Fi­nan­cial Ti­mes ana­li­za he­ge­mo­nía del dó­lar

Di­vi­sa. Las eco­no­mías en desa­rro­llo han in­ten­ta­do, pe­ro no han lo­gra­do, im­pul­sar los mercados de bo­nos en mo­ne­da lo­cal. Eu­ro­pa cues­tio­na el pa­go en dó­la­res

El Deber - Cuerpo B - - PORTADA - GI­LLIAN TETT FI­NAN­CIAL TI­MES

Es cru­cial sa­ber si la Re­ser­va Fe­de­ral de EEUU bus­ca un dó­lar más fuer­te, lue­go de las cri­sis en Tur­quía y Ar­gen­ti­na

Cuan­do Jay Po­well, el pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral de EEUU ( Fed), dio una con­fe­ren­cia de pren­sa la se­ma­na pa­sa­da, los in­ver­sio­nis­tas es­ta­ban en ‘alerta ro­ja’ en re­la­ción con lo que él pu­die­ra de­cir so­bre el dó­lar. No es de ex­tra­ñar­se. Co­mo las re­cien­tes cri­sis en Tur­quía y Ar­gen­ti­na han de­mos­tra­do, un dó­lar en al­za -y unas ta­sas de in­te­rés es­ta­dou­ni­den­ses más al­tas- co­lo­ca a los pres­ta­ta­rios de los mercados emer­gen­tes en una di­fí­cil po­si­ción, por lo cual es cru­cial sa­ber si la Fed es­tá bus­can­do te­ner un dó­lar más fuer­te.

Jean-Clau­de Junc­ker, el pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea (CU), es­te mes pro­por­cio­nó una de­mos­tra­ción de es­to cuan­do uti­li­zó un dis­cur­so pa­ra cri­ti­car la pre­emi­nen­cia del dó­lar, y exi­gir más in­fluen­cia del euro. “Es ab­sur­do que Eu­ro­pa pa­gue el 80% de su fac­tu­ra de im­por­ta­ción de ener­gía en dó­la­res es­ta­dou­ni­den­ses cuan­do so­lo apro­xi­ma­da­men­te el 2% de nues­tras im­por­ta­cio­nes de ener­gía pro­vie­ne de EEUU; o que las com­pa­ñías eu­ro­peas com­pren aviones eu­ro­peos en dó­la­res en lu­gar de eu­ros”, co­men­tó en­fa­da­do.

Chi­na se ha com­pro­me­ti­do a ha­cer que su mo­ne­da sea más uti­li­za­da pa­ra igua­lar su creciente po­der eco­nó­mi­co; al­gu­nos funcionarios mur­mu­ran que el ren­min­bi al fi­nal eclip­sa­rá al dó­lar co­mo mo­ne­da de re­ser­va. Y los paí­ses de mercados emer­gen­tes han es­ta­do tra­tan­do de im­pul­sar los mercados de bo­nos en mo­ne­da lo­cal pa­ra cor­tar sus víncu­los con el dó­lar. Pe­ro es­to no ha fun­cio­na­do: du­ran­te los úl­ti­mos años, la pre­emi­nen­cia del dó­lar ha au­men­ta­do, no ha dis­mi­nui­do. Co­mo ha co­men­ta­do Ru­chir Shar­ma, un eco­no­mis­ta de Mor­gan Stan­ley, “la he­ge­mo­nía del dó­lar es­tá ac­tual­men­te en ni­ve­les ré­cord”. No im­por­ta la pos­tu­ra ais­la­cio­nis­ta deT­rump. No de­be­mos con­te­ner la res­pi­ra­ción es­pe­ran­do a que es­to cam­bie. Una de las ra­zo­nes por las cua­les el uso del dó­lar se en­cuen­tra a un ni­vel ré­cord es que el po­der global de las com­pa­ñías fi­nan­cie­ras es­ta­dou­ni­den­ses ha cre­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te des­de la cri­sis fi­nan­cie­ra (lo cual es otra iro­nía del mun­do mo­derno). Una se­gun­da ra­zón es la re­la­ti­va fuer­za de la economía es­ta­dou­ni­den­se. Pe­ro un ter­cer te­ma es que nin­guno de los com­pe­ti­do­res es­ta­dou­ni­den­ses ofre­ce la li­qui- dez y cre­di­bi­li­dad ac­tual­men­te aso­cia­das con los mercados del dó­lar: las re­for­mas fi­nan­cie­ras de Chi­na es­tán (en el me­jor de los ca­sos) a me­dio com­ple­tar, Japón es­tá en­fo­ca­do ha­cia aden­tro y la eu­ro­zo­na en­fren­ta desafíos es­truc­tu­ra­les. Por su­pues­to, la cre­di­bi­li­dad es­ta­dou­ni­den­se pu­die­ra co­lap­sar si su­fre su pro­pia cri­sis de deu­da so­be­ra­na. Es­ta es una ame­na­za real y en au­men­to en el me­diano pla­zo. Al­gu­nas per­so­nas en Wall Street es­tán tan preo­cu­pa­das y desa­rro­llan al­ter­na­ti­vas al dó­lar, co­mo una cobertura pa­ra los clien­tes. Pe­ro es­tas se en­fo­can en co­ber­tu­ras di­gi­ta­les, usan­do ca­de­nas de blo­ques u oro, no eu­ros, yen o ren­min­bi. A es­te pa­trón se le pue­de lla­mar, si se desea, el exor­bi­tan­te privilegio es­ta­dou­ni­den­se o pu­die­ra ca­li­fi­cár­se­le co­mo la te­rri­ble mal­di­ción del mun­do no es­ta­dou­ni­den­se. Sig­ni­fi­ca que, in­de­pen­dien­te­men­te de lo que Trump ha­ga -o no-a con­ti­nua­ción en el es­ce­na­rio mun­dial, Po­well ejer­ce un po­der ex­tra­or­di­na­rio so­bre los mercados mun­dia­les. Es­pe­re­mos que él lo ejer­za más pre­de­ci­ble y cau­te­lo­sa­men­te que Trump.

La Fed ejer­ce un po­der ex­tra­or­di­na­rio so­bre los mercados mun­dia­les. Es­pe­re­mos sea más pre­de­ci­ble y cau­te­lo­so”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.