui­za, etc., y pa­ra co­no­cer los paí­ses y su gen­te. La ma­yo­ría de las ve­ces via­jé so­la, o a ve­ces con otros vo­lun­ta­rios.

Me gus­ta­ría re­co­men­dar a otras per­so­nas, es­pe­cial­men­te a las que es­tán ju­bi­la­das, que ha­gan via­jes “aven­tu­re­ros” si­mi­la­res, que de­jen atrás la vi­da co­ti­dia­na y tam­bién que aban­do­nen su zo­na de con­fort. Nun­ca he te­ni­do ma­las ex­pe­rien­cias con gen­te en el ex­tran­je­ro o con ani­ma­les sal­va­jes. Por su­pues­to, uno no de­be ser im­pru­den­te, uno de­be ves­tir sen­ci­llo y no usar jo­yas va­lio­sas.

Me gus­ta es­ta for­ma de vi­da, es emo­cio­nan­te, he ex­pe­ri­men­ta­do mu­cha be­lle­za y he apren­di­do mu­cho.

* WWOOF = World Wi­de Op­por­tu­ni­ties on Or­ga­nic Farms, www.wwoof.org.

Ire­ne Ro­gatty en Cos­ta Ri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Austria

© PressReader. All rights reserved.