Im­pac­to eco­nó­mi­co del pa­so del Da­kar por Bo­li­via su­pera los $us 540 mi­llo­nes

En cuan­to a in­ver­sión rea­li­za­da, el país pa­gó $us 4 mi­llo­nes en 2017 y 2018 pa­ra for­mar par­te del even­to, un mi­llón más que en las ver­sio­nes 2016 y 2015. En 2014 des­ti­nó $us 2 mi­llo­nes

El Deber - Cuerpo B - - Economía | Evento Internacional - Mau­ri­cio Vas­quez mau­ri­cio.vas­[email protected]­de­ber.com.bo

En cin­co años, el rally Da­kar ge­ne­ró en Bo­li­via $us 540,3 mi­llo­nes, se­gún da­tos y es­ti­ma­cio­nes ofi­cia­les.

En su ver­sión 2018, el even­to ha­bría te­ni­do un im­pac­to eco­nó­mi­co de $us 149 mi­llo­nes, de acuer­do con las es­ti­ma­cio­nes del ob­ser­va­to­rio de Turismo.

En 2014, el Da­kar ge­ne­ró re­cur­sos por unos $us 62,3 mi­llo­nes; el 2015, $us 88,7 mi­llo­nes; el 2016, $us 100,3 mi­llo­nes y el año pa­sa­do, $us 140 mi­llo­nes, se­gún el in­for­me de ges­tión, pre­sen­ta­do por el pre­si­den­te Evo Morales, a la Asam­blea Le­gis­la­ti­va, en enero de 2017.

Durante esos cua­tro años, el flujo de tu­ris­tas na­cio­na­les y ex­tran­je­ros fue va­rian­do, au­men­tan­do de 245.000, en 2014; a 272.266, en 2015. En 2016 re­gis­tró un des­cen­so a 268.392 y el año pa­sa­do re­pun­tó a 322.765. Ade­más, en ese pe­rio­do se ge­ne­ra­ron 16.913 em­pleos di­rec­tos.

En cuan­to a la in­ver­sión rea­li­za­da, Bo­li­via pa­gó $us 4 mi­llo­nes en 2017 por la fran­qui­cia del even­to y es­te año, pa­ra for­mar par­te del rally, un mi­llón más de lo que des­em­bol­só en las ver­sio­nes 2016 y 2015. En 2014 des­ti­nó $us 2 mi­llo­nes.

A de­cir de Juan Ga­briel Que­za­da, ge­ren­te ge­ne­ral del Ho­tel Pa­la­cio de Sal, to­dos los años en los días pre­vias y pos­te­rio­res al Da­kar siem­pre se in­cre­men­tó el mo­vi­mien­to en to­do Uyu­ni, cau­san­do que los ho­te­les y res­tau­ran­tes es­tén lle­nos, gra­cias a la al­ta afluen­cia de tu­ris­tas na­cio­na­les, más que ex­tran­je­ros.

“En ge­ne­ral creo que el pa­so del Da­kar ayu­dó a me­jo­rar los ser­vi­cios bá­si­cos de­fi­cien­tes con los que se con­ta­ba en la ciu­dad. Es­to ade­más per­mi­tió a los es- ta­ble­ci­mien­tos po­der ofre­cer un me­jor ser­vi­cio y, a la mis­ma vez, mos­trar una me­jor ima­gen del des­tino y del país, ge­ne­ran­do un mo­vi­mien­to eco­nó­mi­co po­si­ti­vo”, di­jo Que­za­da.

Por su par­te, la mi­nis­tra de Cul­tu­ras y Turismo, Wil­ma Ala­no­ca, in­for­mó de que en el flujo tu­rís­ti­co en Uyu­ni se in­cre­men­tó con res­pec­to a 2017, pa­san­do de 11.000 a 16.000 vi­si­tan­tes.

En otras zo­nas del país

En San­ta Cruz, el pa­so de la com­pe­ti­ción por el país ha te­ni­do un im­pac­to ne­ga­ti­vo en el sec­tor, se­gún da­tos de la Cá­ma­ra De­par­ta­men­tal de Ho­te­le­ría San­ta Cruz.

Los miem­bros de la ins­ti­tu­ción re­gis­tra­ron en enero 2017 un des­cen­so de 2.000 tu­ris­tas ex­tran­je­ros, con res­pec­to a igual mes del año an­te­rior. La caí­da de hués­pe­des es ma­yor (3.000), si se com­pa­ra con enero de 2013 (año en el que el Da­kar aún no pa­sa­ba por sue­lo bo­li­viano).

En cuan­to a la per­ma­nen­cia de los hués­pe­des, es no­to­ria la di­fe­ren­cia en el nú­me­ro de días que per­no­ta­ron en el de­par­ta­men­to, dis­mi­nu­yen­do a uno o dos días, cuan­do en años an­te­rio­res se te­nía una me­dia de per­ma­nen­cia de cin­co a seis días, cau­san­do un im­pac­to ne­ga­ti­vo en los in­gre­sos per­ci­bi­dos por los alo­ja­mien­tos, ex­pli­có Dey­si Sal­dias, ge­ren­ta de la Cá­ma­ra De­par­ta­men­tal de Ho­te­le­ria San­ta Cruz.

Por su par­te, Ma­ri­sol Echa­lar, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Bo­li­via­na de Agen­cias de Via­jes y Turismo, in­di­có que en al­gu­nas re­gio­nes co­mo San­ta Cruz, el pa­so del rally Da­kar por el país no ge­ne­ra in­gre­sos. “Más bien hay afi­cio­na­dos cru­ce­ños a ese de­por­te que se des­pla­zan pa­ra pre­sen­ciar la ca­rre­ra”, se­ña­ló.

A de­cir de Echa­lar, el im­pac­to de la ver­sión 2018 del even­to ha si­do me­nor con res­pec­to a las dos pri­me­ras que pasaron por Bo­li­via, de­bi­do a los con­flic­tos so­cia­les que es­tá vi­vien­do el país, ya que la gen­te que va a ver el Da­kar es la de la ciu­dad.

Po­si­cio­na­mien­to in­ter­na­cio­nal

Pa­ra el ex­pre­si­den­te del Co­le­gio de Eco­no­mis­tas de San­ta Cruz, Teó­fi­lo Ca­ba­lle­ro, el so­lo he­cho que el Da­kar pa­se por Bo­li­via, ya lo po­si­cio­na en el con­tex­to in­ter­na­cio­nal co­mo un país atrac­ti­vo, aun­que el even­to tam­bién de­be­ría usar­se pa­ra pro­mo­cio­nar otras zo­nas tu­rís­ti­cas co­mo el Fuer­te de Sa­mai­pa­ta, las Mi­sio­nes Je­suí­ti­cas, Ru­rre­na­ba­que o los vi­ñe­dos de Ta­ri­ja.

“En 2016, el turismo ge­ne­ró $us 711 mi­llo­nes, cons­ti­tu­yén­do­se en una im­por­tan­te fuen­te de in­gre­sos pa­ra Bo­li­via. Lo pa­ra­dó­ji­co es que en el país no exis­te una po­li­ti­ca de Es­ta­do pa­ra fo­men­tar el turismo re­cep­ti­vo, ni tam­po­co se ofre­ce bue­na in­fra­es­truc­tu­ra. En es­tos tiem­pos de caí­da de ex­por­ta­cio­nes, es im­por­tan­te que el Go­bierno asu­ma una po­lí­ti­ca de turismo”, sos­tu­vo Ca­ba­lle­ro.

El rally Da­kar en el país es una apues­ta del pre­si­den­te Evo Morales. Gra­cias es­to, “el mun­do co­no­ce a Bo­li­via”, di­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.