La ban­ca­ri­za­ción sien­te el im­pac­to de la ra­len­ti­za­ción eco­nó­mi­ca

El Deber - Cuerpo B - - Economía -

En­tre agos­to de 2013 (cuan­do se pu­so en vi­gen­cia la Ley 393 de Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros) y ju­lio de 2017, el nú­me­ro de Pun­tos de Aten­ción Fi­nan­cie­ra (PAF) se in­cre­men­tó de 3.918 a 5.814 ( equi­va­len­te a 48% de cre­ci­mien­to). Es­te boom coin­ci­dió con un cre­ci­mien­to del Pro­duc­to In­terno Bru­to ( PIB) en es­pe­cial en 2013 con un 6,7% y 2014 con un 5,5%.

Sin em­bar­go, con la caí­da del pre­cio in­ter­na­cio­nal del ba­rril de pe­tró­leo, el rit­mo de aper­tu­ra de los PAF dis­mi­nu­yó de­bi­do a que la ra­len­ti­za­ción eco­nó­mi­ca, que a cri­te­rio de Agustín Ji­mé­nez, ex­pre­si­den­te del Co­le­gio de Eco­no­mis­tas de Bo­li­via, tie­ne un im­pac­to di­rec­to en la ac­ti­vi­dad fi­nan­cie­ra del país.

Ji­mé­nez se­ña­ló que co­mo to­da ac­ti­vi­dad la ban­ca bus­ca ob­te­ner ren­ta­bi­li­dad o por lo me­nos re­cu­pe­rar lo in­ver­ti­do por lo que en es­tos mo­men­tos de me­nor cre­ci­mien­to el uso de los re­cur­sos se pla­ni­fi­ca con ma­yor cui­da­do.

De acuer­do con los da­tos de la Au­to­ri­dad del Sis­te­ma Fi­nan­cie­ro (ASFI), en 2012, en el país ha­bían 3.625 PAF, en 2013 se au­men­tó a 4.109, mien­tras en 2014, 2015 y 2016 se pa­só a 4.568, 4.954 y 5.695 PAF res­pec­ti­va­men­te y has­ta ju­nio de es­ta ges­tión se re­gis­tró 5.766.

Sobre es­tos nú­me­ros, Jo­sé Antonio Si­vi­lá, secretario eje­cu­ti­vo de la Aso­cia­ción de En­ti­da­des Fi­nan­cie­ras Es­pe­cia­li­za­das en Mi­cro Fi­nan­zas (Aso­fin), in­di­có que la aper­tu­ra de agen­cias se man­tie­ne es­ta­ble en­tre 2014 y 2016, con un pro­me­dio de 500 nue­vos pun­tos de aten­ción en­tre ca­je­ros au­to­má­ti­cos y agen­cias fi­jas y mó­vi­les.

Pe­ro en es­ta ges­tión, has­ta ju­nio, so­lo se re­gis­tran 71 PAF y eso se­gún Si­vi­lá se de­be a que el ci­clo eco­nó­mi­co del país es­tá ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­do con el fi­nan­cie­ro.

El fun­cio­na­rio ex­pli­có que en la ac­ti­vi­dad fi­nan­cie­ra hay cua­tro fac­to­res que se de­ben to­mar en cuen­ta pa­ra de­ter­mi­nar el des­tino de los re­cur­sos, es­tos son los cos­tos fi­nan­cie­ros, el ni­vel de pre­vi­sio­nes, los gas­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos y el re­torno.

“De es­tos cua­tro fac­to­res, la ac­ti­vi­dad fi­nan­cie­ra so­lo tie­ne con­trol de los gas­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos. Es­to se pue­de de­ter­mi­nar qué can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res tie­ne, a cuán­tos pue­de des­pe­dir, qué can­ti­dad de agen­cias o ca­je­ros pue­de abrir y cuán­tos ce­rrar”, pun­tua­li­zó Si­vi­lá, que re­mar­có que en el pri­mer se-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.