Ocho men­ti­ras al mé­di­co que pue­den com­pli­car tu sa­lud

A ve­ces los doc­to­res ha­cen pre­gun­tas tan in­có­mo­das que na­die quie­re res­pon­der. Pe­ro omi­tir al­gu­nos de­ta­lles, por inofen­si­vo que pa­rez­ca, pue­de in­clu­so po­ner en ries­go nues­tra vi­da

El Deber - Cuerpo B - - Mundo - MA­RIA SIL­VIA TRI­GO [email protected]­DE­BER.COM.BO

Men­tir nun­ca es­tá bien, pe­ro men­tir­le al mé­di­co es peor por­que pue­de cau­sar gra­ves pro­ble­mas de sa­lud.

Aun­que los doc­to­res tie­nen la mo­les­ta cos­tum­bre de ha­cer mu­chas pre­gun­tas – y al­gu­nas son real­met­ne in­có­mo­das – hay que de­cir la ver­dad pa­ra re­ci­bir el tra­ta­mien­to ade­cua­do en cuan­to a do­sis y fár­ma­cos.

“Mu­chos pa­cien­tes ocul­tan in­for­ma­ción, al­gu­nos por no que­dar mal an­te su mé­di­co y otros por­que sien­ten que los van a re­ga­ñar. Mu­chos pa­cien­tes, es­pe­cial­men­te aque­llos que tie­nen en­fer­me­da­des cró­ni­cas co­mo hi­per­ten­sión o dia­be­tes, ven su en­fer­me­dad co­mo al­go ne­ga­ti­vo y quie­ren mos­trar que la ven­cie­ron, aun­que no ten­ga cu­ra”, ex­pli­ca el doc­tor Dou­glas Vi­lla­rroel en en­tre­vis­ta con EL DE­BER.

El por­tal Giz­mo­do re­co­pi­la al­gu­nas de las men­ti­ras tí­pi­cas que ha­cen los pa­cien­tes y los pe­li­gros que se es­con­den de­trás de esas pe­que­ñas ‘omi­sio­nes’. 1 ” Es­toy to­man­do los re­me­dios co­mo us­ted me di­jo”. To­dos se pue­den ol­vi­dar de vez en cuan­do de to­mar los me­di­ca­men­tos pe­ro si el mé­di­co cree que el pa­cien­te los es­tá to­man­do ade­cua­da­men­te pue­de pen­sar que el fár­ma­co no es­tá dan­do re­sul­ta­do. “Cuan­do un pa­cien­te no in­for­ma al mé­di­co to­da la ver­dad, co­rre el ries­go de re­ci­bir un tra­ta­mien­to equi­vo­ca­do, más fuer­te o más pro­lon­ga­do, po­nien­do así en pe­li­gro tu sa­lud y has­ta su vi­da”, se­ña­la Vi­lla­rroel. 2 ”No to­mo otros me­di­ca­men­tos”. Esa men­ti­ra pue­de cau­sar se­rios pro- ble­mas por­que hay me­di­ca­men­tos que tie­nen in­ter­ac­ción con otros o al­te­ran los efec­tos se­cun­da­rios. Se de­be te­ner es­pe­cial cui­da­do con an­ti­coa­gu­lan­tes, an­ti­bió­ti­cos, an­ti­de­pre­si­vos y fár­ma­cos pa­ra el co­ra­zón, así co­mo los me­di­ca­men­tos de ven­ta li­bre co­mo as­pi­ri­nas, mi­ne­ra­les y vi­ta­mi­nas. 3

” No he co­mi­do an­tes de la ope­ra­ción”. Cuan­do un pa­cien­te de­be so­me­ter­se a ci­ru­gía, los anes­te­sió­lo­gos sue­len pre­gun­tar cuán­do se in­gi­rió ali­men­tos o be­bi­das por úl­ti­ma vez. De­be ser pre­ci­so en su res­pues­ta por­que cuan­do se duer­me ba­jo el efec­to de la anes­te­sia, el es­fín­ter eso­fá­gi­co se re­la­ja y el con­te­ni­do del es­tó­ma­go pue­de re­gur­gi­tar pe­li­gro­sa­men­te has­ta la bo­ca o los pul­mo­nes y con­du­cir al de­sa­rro­llo de otras en­fer­me­da­des. 4 “No to­mo mu­cho al­cohol”. La doc­to­ra Ha­rriet Hall, edi­to­ra de la re­vis­ta Scien­ce Ba­sed Me­di­ci­ne, ase-

gu­ra que de­cir que se to­ma me­nos al­cohol del que en reali­dad se con­su­me “so­lo con­si­gue re­tra­sar el diag­nós­ti­co y el tra­ta­mien­to”, se­ña­la Giz­mo­do. Por po­co que sea, el con­su­mo de be­bi­das al­cohó­li­cas in­flu­ye en la efi­ca­cia de los me­di­ca­men­tos y el doc­tor ne­ce­si­ta sa­ber­lo. 5

”No fu­mo”. La gen­te sue­le te­ner mie­do de de­cir­le a su mé­di­co que fu­ma por la cen­su­ra so­cial que exis­te res­pec­to a es­te há­bi­to. Sin em­bar­go, es im­por­tan­te de­cir la ver­dad pa­ra rea­li­zar che­queos a tiem­po de en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das al ta­ba­co. 6 “No con­su­mo dro­gas”. Con­si­de­ran­do que la ma­yo­ría de las dro­gas de uso re­crea­ti­vo son ile­ga­les, de­cir que se las con­su­me es una de las ver­da­des más in­có­mo­das. No obs­tan­te, men­tir no tie­ne sen­ti­do por­que la reali­dad apa­re­ce­rá en los aná­li­sis de san­gre y ori­na. Es im­por­tan­te ser ho­nes­to por­que al­gu­nas dro­gas pue­den in­ter­fe­rir con otros me­di­ca­men­tos co­mo an­ti­de­pre­si­vos, as­pi­ri­nas, an­ti­coa­gu­lan­tes y me­di­ca­men­tos an­ti­in­fla­ma­to­rios no es­te­roi­des (por ejem­plo, el ibu­pro­feno), se­ña­la Giz­mo­do. 7 “¿ Do­ler­me a mí? No”. Mu­cha gen­te acu­de al mé­di­co con la es­pe­ran­za

de que no le en­cuen­tren na­da ma­lo y por ello sue­len res­tar im­por­tan­cia a al­gu­nos sín­to­mas. Es­ta cos­tum­bre es per­ju­di­cial por­que mien­tras más se de­mo­re en de­tec­tar una en­fer­me­dad, me­nor se­rá la po­si­bi­li­dad de una re­cu­pe­ra­ción exi­to­sa. 8 ” Sí doc­tor, en­ten­dí to­do lo que me di­jo”.

Qui­zas es­te sea uno de los erro­res más ha­bi­tua­les, si no com­pren­des lo que el doc­tor te ex­pli­có pí­de­le que te lo reite­re. Vi­lla­rroel su­gie­re ge­ne­rar un cli­ma de con­fian­za en­tre el mé­di­co y el pa­cien­te, don­de és­te no se sien­ta juz­ga­do y pue­da con­tar­le to­dos sus pro­ble­mas. “Si no se sien­te có­mo­do (con el doc­tor), qui­zá de­be­ría cam­biar de mé­di­co”, re­co­mien­da el es­pe­cia­lis­ta

GIZ­MO­DO

ES­CRÚ­PU­LOS. Mu­chas per­so­nas no res­pon­den ho­nes­ta­men­te a las pre­gun­tas del mé­di­co por ver­güen­za o mie­do a su reac­ción.

EM­PA­TÍA. Se de­be ge­ne­rar un cli­ma de con­fian­za con los pa­cien­tes

MEN­TI­RAS. Re­tra­san el diag­nós­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.