El Deber - Cuerpo B : 2019-01-13

INFORME CENTRAL : 13 : 13

INFORME CENTRAL

EL DEBER ECONÓMICO | 13 DOMINGO 13 DE ENERO DE 2019 INFORME CENTRAL registra un tipo de cambio real apreciado de aproximadamente un 45% (2011 y 2018) con respecto a sus principales socios comerciales esto permite a criterio del analista importar alimentos más baratos y a la vez exacerba el contrabando dada la falta de control y políticas públicas que limiten esta actividad ilegal siendo que se campea en los diferentes mercados populares a escala nacional El segundo aspecto tienen que ver con la contracción de la demanda interna, reflejada en la inflación subyacente, por menores ingresos de los agentes económicos y finalmente este porcentaje del IPC anual se explica por la caída de los precios internacionales de las materias primas del sector alimenticio (cayó la presión de la inflación importada). Parar Linares, la baja inflación, va de la mano de un tipo de cambio fijo y una política fiscal expansiva que está provocando déficit consecutivos del sector público y un freno de la economía del sector privado, a lo que se debe sumar que el Gobierno no está invirtiendo en sus sectores productivos. De acuerdo con el analista se debe agregar que la mayoría de los países que rodean al nuestro han depreciado sus monedas abaratando las exportaciones que lle- gan a Bolivia, inundando así los mercados de productos extranjeros, principalmente los de alto consumo provocando una baja inflación. “El hecho es que esta situación, deriva en que las empresas nacionales no puedan subir sus precios y además disminuye su poder de mercado y no por efecto de una menor demanda, sino por la competencia dispar con los productos importados. Es decir, que bajo este marco económico, estas bajas tasas de inflación o una próxima deflación, las industrias nacionales son las más perjudicadas porque deben bajar sus costos de producción, y como consecuencia, tienen que tomar medidas como el despido de sus trabajadores o por último, cerrando las empresas”, precisó Linares. En su análisis, para Dunn la clave de la política monetaria boliviana se basa en un tipo de cambio nominal fijo, justamente como mecanismo de estabilidad Consumidor. Comerciante. Industrias. monetaria cuidando las presiones inflacionarias. En cuanto a las importaciones, Dunn hizo notar que el tipo de cambio nominal fijo, permite que los pocos productores bolivianos adquieran materia prima, maquinaria e insumos más baratos de afuera (porque no se producen en Bolivia), eso les permite mantener sus precios bajos. El economista precisó que si es que se apreciaría el tipo de cambio devaluando la moneda nacional (como equivocadamente piden algunos exportadores) el efecto sería el contrario. Justamente las importaciones de materias primas e insumos se encarecerían e importaríamos inflación. “Por eso el Gobierno no tocará el tipo de cambio, consciente que una devaluación generará inflación afectando los ahorros de los bolivianos, especialmente a las La sobreoferta no es una variable que favorezca a las empresas nacionales Agro. PRINTED AND DISTRIBUTED BY PRESSREADER PressReader.com +1 604 278 4604 ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY COPYRIGHT AND PROTECTED BY APPLICABLE LAW

© PressReader. All rights reserved.