El cuer­po da se­ña­les de aler­ta al des­per­tar

Va­rios es­pe­cia­lis­tas ex­pli­can qué pa­sa cuan­do tie­ne las ex­tre­mi­da­des en­tu­me­ci­das o la voz ron­ca.

Los Tiempos - Doble Click - - Portada - CAT­HE­RI­NE CA­MA­CHO

Dor­mir bien es una de las ne­ce­si­da­des más im­por­tan­tes pa­ra el ser hu­mano. Al dor­mir, uno recarga ener­gías. Por ello, tras el des­can­so noc­turno, al des­per­tar uno de­be­ría sen­tir­se con to­da la fuer­za y vi­gor pa­ra desa­rro­llar sus ac­ti­vi­da­des, pe­ro al­gu­nas per­so­nas es­tán más can­sa­das o con di­ver­sos do­lo­res, se­ña­les que es im­por­tan­te to­mar en cuen­ta pa­ra iden­ti­fi­car al­gu­nos pro­ble­mas de sa­lud.

Do­lor en la man­dí­bu­la, voz ron­ca, ex­tre­mi­da­des en­tu­me­ci­das, pin­cha­zos en las lum­ba­res, con­trac­tu­ras y voz se­ca son al­gu­nos de los sín­to­mas que sien­ten mu­chas per­so­nas al des­per­tar. To­das es­tas mo­les­tias ma­ña­ne­ras, le­jos de ser inex­pli­ca­bles, se de­ben a al­go que uno hi­zo du­ran­te la no­che, mien­tras dor­mía.

Los es­pe­cia­lis­tas ex­pli­can que es­tas se­ña­les pue­den de­ber­se a al­gu­nos pro­ble­mas de sa­lud. Acla­ran que es ne­ce­sa­rio que sea eva­lua­do por un ex­per­to en el área pa­ra que reali­ce los es­tu­dios y exá­me­nes ne­ce­sa­rios pa­ra dar su diag­nós­ti­co y pos­te­rior­men­te, el tra­ta­mien­to. Además, se tie­ne que to­mar en cuen­ta la fre­cuen­cia, lo­ca­li­za­cio­nes, do­lo­res y más.

01 Do­lor en la man­dí­bu­la, en el cue­llo y la ca­ra

Uno de los indicadore­s más fre­cuen­tes al des­per­tar es el do­lor de man­dí­bu­la. Es­ta po­dría ser una se­ñal de que la per­so­na pue­de es­tar atra­ve­san­do un cua­dro de bru­xis­mo sin sa­ber­lo.

“El bru­xis­mo es el apre­ta­mien­to y ras­pa­do de dien­tes”, ex­pli­ca el odon­tó­lo­go Ál­va­ro Ugarte, es­pe­cia­lis­ta en reha­bi­li­ta­ción oral, dis­fun­ción tem­po­ro­man­di­bu­lar y do­lor oro­fa­cial. Co­men­ta que los fac­to­res que des­en­ca­de­nan el bru­xis­mo son de ti­po mul­ti­fac­to­rial: psi­co­ló­gi­cos, ge­né­ti­cos, ma­la po­si­ción de dien­tes y otros, “pe­ro el es­trés es una de las ma­yo­res cau­sas”, re­cal­ca.

En el día no se per­ci­be el bru­xis­mo, y en la no­che pue­de ser de­tec­ta­do por ter­ce­ras per­so­nas que es­cu­chan el re­chi­na­mien­to de los dien­tes.

Se­gún el pro­fe­sio­nal, es muy co­mún que cuan­do uno se le­van­ta ten­ga un do­lor ge­ne­ra­li­za­do en los dien­tes, con­trac­tu­ras en la ca­ra, el cue­llo, hom­bro y es­pal­da, pues­to que es­tos múscu­los es­tu­vie­ron con­traí­dos to­da la no­che al apre­tar y ras­par los dien­tes.

“Tam­bién la per­so­na no­ta­rá un au­men­to de sen­si­bi­li­dad a cam­bios tér­mi­cos”, di­ce Ugarte.

Re­co­mien­da acu­dir a un es­pe­cia­lis­ta pa­ra que le brin­de una pla­ca de des­can­so noc­tu­ro y el tra­ta­mien­to ade­cua­do.

Cuan­do el bru­xis­mo avan­za, oca­sio­na un des­gas­te en los dien­tes y lue­go con­ti­núa en la den­ti­na, que es la si­guien­te ca­pa del dien­te. Se re­co­mien­da tam­bién rea­li­zar al­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca que le ayu­de a re­la­jar los múscu­los y a deses­tre­sar­se.

02 Te­ner la gar­gan­ta se­ca y/o la voz ron­ca

Al­gu­nas per­so­nas se que­jan de gar­gan­ta se­ca al des­per­tar en las ma­ña­nas “por­que duer­men en ma­la po­si­ción o tie­nen al­gún pro­ble­ma en las fo­sas na­sa­les que les di­fi­cul­ta una ade­cua­da res­pi­ra­ción na­sal y co­mo com­pen­sa­ción tie­nen una res­pi­ra­ción su­ple­to­ria por la bo­ca lo que les pro­du­ce la se­que­dad en la gar­gan­ta”, di­ce Raúl Ro­me­ro, oto­rri­no­la­rin­gó­lo­go.

De acuer­do al pro­fe­sio­nal las cau­sas pue­den va­riar, en­tre ellas: des­víos de ta­bi­que, cor­ne­tes agran­da­dos, pó­li­pos o cual­quier cau­sa que di­fi­cul­te la res­pi­ra­ción na­sal.

Asi­mis­mo, al­gu­nas per­so­nas al des­per­tar tie­nen la voz co­mo de ul­tra­tum­ba. Es­to pue­de ser por pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios en la la­rin­ge, es­pe­cial­men­te por ha­ber dor­mi­do con la bo­ca abier­ta o por ha­ber ron­ca­do en la no­che.

El es­pe­cia­lis­ta re­co­mien­da dor­mir en de­cú­bi­to la­te­ral de­re­cha o iz­quier­da. Además, acu­dir a un es­pe­cia­lis­ta en el área pa­ra el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to.

03 Con­trac­tu­ras

Las con­trac­tu­ras son tam­bién muy co­mu­nes al des­per­tar, pue­den ocu­rrir en di­fe­ren­tes par­tes del cuer­po y es­tar re­la­cio­na­das con dis­tin­tas cau­sas.

“Las ma­las pos­tu­ras, so­bre­es­fuer­zos, ex­ce­sos y el es­trés pro­du­cen una dis­mi­nu­ción del rie­go san­guí­neo, es­to al­te­ra la mus­cu­la­tu­ra y se pro­du­ce la con­trac­tu­ra”, ex­pli­ca la fisioterap­euta Jenny Ro­jas.

Ex­pli­ca que las con­trac­tu­ras pue­den de­ber­se a ma­las pos­tu­ras du­ran­te el día, ex­ce­sos o so­bres­fuer­zos, las ma­las po­si­cio­nes al dor­mir, una ma­la al­moha­da o col­chón de­ma­sia­do sua­ve y tam­bién al es­trés.

La pos­tu­ra, en es­te ca­so, afec­ta di­rec­ta­men­te al sue­ño y a có­mo una per­so­na se sien­te a la ma­ña­na si­guien­te. La es­pe­cia­lis­ta co­men­ta que en el ca­so de adul­tos ma­yo­res a ve­ces es con­se­cuen­cia de en­fer­me­da­des co­mo ar­tri­tis, ar­tro­sis o el mis­mo en­ve­je­ci­mien­to y has­ta el cli­ma frío-hú­me­do.

Apli­car­ca­lor con una du­cha o un ma­sa­je pro­du­ce ali­vio, si se­de­ja­pa­sar­más tiem­po se sen­ti­rá ma­yor ri­gi­dez y do­lor. Re­co­mien­da acu­dir a un pro­fe­sio­nal pa­ra tra­tar el pro­ble­ma de raíz. El es­pe­cia­lis­ta tam­bién guia­rá en téc­ni­cas de pre­ven­ción.

04 Ex­tre­mi­da­des en­tu­me­ci­das

De la mano de las con­trac­tu­ras en el cuer­po, se en­cuen­tra una de las si­tua­cio­nes que tam­bién es muy co­mún en las per­so­nas: el hor­mi­gueo que re­co­rre el an­te­bra­zo has­ta la mano.

Es­to ocu­rre por el te­ma del rie­go san­guí­neo dis­mi­nui­do pe­ro a ni­vel cer­vi­cal, o sea a ni­vel del cue­llo. “Mu­chas ve­ces la con­trac­tu­ra es tan rí­gi­da que pro­du­ce pre­sión en una raíz ner­vio­sa y es­to ge­ne­ra do­lor y hor­mi­gueo”.

Asi­mis­mo, sue­le ocu­rrir es­te hor­mi­gueo o en­tu­me­ci­mien­to en las pier­nas.

La es­pe­cia­lis­ta se­ña­la que se de­be al rie­go san­guí­neo dis­mi­nui­do, pe­ro a ni­vel lum­bar -co­no­ci­do co­mo ciá­ti­ca-. “Mu­chas ve­ces la con­trac­tu­ra es tan rí­gi­da que pro­du­ce pre­sión en una raíz ner­vio­sa y es­to ge­ne­ra do­lor y hor­mi­gueo o pue­de ser re­sul­ta­do de una her­nia de dis­co”, co­men­ta.

Se pue­de ali­viar el do­lor con apli­ca­ción de ca­lor lo­cal, fric­cio­nes, ejer­ci­cio sua­ve y es­ti­ra­mien­tos.

Si es­tos do­lo­res son cons­tan­tes, Ro­jas re­co­mien­da acu­dir al es­pe­cia­lis­ta pa­ra su diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to.

05 Se­guir can­sa­dos al des­per­tar

Si uno no duer­me las ho­ras su­fi­cien­tes o el sue­ño se en­cuen­tra frag­men­ta­do por cual­quier tras­torno del sue­ño, al día si­guien­te uno es­ta­rá más can­sa­do, con ma­yor som­no­len­cia, me­nos aler­ta, “con pro­ble­mas cog­ni­ti­vos, fal­ta de ener­gía, de con­cen­tra­ción, de ca­pa­ci­dad de aná­li­sis, se va per­dien­do pro­gre­si­va­men­te la me­mo­ria y hay una tendencia a no rea­li­zar ra­zo­na­mien­to abs­trac­to”, ex­pli­ca el neu­mó­lo­go Antonio Ló­pez. Se­ña­la que el can­san­cio ma­ti­nal es uno de los sín­to­mas más pro­mi­nen­tes del sín­dro­me de la ap­nea obs­truc­ti­va del sue­ño (AOS). La AOS es un pro­ble­ma que ocu­rre cuan­do la res­pi­ra­ción se de­tie­ne mien­tras uno es­tá dor­mi­do. Es­to ocu­rre por­que las vías res­pi­ra­to­rias se es­tre­chan o blo­quean par­cial­men­te.

“Es­tos pe­rio­dos de pau­sas res­pi­ra­to­rias, ron­qui­dos van su­ce­dien­do en el tiem­po lo cual va al­te­ran­do las fases del sue­ño e in­ci­den en la ca­li­dad del sue­ño”, se­ña­la el es­pe­cia­lis­ta.

En­tre los sín­to­mas más pre­va­len­tes al des­per­tar es­tán la ex­ce­si­va som­no­len­cia diur­na, la bo­ca se­ca al le­van­tar­se y el do­lor de ca­be­za en la ma­ña­ni­ta. Re­co­mien­da acu­dir a un es­pe­cia­lis­ta pa­ra el diag­nós­ti­co, tra­ta­mien­to res­pec­ti­vo y re­co­men­da­cio­nes de pre­ven­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.